Amor por el en­sa­yo

La Vanguardia (1ª edición) - - DEPORTES - David Ca­ra­bén

Co­men­tan­do el úl­ti­mo par­ti­do del Man­ches­ter City con el periodista David To­rras, fla­man­te director de co­mu­ni­ca­ción del Gi­ro­na, me ex­pli­ca­ba que en un en­tre­na­mien­to re­cien­te de los azu­les ha­bía vis­to a los ju­ga­do­res, ba­jo las ór­de­nes de Guar­dio­la, re­pe­tir mu­chas ve­ces un mis­mo mo­vi­mien­to, coor­di­na­do en­tre ellos, con el fin de con­tra­rres­tar los del equi­po ad­ver­sa­rio, y que unos días más tar­de, en el trans­cur­so del par­ti­do, pu­do ver có­mo se apli­ca­ba pun­to por pun­to. En­tre las cua­li­da­des que un téc­ni­co tie­ne que te­ner para com­pe­tir al más al­to ni­vel hay es­ta lec­tu­ra en abs­trac­to del jue­go del ri­val y, cla­ro, la ca­pa­ci­dad de trans­mi­tir­la a los ju­ga­do­res con el fin de que la pue­dan iden­ti­fi­car ellos mis­mos du­ran­te la con­tien­da. Qui­zás ya no hay que de­fen­der la com­ple­ji­dad y la so­fis­ti­ca­ción de es­te de­por­te con­tra los que lo con­si­de­ran un pa­sa­tiem­po dis­pa­ra­ta­do. Pe­ro a quien pre­ten­da com­pa­rar a un téc­ni­co con un director de or­ques­ta, co­mo se ha he­cho tan­tas ve­ces, para pres­ti­giar el fút­bol, le ten­dre­mos que re­cor­dar que las or­ques­tas no cam­bian en di­rec­to pa­sa­jes de la par­ti­tu­ra en fun­ción de la mú­si­ca que le oyen to­car a una even­tual or­ques­ta ri­val. Pe­ro creo que es­ta asun­ción na­tu­ral de la re­pe­ti­ción y del en­sa­yo co­mo un re­cur­so para in­terio­ri­zar y aprender a ges­tio­nar la com­ple­ji­dad ha­bla muy bien del de­por­te. Quien en­sa­ya tie­ne tan­to de hu­mil­de co­mo de am­bi­cio­so.

A Ray Kurz­weil no le gus­ta la de­fi­ni­ción de tec­no­lo­gía co­mo la crea­ción de herramientas para ad­qui­rir con­trol so­bre nues­tro en­torno. Di­ce que hay mu­chos ani­ma­les que uti­li­zan herramientas. Lo que nos ha­ce hu­ma­nos es la apli­ca­ción del co­no­ci­mien­to, del co­no­ci­mien­to acu­mu­la­do, para la con­fec­ción de herramientas. Tras la re­pe­ti­ción y el en­sa­yo es­tá la idea de que el

Las or­ques­tas no cam­bian en di­rec­to par­te de la par­ti­tu­ra en fun­ción de la mú­si­ca que to­ca una even­tual or­ques­ta ri­val

apren­di­za­je es acu­mu­la­ti­vo. En­sa­yar es pro­gra­mar cuer­po y men­te para desa­rro­llar una ta­rea imposible de rea­li­zar sin la prác­ti­ca pre­via. Es la ma­ne­ra que te­ne­mos los se­res hu­ma­nos de ha­cer po­si­ble lo imposible. Aquí ha­bla­mos de fút­bol. Pe­ro co­mo si lo hi­cié­ra­mos de mú­si­ca. La ju­ga­da se en­sa­ya co­mo una co­reo­gra­fía para que to­do el mun­do ten­ga cla­ro qué tie­ne que ha­cer, por dón­de se tie­ne que mo­ver, cuán­do pue­de mi­rar al com­pa­ñe­ro, a quién pue­de de­jar pa­sar, para des­car­tar al­ter­na­ti­vas y eco­no­mi­zar es­fuer­zos, a ba­se de can­sar­se re­pi­tien­do. Fi­nal­men­te el ges­to es tan pre­ci­so, lle­ga tan fil­tra­do por el mi­llar de ve­ces que lo has rea­li­za­do, que pue­des dar la mí­ni­ma cur­va, el mí­ni­mo gi­ro de mu­ñe­ca, el me­nor des­pla­za­mien­to la­te­ral. En­ton­ces lle­ga la ele­gan­cia, co­mo re­sul­ta­do de ha­cer sen­ci­llo lo que pa­re­ce com­pli­ca­do. Pe­ro tú sa­bes que has apren­di­do a es­co­ger el ca­mino más cor­to a ba­se de des­car­tar uno por uno los otros y sus com­bi­na­cio­nes. El ta­len­to es el amor que po­nes, la de­ter­mi­na­ción de se­guir en­sa­yan­do mien­tras to­do el mun­do des­can­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.