Los con­duc­to­res de Uber son asa­la­ria­dos, se­gún un tri­bu­nal in­glés

La Vanguardia (1ª edición) - - ECONOMÍA - BAR­CE­LO­NA Re­dac­ción

Nue­vo re­vés ju­di­cial para Uber. Es­ta vez no en el cam­po ad­mi­nis­tra­ti­vo, sino la­bo­ral. Una sen­ten­cia del Tri­bu­nal La­bo­ral de Ape­la­cio­nes de Lon­dres fa­lló ayer la de­man­da de dos con­duc­to­res de la pla­ta­for­ma, que ha­bían re­cla­ma­do a la em­pre­sa ca­li­for­nia­na, en­tre otras reivin­di­ca­cio­nes, va­ca­cio­nes pa­ga­das, des­can­sos re­mu­ne­ra­dos y la con­ce­sión de un salario mí­ni­mo.

De acuer­do con el dic­ta­men, los chó­fe­res de Uber no se pue­den con­si­de­rar co­mo tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos, sino co­mo em­plea­dos por cuen­ta aje­na. En la prác­ti­ca, es­to sig­ni­fi­ca que se les de­be apli­car la mis­ma le­gis­la­ción que a un asa­la­ria­do. Ya­seem As­lam, uno de los afec­ta­dos, ce­le­bró que la jus­ti­cia ha­ya re­co­no­ci­do que “la pla­ta­for­ma de trans­por­te les ha es­ta­do ex­plo­tan­do”. La de­ci­sión tie­ne efec­tos so­bre los de­man­dan­tes, pe­ro, con to­da pro­ba­bi­li­dad, el fa­llo pue­de pro­vo­car más re­cla­ma­cio­nes por par­te de los 50.000 con­duc­to­res que tie­ne Uber en el Reino Uni­do. La fir­ma ca­li­for­nia­na, por su par­te, ha anun­cia­do que re­cu­rri­rá la sen­ten­cia. El sin­di­ca­to GMB ins­tó a la com­pa­ñía a que “no pier­da tiem­po ni mal­gas­te el di­ne­ro de to­dos lle­van­do es­ta cau­sa per­di­da has­ta el Tri­bu­nal Su­pre­mo”.

“Ca­si to­dos los con­duc­to­res con­tra­ta­dos de for­ma pri­va­da han si­do au­tó­no­mos du­ran­te dé­ca­das, mu­cho an­tes de que exis­tie­ra nues­tra apli­ca­ción”, re­ba­tió Tom El­vid­ge, director ge­ne­ral de la em­pre­sa. En es­te sen­ti­do, aña­dió que la prin­ci­pal ra­zón por la que los con­duc­to­res usan Uber es que “va­lo­ran la li­ber­tad que les da para ele­gir cuán­do y có­mo tra­ba­jan”. En sus­tan­cia, el ar­gu­men­to de la com­pa­ñía es que los con­duc­to­res no es­tán obli­ga­dos a usar su apli­ca­ción de re­ser­vas de ser­vi­cios de ta­xi y que, por lo tan­to, hay que con­si­de­rar­los co­mo tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos o free­lan­ce.

El­vid­ge re­cuer­da que “du­ran­te el pa­sa­do año, he­mos efec­tua­do va­rios cam­bios en nues­tra apli­ca­ción para dar a los con­duc­to­res más con­trol. Tam­bién he­mos in­ver­ti­do para dar cobertura por en­fer­me­dad y ac­ci­den­tes y se­gui­re­mos in­tro­du­cien­do mo­di­fi­ca­cio­nes para me­jo­rar”.

En la ac­tua­li­dad hay una cau­sa pen­dien­te an­te el Tri­bu­nal de Jus­ti­cia de la UE, que de­be­rá sen­ten­ciar si la com­pa­ñía es una fir­ma tec­no­ló­gi­ca (en es­te ca­so Uber se­ría un me­ro in­ter­me­dia­rio en­tre con­duc­to­res y clien­tes) o una em­pre­sa de trans­por­te (en es­te ca­so los chó­fe­res ten­drían con­di­ción de em­plea­dos).

El abo­ga­do ge­ne­ral de la UE, Ma­ciej Sz­pu­nar, el pa­sa­do mes de ma­yo op­tó por la se­gun­da te­sis, al con­si­de­rar que “Uber im­po­ne a los con­duc­to­res re­qui­si­tos pre­vios para el ac­ce­so a la ac­ti­vi­dad y su desaro­llo y ejer­ce un con­trol in­di­rec­to so­bre la ca­li­dad de las pres­ta­cio­nes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.