Lí­de­res po­lí­ti­cos am­nis­tia­dos en Islandia

LOS IS­LAN­DE­SES VUEL­VEN A ELE­GIR A LOS MIS­MOS DI­RI­GEN­TES QUE GO­ZAN DE PRI­VI­LE­GIOS, LOS QUE TRAS ES­CÁN­DA­LOS PO­NEN EN DU­DA LA RE­VO­LU­CIÓN SO­CIAL TRAS LA CRI­SIS DEL 2008

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIÉN - GLORIA MO­RENO

El año que vie­ne se cum­ple una dé­ca­da de la gran de­ba­cle fi­nan­cie­ra del 2008. Mu­cho se ha­bló en­ton­ces de la va­len­tía de los is­lan­de­ses que sa­lie­ron en ma­sa a la ca­lle, obli­gan­do al Go­bierno a di­mi­tir y lo­gran­do que los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles fue­ran en­jui­cia­dos. Hoy, sin em­bar­go, la su­per­vi­ven­cia po­lí­ti­ca de va­rios de los lí­de­res im­pli­ca­dos en esos u otros es­cán­da­los cuestiona la ima­gen de di­cha re­vo­lu­ción.

Bjar­ni Be­ne­dikts­son, Sig­mun­dur Da­víð Gunn­laugs­son y Geir Hil­mar Haar­de son al­gu­nos de los ejem­plos más des­ta­ca­dos de esa éli­te que lo­gra man­te­ner­se en el po­der o, al me­nos, si­gue go­zan­do de sus pri­vi­le­gios a pe­sar de las cau­sas abier­tas con­tra ellos. Eva­sión fis­cal, con­flic­to de in­tere­ses o, sim­ple­men­te, mal go­bierno. No im­por­ta. Pa­se lo que pa­se, su re­su­rrec­ción po­lí­ti­ca es­tá ga­ran­ti­za­da. Los mis­mos nom­bres que ayer ocu­pa­ban las por­ta­das de los pe­rió­di­cos por sus des­ma­nes hoy si­guen re­ca­ban­do cuan­tio­sos apo­yos en las ur­nas y ocu­pan­do car­gos de pres­ti­gio.

El pri­me­ro y más re­cien­te es el del has­ta aho­ra pri­mer mi­nis­tro y lí­der del Par­ti­do de la In­de­pen­den­cia, Bjar­ni Be­ne­dikts­son. Ha vuel­to a ga­nar las elec­cio­nes a pe­sar de que, ha­ce solo dos me­ses tu­vo que di­mi­tir por un es­cán­da­lo me­nor re­la­cio­na­do con su pa­dre. Se le acu­só de ha­ber ocul­ta­do la car­ta en la que su pro­ge­ni­tor res­ti­tuía el ho­nor a un ami­go con­de­na­do por pe­de­ras­tia.

Un ca­so tur­bu­len­to y en­re­ve­sa­do que le cas­ti­gó más por su fal­ta de trans­pa­ren­cia que por los desa­cier­tos de su pa­dre, pe­ro que, pro­ba­ble­men­te, no ha­bría pro­vo­ca­do la caí­da del Eje­cu­ti­vo si Bjar­ni hu­bie­ra con­ta­do con una ma­yo­ría más só­li­da.

Sea co­mo sea, es­te es solo el más pe­que­ño de sus pe­ca­dos. Su nom­bre tam­bién apa­re­ció el año pa­sa­do en los fa­mo­sos papeles de Pa­na­má, en que se re­ve­la­ba su re­la­ción con una com­pa­ñía de las Sey­che­lles so­bre la que nun­ca ha­bía de­cla­ra­do na­da.

Y más gra­ves y re­cien­tes to­da­vía son las in­for­ma­cio­nes fil­tra­das ha­ce es­ca­sas se­ma­nas que le acu­san de ha­ber usa­do in­for­ma­ción pri­vi- le­gia­da para des­ha­cer­se de ca­si to­dos los ac­ti­vos que te­nía en el ban­co Glit­nir po­co an­tes de su quie­bra en el 2008. El mis­mo día, otros miem­bros de su fa­mi­lia tam­bién desin­vir­tie­ron su­mas mi­llo­na­rias.

