Ac­triz de na­ci­mien­to

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIÉN - JAU­ME COLLELL

La voz de Pilar Bardem lle­ga a tra­vés del te­lé­fono al­go os­cu­ra y cas­ti­ga­da pe­ro sus con­vic­cio­nes no han cam­bia­do. Es hi­ja, so­bri­na, pri­ma y ma­dre de ac­to­res, ade­más de her­ma­na del rea­li­za­dor Juan An­to­nio Bardem. “Ser ac­triz para mí fue los más nor­mal, por­que no en­ten­día que la gen­te pu­die­ra de­di­car­se a otra co­sa”. Su es­ta­do de sa­lud es pre­ca­rio pe­ro apa­re­ce en pú­bli­co de vez en cuan­do. “Voy acos­tum­brán­do­me a no ha­cer na­da, he de ju­bi­lar­me del to­do por­que no es­toy en con­di­cio­nes de tra­ba­jar, des­gra­cia­da­men­te”.

Na­ci­da en Se­vi­lla en 1939, re­cuer­da que fue una ni­ña fe­liz y ado­ra­da por sus pa­dres, el bar­ce­lo­nés Ra­fael Bardem, que hi­zo teatro en ca­ta­lán con En­ric Bo­rràs, y Ma­til­de Muñoz, ac­triz ma­dri­le­ña, her­ma­na de las actrices Mer­ce­des y Gua­da­lu­pe. Cuan­do Pilar te­nía cua­tro años, la fa­mi­lia se tras­la­dó a Ma­drid, ciu­dad en la que vi­vió has­ta los 17 años. Le gus­ta­ba ir con su ma­dre al Re­ti­ro. Des­pués es­tu­vo tem­po­ra­das en San Se­bas­tián y Bar­ce­lo­na. “En mi pri­me­ra es­cue­la ha­bía unas mon­ji­tas sim­pá­ti­cas, des­pués ya tu­ve a pro­fe­so­res y ca­te­drá­ti­cos”, re­la­ta. Es­tu­dió medicina pe­ro lo de­jó para dar sus pri­me­ros pa­sos co­mo ma­ni­quí de alta cos­tu­ra, “no mo­de­lo”, pre­ci­sa.

El am­bien­te fa­mi­liar la en­ca­mi­nó a in­te­grar­se co­mo me­ri­to­ria en una com­pa­ñía de teatro.

Las pri­me­ras pe­lí­cu­las no tar­da­ron en lle­gar. Se ca­só en 1961 con Jo­sé Car­los En­ci­nas. “Mis pa­dres me tu­vie­ron por­que ha­bía muer­to una her­ma­na mía an­tes, en 1937, y yo tam­bién tu­ve a un hi­jo que mu­rió an­tes de que na­cie­ra Ja­vier”, revela con na­tu­ra­li­dad. El tri­ple­te de hi­jos, ac­to­res com el os­ca­ri­za­do, lo com­ple­tan Car­los y Mó­ni­ca. To­dos han adop­ta­do el ape­lli­do ma­terno en sus ca­rre­ras. En­ci­nas fa­lle­ció en 1995 cuan­do ha­cía años que es­ta­ba se­pa­ra­do de Pilar. Se­gún opi­na la ac­triz en sus me­mo­rias del 2005, “era un hom­bre muy com­pli­ca­do”. En el mis­mo li­bro, cuen­ta su his­to­ria de amor con el des­apa­re­ci­do Agustín Gon­zá­lez.

En­tre las obras de teatro en que

ha in­ter­ve­ni­do, des­ta­can La piel de li­món de Jai­me de Ar­mi­ñán (1976), Las arre­co­gías del bea­te­rio de San­ta Ma­ría Egip­cia­ca (1977), mon­ta­je de Adolfo Mar­si­llach, y Li­sís­tra­ta (1991) de Aris­tó­fa­nes, que es­ce­ni­fi­có en Mé­ri­da. A me­dia­dos de los se­sen­ta irrum­pió en la gran pan­ta­lla con El mun­do si­gue (1963), de Fer­nan­do Fer­nán Gómez. Fue di­ri­gi­da por Luis Lu­cía, Pe­dro Ma­só, Pe­dro La­za­ga y Ma­riano Ozo­res. En 1974 ro­dó La re­gen­ta de Gon­za­lo Suá­rez, y en 1975, La jo­ven ca­sa­da de Ma­rio Ca­mus.

A par­tir de 1990 tra­ba­jó en el ci­ne español más rup­tu­ris­ta: Las

eda­des de Lu­lú (1990) de Bi­gas Lu­na, Va­cas (1991) de Ju­lio

Me­dem y Sie­te mil días jun­tos (1994), de Fer­nán Gómez. En 1995 par­ti­ci­pó en Na­die ha­bla­rá de no­so­tras

cuan­do ha­ya­mos muer­to ,de Agustín Díaz Yanes, por la que ob­tu­vo el Go­ya a la me­jor ac­triz de re­par­to. Los papeles des­de en­ton­ces se le acu­mu­la­ron. En 1996 vino Air­bag, de Juan­ma Ba­jo Ulloa y en 1997, Car­ne tré­mu­la de Pe­dro Al­mo­dó­var. En to­tal más de 80 pe­lí­cu­las. En­tre las úl­ti­mas, La vi­da em­pie­za hoy, de Laura Ma­ñá (2010), en la que se des­nu­dó an­te las cá­ma­ras a sus 71 años. El úl­ti­mo fil­me es del 2015: Rey gi­tano, de Ba­jo Ulloa. Tam­bién ha par­ti­ci­pa­do en va­rias se­ries de te­le­vi­sión.

La pro­fe­sión le rin­dió un ho­me­na­je el pa­sa­do mes de ju­nio en el Cir­co Pri­ce de Ma­drid en el que asis­tie­ron más de mil ar­tis­tas. Ella apa­re­ció con ayu­da res­pi­ra­to­ria. La ne­ce­si­ta des­de que su­peró un do­ble cán­cer, de pul­món y de co­lon, en el 2013. Pilar Bardem ha apo­ya­do pro­tes­tas de to­do signo: con­tra la in­ha­bi­li­ta­ción del juez Gar­zón, la gue­rra de Irak, el To­ro de la Ve­ga y a fa­vor de los pre­sos de ETA y la cau­sa del pueblo saha­raui. “Soy una mu­jer que ha lu­cha­do y he in­ten­ta­do ha­cer las co­sas bien”, de­cla­ra co­mo co­lo­fón. “Amo a mu­cha gen­te y me sien­to muy que­ri­da y co­rres­pon­di­da, es­to no quie­re de­cir que es­pe­re que me quie­ra to­do el mun­do”. Y aña­de: “No di­ría tan­to que he si­do fuerte sino que he in­ten­ta­do ser cohe­ren­te con lo que la vi­da te po­ne por de­lan­te”. Una mu­jer de com­ba­te, pues.

“Me acos­tum­bro a no ha­cer na­da, he de ju­bi­lar­me por­que no es­toy en con­di­cio­nes de tra­ba­jar”

RP / GTRES

GDG / GTRES

Pilar Bardem, arri­ba, con sus hi­jos Mó­ni­ca y Ja­vier, en los años no­ven­ta. Aba­jo, en una foto del año pa­sa­do en Ma­drid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.