La ni­ña que cre­ció co­mo una Bo­yer y se vol­vió Preys­ler

LA HI­JA DE ISA­BEL PREYS­LER Y MI­GUEL BO­YER SE CA­SA EL 8 DE DI­CIEM­BRE CON EL TE­NIS­TA FER­NAN­DO VER­DAS­CO, CON QUIEN SA­LE DES­DE HA­CE CUA­TRO AÑOS

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIÉN - MA­RIÁN­GEL AL­CÁ­ZAR Bar­ce­lo­na

Ana Bo­yer Preys­ler parecía des­ti­na­da a se­guir los pa­sos de su pa­dre, Mi­guel Bo­yer, y para eso es­tu­dió De­re­cho y Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, pe­ro ha acabado adop­tan­do el mo­de­lo de vi­da de su ma­dre: ser una ce­le­bri­dad y bus­car un buen ma­ri­do. Ana se ca­sa el 8 de di­ciem­bre con el te­nis­ta Fer­nan­do Ver­das­co en una ce­re­mo­nia que ten­drá lu­gar en una is­la pri­va­da del Caribe, adon­de via­ja­rán los in­vi­ta­dos y don­de es­tá ga­ran­ti­za­da la pri­va­ci­dad que les per­mi­ti­rá ven­der la ex­clu­si­va y afron­tar los gas­tos del en­la­ce.

La fu­tu­ra se­ño­ra Ver­das­co apa­re­ció en pú­bli­co in­clu­so an­tes de na­cer. Isa­bel Preys­ler y Mi­guel Bo­yer lle­va­ban diez me­ses ca­sa­dos cuan­do el 18 de oc­tu­bre de 1988 acu­die­ron a la ce­na que la rei­na Isa­bel II ofre­ció en el pa­la­cio de El Par­do con mo­ti­vo de su vi­si­ta de Es­ta­do a Es­pa­ña y ese mis­mo día se des­cu­brió que Isa­bel Preys­ler, que te­nía 37 años, es­ta­ba em­ba­ra­za­da por quin­ta vez. La ni­ña, Ana, na­ció el 18 de abril de 1989. Te­nía cua­tro her­ma­nos de ma­dre: Chá­be­li, Ju­lio Jo­sé y En­ri­que Igle­sias y Ta­ma­ra Fal­có y dos de pa­dre: Laura y Mi­guel Bo­yer. Su pa­dre, que ya te­nía 50 años, se vol­có con ella, qui­zá por­que los dos hi­jos que tu­vo con Ele­na Ar­ne­do nun­ca acep­ta­ron que de­ja­ra a su ma­dre para ca­sar­se con Isa­bel Preys­ler. Fren­te a las es­ca­sas in­quie­tu­des in­te­lec­tua­les de los hi­jos que Isa­bel Preys­ler tu­vo con Ju­lio Igle­sias y Car­los Fal­có, Ana Bo­yer fue ins­trui­da por Mi­guel Bo­yer en las bon­da­des de la cul­tu­ra y el co­no­ci­mien­to. Parecía que Ana Bo­yer se­gui­ría el ca­mino mar­ca­do por su pa­dre y de he­cho, tras aca­bar sus es­tu­dios, hi­zo prác­ti­cas en el Ban­co San­tan­der; in­ten­tó en­trar en el bu­fe­te Uría y Me­nén­dez y fi­nal­men­te fue con­tra­ta­da por Bain &Co, una con­sul­to­ría en la que tra­ba­jó dos años.

La dis­tan­cia con sus her­ma­nos pa­ter­nos se com­pen­sa­ba con la cer­ca­nía con sus her­ma­nos ma­ter­nos, tan­to que fue en un con­cier­to de En­ri­que Igle­sias don­de Ana co­no­ció a Fer­nan­do Ver­das­co, un te­nis­ta que tras an­dar con va­rias mo­de­los y actrices que­dó, se­gún cuen­tan, pren­da­do de la jo­ven. Le gus­ta­ba que, ade­más de her­mo­sa, fue­ra fa­mo­sa y tam­bién que, a di­fe­ren­cia de sus an­te­rio­res pa­re­jas, Ana tu­vie­ra vi­da in­te­rior. La pa­re­ja em­pe­zó a sa­lir en el verano del 2013 y po­co a po­co Ana fue de­jan­do de la­do su tra­ba­jo para ir acom­pa­ñan­do a su no­vio a los tor­neos; su pa­dre, que ha­bía su­fri­do un ic­tus en el 2012, ya no po­día in­fluir en ella y ca­da vez con ma­yor fre­cuen­cia Ana Bo­yer fue ale­ján­do­se del ejem­plo pa­terno para se­guir el ma­terno.

Tras la muer­te de Mi­guel Bo­yer, en sep­tiem­bre del 2014, Ver­das­co, que es­ta­ba en un tor­neo en Chi­na, re­gre­só de in­me­dia­to a Ma­drid para es­tar cer­ca de su no­via pe­ro se le vio más cer­ca de su sue­gra, Isa­bel Preys­ler, a quien acom­pa­ñó de la mano en el fu­ne­ral y el en­tie­rro, ejer­cien­do ca­si co­mo un hi­jo. Ana, cuan­do no es­ta­ba acom­pa­ñan­do a su no­vio por las pis­tas de tenis de me­dio mun­do, apa­re­cía so­la o con su ma­dre y su her­ma­na Ta­ma­ra, en ac­tos pa­tro­ci­na­dos por fir­mas co­mer­cia­les. La apa­ri­ción de Ma­rio Vargas Llosa y la ocu­pa­ción de los es­pa­cios que ha­bían si­do de Mi­guel Bo­yer hi­zo que Ana se vol­ca­ra en su no­vio que, en ese

tiem­po, se tras­la­dó

a Qa­tar para cum­plir con un con­tra­to que fir­mó con el emi­ra­to. Pe­ro ma­má Isa­bel, un au­tén­ti­co ge­nio de las re­la­cio­nes pú­bli­cas y de las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res, ha logrado el más di­fí­cil to­da­vía y Ana, con Fer­nan­do cuan­do es­tá en Es­pa­ña, vol­vió al ni­do, en el que, a su pe­sar, coha­bi­ta con el No­bel, a la es­pe­ra de te­ner su pro­pia ca­sa. Ana y Fer­nan­do han de­ci­di­do ca­sar­se para po­der se­guir al te­nis­ta en to­do mo­men­to e ins­ta­lar­se en Qa­tar, don­de co­mo mu­jer ca­sa­da ob­ten­drá su permiso de re­si­den­cia. Ver­das­co, eterno se­gun­dón en la ATP y en la cla­si­fi­ca­ción de te­nis­tas fa­mo­sos, ya ha logrado co­lo­car­se en el nú­me­ro uno.

G3ONLINE

Ana Bo­yer, en una de sus úl­ti­mas apa­ri­cio­nes en un ac­to pu­bli­ci­ta­rio. La jo­ven, de 28 años, se ca­sa en un mes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.