Bjar­ni, que en­ton­ces era dipu­tado y miem­bro de la co­mi­sión de Fi­nan­zas del Par­la­men­to, lo nie­ga y ase­gu­ra que, por esas fe­chas, Leh­man Brot­hers ya ha­bía caí­do y

Fue­ron acu­sa­dos de eva­sión fis­cal, con­flic­to de in­tere­ses o de mal go­bierno y han re­su­ci­ta­do en las ur­nas

cual­quier in­ver­sor sen­sa­to ha­bría in­ten­ta­do ven­der.

So­brino nie­to de otro pri­mer mi­nis­tro que se lla­ma­ba co­mo él y que go­ber­nó el país en­tre 1963 y 1970, Bjar­ni per­te­ne­ce a la sa­ga de los En­gey, una de las fa­mi­lias más ri­cas e in­flu­yen­tes de Islandia. Su pa­dre y su tío tie­nen o han te­ni­do im­por­tan­tes in­tere­ses eco­nó­mi­cos en ban­cos y otros mu­chos sec­to­res, co­mo los trans­por­tes, la ener­gía o la pes­ca.

En las elec­cio­nes del pa­sa­do 28 de oc­tu­bre, su par­ti­do per­dió cin­co dipu­tados, pe­ro vol­vió a ser el más vo­ta­do. La alta frag­men­ta­ción del Par­la­men­to le obli­ga­rá a ne­go­ciar y bus­car di­fí­ci­les alian­zas con, al me­nos, otros tres par­ti­dos. Pe­ro no se des­car­ta que, a pe­sar de los es­cán­da­los, Bjar­ni vuel­va a go­ber­nar. Y po­dría ha­cer­lo gra­cias, en­tre otros, a Sig­mun­dur Da­víð Gunn­laugs­son, cu­ya rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción al fren­te de una nue­va fuer­za po­lí­ti­ca, el Par­ti­do de Cen­tro, con­tras­ta con su apa­ra­to­sa caí­da del año pa­sa­do, en que tu­vo que di­mi­tir de su car­go co­mo pri­mer mi­nis­tro tam­bién por los papeles de Pa­na­má.

An­ti­guo pre­sen­ta­dor de la te­le­vi­sión pública is­lan­de­sa, su en­tra­da en po­lí­ti­ca fue es­pec­ta­cu­lar. En el 2009 era ele­gi­do lí­der del Par­ti­do Pro­gre­sis­ta, la otra gran fuer­za con­ser­va­do­ra de Islandia, y, tras las elec­cio­nes del 2013, era in­ves­ti­do pri­mer mi­nis­tro. Su so­cio de coa­li­ción no era otro que el pro­pio Bjar­ni, que se con­vir­tió en su mi­nis­tro de Fi­nan­zas.

Al prin­ci­pio, la rá­pi­da re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca del país ju­gó a su fa­vor. Pe­ro en abril del 2016, las re­ve­la­cio­nes so­bre la so­cie­dad que él y su es­po­sa po­seían en las Is­las Vír­ge­nes, un co­no­ci­do pa­raí­so fis­cal, hun­die­ron a su Go­bierno. De­ma­sia­do to­ca­do por el asun­to, Sig­mun­dur no se pre­sen­tó a los co­mi­cios de oc­tu­bre del 2016. Pe­ro sí lo ha he­cho aho­ra, y ha ob­te­ni­do con­tra to­do pro­nós­ti­co el 11 por cien­to de los vo­tos y sie­te dipu­tados.

Tam­bién sor­pren­den­te es el glo­rio­so re­torno de Geir Hil­mar Haar­de, el pri­mer mi­nis­tro que go­ber­na­ba el país cuan­do es­ta­lló la cri­sis y que años más tar­de se­ría juz­ga­do y con­de­na­do por uno de los cua­tro car­gos que se le impu­taban. Aho­ra es, ni más ni me­nos, que el embajador de Islandia en Es­ta­dos Uni­dos. Otro car­go pres­ti­gio­so que, una vez más, con­fir­ma los con­tras­tes de Islandia.

El pa­sa­do 5 de abril del 2016, los ciu­da­da­nos se ma­ni­fes­ta­ron en­fren­te del Par­la­men­to por el es­cán­da­lo de los papeles de Pa­na­má, que sal­pi­có al go­bierno del país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.