“Gran par­te de la po­bla­ción ca­ta­la­na quie­re vol­ver a la nor­ma­li­dad”

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIÉN - ES­TE­BAN LINÉS PA­SIÓN VE­GA CAN­TAN­TE

Su ri­sa es con­ta­gio­sa, su ta­lan­te po­si­ti­vo re­zu­ma sin­ce­ri­dad y su cer­ca­nía no sa­be de do­ble­ces. Y son en es­tas co­sas don­de hay que bus­car tam­bién las ra­zo­nes del buen pre­di­ca­men­to que ro­dea la carrera y la per­so­na de Pa­sión Ve­ga, una de las vo­ces más re­pre­sen­ta­ti­vas de lo que a bo­te pron­to se po­dría de­no­mi­nar co­mo can­ción es­pa­ño­la. Una carrera asen­ta­da so­bre só­li­dos y re­co­no­ci­bles ci­mien­tos ex­tra­mu­si­ca­les, que aca­ba de abrir un nue­vo ca­pí­tu­lo con 40 qui­la­tes, su nue­vo ál­bum que mues­tra una in­tér­pre­te en la ple­ni­tud de una carrera pro­fe­sio­nal que fes­te­ja vein­ti­cin­co años y una mu­jer con la ca­be­za muy bien asen­ta­da.

¿El título de su nue­vo ál­bum su­gie­re una mi­ra­da a la obra he­cha? ¿No es un po­co pre­ma­tu­ro?

Qui­zás más que en otros dis­cos míos aquí hay ideas mías per­so­na­les y otras del equi­po, y am­bas iban sur­gien­do a me­di­da que íba­mos tra­ba­jan­do. Pe­ro el título del ál­bum, 40 qui­la­tes, fue una idea ex­clu­si­va­men­te mía: es un tra­ba­jo en el que ce­le­bro es­tos cua­ren­ta años de vi­da, años en los que han pa­sa­do mu­chí­si­mas co­sas… Hay una fra­se en la can­ción que da nom­bre al disco que re­su­me muy bien to­dos es­te tiem­po: “Amé en el di­lu­vio, amé en el de­sier­to, me lla­man fes­tín”… Es una le­tra es­plén­di­da que creo que sin­te­ti­za la vi­da de cual­quier mu­jer, de cual­quier hom­bre, que ya ha­ya cam­bia­do el pre­fi­jo.

¿Cam­biar el pre­fi­jo? Es de­cir, ¿ha­cer­se ma­yor?

Cam­biar el pre­fi­jo bio­ló­gi­co y que, bueno, re­sul­ta que de re­pen­te te en­cuen­tras en ple­ni­tud, en eso que lla­man ma­du­rez pe­ro to­da­vía con fres­cu­ra y en ple­na ju­ven­tud. Soy una mu­jer de cua­ren­ta y un años que se­gún co­mo se mi­re ya es una edad, pe­ro yo me sien­to su­per­jo­ven, su­per­vi­tal, con la mis­ma ilu­sión de siem­pre. Es co­mo una ma­ne­ra de de­jar cons­tan­cia es­cri­ta y can­ta­da de que me en­cuen­tro muy bien, y es­to no de­ja de ser al­go im­por­tan­te en un mun­do tan exi­gen­te y tam­bién com­pe­ti­ti­vo co­mo el de la mú­si­ca, de las ar­tes. An­ti­gua­men­te en es­te mun­do se ocul­ta­ba la edad, y yo siem­pre la he lle­va­do a ga­la, siem­pre he lle­va­do con or­gu­llo los años que una tie­ne, la ex­pe­rien­cia que una tie­ne, por­que es­to es lo que al fi­nal nos va­mos a lle­var con no­so­tros.

¿En to­da su carrera ar­tís­ti­ca nun­ca ha ocul­ta­do su edad?

Sí, cla­ro que lo he he­cho, pe­ro yo no per­so­nal­men­te. Cuan­do em­pe­za­ba, en las he­me­ro­te­cas yo apa­re­cía siem­pre con dos años me­nos… La ju­ven­tud parecía que era al­go

que te­nía mu­cho más va­lor que aho­ra, y yo, la ver­dad… es­toy de acuer­do con que ser jo­ven, em­pe­zar sien­do jo­ven y te­ner éxi­to sién­do­lo es meritorio, pe­ro no mu­cho más meritorio que te­ner­lo a cier­ta edad, y creo que lo es aún más el man­te­ner­te en for­ma, se­guir tu ca­mino y se­guir cre­cien­do…

¿Qué quie­re de­cir?

No sé, es­toy de acuer­do en que to­do tie­ne su mé­ri­to en es­ta pro­fe­sión pe­ro creo que se exa­ge­ra mu­cho lo de la ju­ven­tud en el mun­do de la mú­si­ca en Es­pa­ña.

¿No cree que es­ta si­tua­ción ha cam­bia­do al­go?

