Lev y Svetla­na

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIÉN - AR­TU­RO SAN AGUSTÍN

Nun­ca me han gus­ta­do ni los ce­tros ni las va­ras de man­do, sím­bo­los del po­der que al­gu­nos al­cal­des ca­ta­la­nes se lle­va­ron el martes a Bru­se­las. Al­cal­des, más de uno, que vol­vie­ron a ha­blar del exi­lio, per­vir­tien­do el sen­ti­do au­tén­ti­co de esa pa­la­bra y ofen­dien­do im­pu­ne­men­te a al­gu­nos de los nues­tros, que aca­ba­ron en cam­pos de con­cen­tra­ción o de ex­ter­mi­nio. Ni ce­tros ni va­ras de man­do aun­que, obli­ga­do a ele­gir, yo pre­fie­ro esos sím­bo­los del po­der que no en­ga­ñan a esas son­ri­sas cí­ni­cas tan fre­cuen­tes en la Ca­ta­lun­ya po­lí­ti­ca de aho­ra mis­mo, que sí ama­gan sus in­ten­cio­nes. La son­ri­sa cí­ni­ca es tan co­bar­de co­mo am­bi­cio­sa y esas cua­li­da­des la ha­cen muy pe­li­gro­sa. O sea, que al­gu­nos al­cal­des pe­re­gri­na­ron el martes a Bru­se­las, ciu­dad a la que hu­yó Car­les Puig­de­mont.

To­dos so­le­mos huir de no­so­tros mis­mos, pe­ro en los po­lí­ti­cos, al es­tar o que­rer se­guir es­tan­do ex­pues­tos en el es­ca­pa­ra­te, se ve mu­cho más y me­jor que hu­yen del lío que ellos mis­mos han mon­ta­do. Yo, el martes, hu­yen­do, qui­zá, tam­bién, de mí mis­mo, pe­ro so­bre to­do del rui­do pro­pa­gan­dís­ti­co y no pe­rio­dís­ti­co que no ce­sa y que tan­to fa­vo­re­ce a los po­pu­lis­mos, via­jé co­mo ca­da año a un pueblo de la pro­vin­cia de Hues­ca.

En ese pueblo me ase­gu­ra­ron que los sa­rrios, ági­les ha­bi­tan­tes de las al­tu­ras, han mu­da­do de pe­la­je para re­ci­bir ade­cua­da­men­te al in­vierno. Y que la mar­mo­ta ha de­ci­di­do ir­se a la ca­ma. Y que en al­gu­nos va­lles, con sus ocres y ama­ri­llos, las ha­yas, abe­tos y ave­lla­nos lu­cen ya las me­jo­res to­na­li­da­des del oto­ño. Pe­ro no fui a esas tierras os­cen­ses a bus­car o a ad­mi­rar la na­tu­ra­le­za. Fui, co­mo ca­da año, a es­cu­char a un no­na­ge­na­rio y re­cio ara­go­nés a quien la gue­rra le im­pu­so un des­tino im­pre­vis­to: la URSS del abi­go­ta­do e inex­pre­si­vo Sta­lin.

Y co­mo es­tos días unos ce­le­bran y otros se li­mi­tan a ha­blar y es­cri­bir de la fa­mo­sa re­vo­lu­ción de oc­tu­bre, es­te año de­ci­dí re­ga­lar­le a ese no­na­ge­na­rio ara­go­nés, hi­jo de un ami­go de mi pa­dre, el li­bro de Or­lan­do Fi­ges, ti­tu­la­do Una pa­la­bra tu­ya y sub­ti­tu­la­do Amor y muer­te en el gu­lag. Qui­zá no es­tá ya el hom­bre para mu­chas lec­tu­ras, pe­ro una de sus so­bri­nas sue­le leer­le co­sas de la URSS to­das las tar­des. En reali­dad, se­gún el ca­len­da­rio ju­liano, to­do aque­llo no co­men­zó el 25 de oc­tu­bre de 1917 sino el 7 de no­viem­bre. Pe­ro qué más da el ca­len­da­rio. Lo im­por­tan­te son los muer­tos y las mu­chas men­ti­ras que aún se cuen­tan de aquel 1917 que, en Ru­sia, su­po de dos re­vo­lu­cio­nes: la que des­tro­nó al zar y la que im­pu­so, sin pie­dad, una dic­ta­du­ra co­mu­nis­ta.

En ca­si to­do lo ru­so hay pa­sión y su­fri­mien­to. So­bre to­do en las his­to­rias de amor. Pe­ro no en to­das ellas hay gi­ra­so­les tan li­te­ra­rios co­mo los que re­cor­da­ban al doctor Zhi­va­go el co­lor de los ca­be­llos de una en­fer­me­ra. En la his­to­ria de amor de Lev Mish­chen­ko y Svetla­na Ivá­no­va, los pro­ta­go­nis­tas del li­bro, no hay gi­ra­so­les sino sen­ti­mien­tos y cam­pos de con­cen­tra­ción en los que mu­rie­ron unos vein­te mi­llo­nes de per­so­nas. La his­to­ria de amor de Lev y Svetla­na es tris­te, pe­ro he­roi­ca, es­pe­ran­za­do­ra. Una his­to­ria que, se­gún le di­je­ron a Or­lan­do Fi­ges, iba más allá de to­do lo ima­gi­na­ble. Y no le min­tie­ron.

A mi no­na­ge­na­rio ami­go ara­go­nés es­ta his­to­ria le gus­ta­rá. Aun­que qui­zá le gus­te más a su atrac­ti­va so­bri­na. Es una his­to­ria me­jor que la de Romeo y Ju­lie­ta.

or­lan­do fi­ges Es­cri­bió un li­bro so­bre una his­to­ria de amor en los cam­pos de con­cen­tra­ción ru­sos

TATYANA MAKEYEVA / AFP

Mish­chen­ko, en una foto del 2005 en su ca­sa de Mos­cú

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.