Pues la ver­dad es que de­pen­de del ti­po de mú­si­ca que ha­gas, de la pro­fun­di­dad de las co­sas que can­tas, de las his­to­rias que cuen­tas en las can­cio­nes. Yo he si­do jo­ven, y cuan­do aún es­ta­ba em­pe­zan­do ya te­nía una par­te ma­yo­ri­ta­ria de mi pú­bli­co que se pue­de de­cir que era maduro, de trein­ta años para arri­ba, y que ve­nía a ver­me y es­cu­char­me. A mí me en­can­ta­ba y me si­gue en­can­tan­do que ven­ga gen­te de esa edad y aún más ma­yor, por­que si te fi­jas ape­nas se ha­ce mú­si­ca para gen­te de ese seg­men­to de edad. Me gus­ta, y lo di­go sin­ce­ra­men­te, que la gen­te ma­yor se ani­me y ven­ga a los con­cier­tos… me pa­re­ce muy emo­cio­nan­te y me en­can­ta con­tar con to­do ese aba­ni­co de eda­des.

Us­ted se mue­ve con co­mo­di­dad en la tra­di­ción de la can­ción pe­ro veo que en es­ta oca­sión, en­tre sus com­po­si­to­res hay san­gre di­ga­mos jo­ven.

Bus­cá­ba­mos di­ver­si­dad por­que mi carrera ha si­do di­ver­sa has­ta el día de hoy. Y he­mos traí­do au­to­res emer­gen­tes, es ver­dad, co­mo El Kan­ka o Jor­ge Ma­ra­zu, que me en­tu­sias­ma, o An­to­nio Romera de La Ca­na­lla...

¿Por al­gu­na ra­zón? ¿Mie­do a que­dar­se an­cla­da en la con­ven­ción, la tra­di­ción?

Nor­mal­men­te lo ha­go por­que me ape­te­ce. La vi­da es una cues­tión de elec­cio­nes y siem­pre me ha gus­ta­do es­tar con gen­te que me ha po­di­do apor­tar al­go, otras pers­pec­ti­vas. Po­der des­cu­brir a nue­vas per­so­nas a tra­vés de sus mú­si­cas es al­go que siem­pre me ha en­ri­que­ci­do mu­chí­si­mo. Te abre mu­cho la vi­sión de cam­po.

Para us­ted una con­di­ción in­ne­go­cia­ble a la ho­ra de in­ter­pre­tar cual­quier ti­po de can­ción es que se crea la le­tra que es­tá can­tan­do.

Por su­pues­to. Tan­to la ima­gi­na­ción co­mo la ca­pa­ci­dad de po­der sen­tir ca­da pa­la­bra que canto es al­go que siem­pre tra­ba­jo mu­chí­si­mo. Creo que ten­go una enor­me ima­gi­na­ción, y eso me per­mi­te can­tar y vi­vir so­bre el es­ce­na­rio co­sas que nun­ca me han pa­sa­do y sue­lo con­se­guir en­car­nar­las co­mo si lo hu­bie­se he­cho. Nun­ca me ha cos­ta­do mu­cho ha­cer­lo, y en eso in­flu­ye, creo, que sea una per­so­na muy sen­ti­men­tal, muy sen­si­ble. De­jo fluir lo que en ese mo­men­to sien­to y aca­ba sa­lien­do fá­cil­men­te, sin for­zar na­da.

Es­to se apren­de, ¿lo de ima­gi­nar y re­crear?

Di­ga­mos que se va me­jo­ran­do, vas in­cor­po­ran­do una se­rie de téc­ni­cas, de re­cur­sos. Aun­que yo, si ten­go que ser sin­ce­ra del to­do y aun­que pue­da dar la sen­sa­ción de ir de so­bra­da, cuan­do canto no ne­ce­si­to uti­li­zar nin­gu­na téc­ni­ca. Me de­jo lle­var por el tex­to y por lo que es­toy con­tan­do, y me voy mon­tan­do mis pe­lí­cu­las den­tro de mi ca­be­za. Ten­go suer­te, su­pon­go, pe­ro cuan­do subo a un es­ce­na­rio siem­pre ten­go mu­chos mo­ti­vos en mi ca­be­za con los que emo­cio­nar­me.

Co­mo ma­la­gue­ña na­ci­da en Ma­drid que vie­ne a ac­tuar a Ca­ta­lun­ya, ¿qué sen­sa­ción y opi- nión tie­ne, per­ci­be, so­bre la ac­tual si­tua­ción po­lí­ti­ca?

Bueno, es di­fí­cil sa­ber y ex­pre­sar lo que una sien­te. De­pen­de un po­co de có­mo nos le­van­te­mos ca­da día: un día lo ha­ces con un so­bre­sal­to, otro lo ha­ces más tran­qui­la… Creo que es­ta­mos en un mo­men­to de stand by, cier­to o fal­so, ne­ga­ti­vo o no, vien­do a ver qué pa­sa. Es di­fí­cil y com­pli­ca­do vol­ver a la ca­si­lla de sa­li­da cuan­do ya te han co­mi­do al­gu­nas pie­zas, es de­cir, vol­ver a em­pe­zar, su­peran­do u ol­vi­dan­do los agra­vios que nos he­mos he­cho los unos a los otros. Es una si­tua- ción com­pli­ca­da para to­dos, pe­ro creo que he­mos de in­ten­tar­lo, me­re­ce la pe­na. Hoy más que nun­ca es ne­ce­sa­rio el respeto, la se­re­ni­dad, que a ve­ces no nos ha acom­pa­ña­do en nues­tras de­ci­sio­nes. Pe­ro yo no lo pue­do so­lu­cio­nar…

Y, ade­más, des­de fue­ra de Ca­ta­lun­ya a ve­ces las co­sas no se ven real­men­te co­mo son…

Pue­de ser, pe­ro en cual­quier ca­so me da la sen­sa­ción de que hay mu­cha gen­te ca­bal, que lo que quie­re es vol­ver a esa nor­ma­li­dad, y ten­go el con­ven­ci­mien­to de que gran par­te de la po­bla­ción ca­ta­la­na quie­re vol­ver a esa nor­ma­li­dad. Y, por su­pues­to, si se pue­den me­jo­rar co­sas, ¡que se me­jo­ren!, que se con­si­gan co­sas para que to­dos es­te­mos más fe­li­ces, va­mos a de­cir­lo así; hay que in­ten­tar­lo con to­das las fuer­zas, pe­ro siem­pre des­de esa uni­dad de to­dos los es­pa­ño­les. Os que­re­mos con no­so­tros y que si­gáis for­man­do par­te de nues­tra his­to­ria y nues­tra cul­tu­ra y nues­tra na­ción.

Den­tro de la in­cer­ti­dum­bre, ¿es op­ti­mis­ta?

Ya se lo he di­cho: de­pen­de de las ma­ña­nas. Aún es­toy en ese es­ta­dio.

¿Us­ted tie­ne la cos­tum­bre de es­cu­char sus pri­me­ros dis­cos, no sé, por ejem­plo, aquel Un to­que de dis­tin­ción?

¡No!, nun­ca, nun­ca. Una vez aca­bas los con­cier­tos de cual­quier disco que he he­cho, nun­ca los vuel­vo a es­cu­char, ¡qué ho­rror! Lo ha­go su­pon­go que por te­ra­pia. De­be­ría es­tar prohi­bi­do es­cu­char­se a una mis­ma.

¿Por qué sa­be que tie­ne que me­jo­rar aún?

¿Me­jo­rar? Aún ten­go que me­jo­rar mu­cho, mu­chí­si­mo. Es­cu­char­me es un su­fri­mien­to. Siem­pre pien­sas que lo po­drías ha­ber he­cho me­jor, que lo po­drías ha­ber can­ta­do de otra for­ma; y co­mo di­jo una vez Sa­bi­na de for­ma muy gra­cio­sa “los dis­cos no se ter­mi­nan, se aban­do­nan”; yo es­ta­ría me­jo­ran­do siem­pre los de­ta­lles y nun­ca aca­ba­ría un disco. A mí no me gus­ta mu­cho re­go­ci­jar­me en mí mis­ma.

¿Dón­de se ma­ne­ja me­jor?

Mi me­jor ba­za, don­de me sien­to más a gusto, es de­fen­dien­do mis can­cio­nes en di­rec­to. Con la ex­pre­si­vi­dad, con el cuer­po, con lo que le cuen­tas al pú­bli­co, y con la vi­da que tie­nen las can­cio­nes en di­rec­to… eso no lo su­pera na­da, ni si­quie­ra la per­fec­ción que pue­de te­ner un disco. Me gus­ta mu­cho más la vi­da y la reali­dad que hay den­tro de un di­rec­to.

Con 41 años, ¿có­mo se sien­te? ¿ma­du­ra, jo­ven, sa­bia, ex­pe­ri­men­ta­da?

Siem­pre se es­tá em­pe­zan­do, siem­pre te es­tás rein­ven­tan­do, siem­pre es­tás des­cu­brien­do; mis vein­ti­cin­co años de carrera se me han pa­sa­do sin dar­me cuen­ta, y pa­re­ce ayer cuan­do es­ta­ba en aque­lla ra­dio ha­cien­do aquel pri­mer con­cur­so.

¿A us­ted qué le pa­sa fac­tu­ra?

Es­ta pre­gun­ta me de­ja fue­ra de jue­go... La ver­dad es que a ve­ces me ha pa­sa­do fac­tu­ra ser muy con­cien­zu­da con lo que he que­ri­do ha­cer y con lo que he sen­ti­do y con el lle­var­lo a ca­bo. Soy una mu­jer rec­ta en ese sen­ti­do y siem­pre me he de­ja­do lle­var por lo que me ha dic­ta­do mi co­ra­zón. El vien­to no ha so­pla­do siem­pre a mi fa­vor, pe­ro no pa­sa na­da, siem­pre hay que se­guir.

“Soy una mu­jer muy con­cien­zu­da y me he de­ja­do lle­var por lo que me ha dic­ta­do de mi co­ra­zón, aun­que el vien­to no ha so­pla­do siem­pre a mi fa­vor”

CON

La can­tan­te ma­dri­le­ña, en una ima­gen pro­mo­cio­nal de su fla­man­te ál­bum 40 qui­la­tes

NCERT MU­SIC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.