Tú a Bru­se­las, yo a Nue­va Del­hi

La Vanguardia (1ª edición) - - QUIÉN - MA­RIÁN­GEL AL­CÁ­ZAR

Bru­se­las es­tá muy con­cu­rri­da pe­ro no tan­to co­mo Nue­va Del­hi. El rey Felipe de los bel­gas, acom­pa­ña­do de la be­lla y de­li­ca­da rei­na

Ma­til­de, em­pe­zó el lu­nes un via­je de Es­ta­do a In­dia, don­de ha coin­ci­di­do con el prín­ci­pe de Ga­les y la du­que­sa de Cor­nua­lles, es de­cir, con Car­los y Ca­mi­la, que es­tán ha­cien­do una ru­ta por va­rios paí­ses de la Com­mon­wealth. Las dos pa­re­jas han so­por­ta­do el al­to gra­do de con­ta­mi­na­ción que vi­ve la ca­pi­tal de In­dia, aun­que en es­te ca­so la nie­bla tó­xi­ca que han su­fri­do es un fe­nó­meno at­mos­fé­ri­co y no po­lí­ti­co. Mien­tras en Bru­se­las el pri­mer mi­nis­tro bel­ga, Char­les Mi­chel (a quien, por cier­to, de­jó me­dio sor­do la prin­ce­sa As­trid), li­dia con la in­va­sión ca­ta­la­na, el rey de los bel­gas ha via­ja­do a la In­dia con Di­dier

Reyn­ders, vi­ce­pri­mer mi­nis­tro y mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res.

Reyn­ders duer­me po­co, ya que du­ran­te el día se tie­ne que ocu­par de los asun­tos del via­je que ata­ñen a In­dia y Bél­gi­ca y por la no­che (aún de día en Eu­ro­pa) tie­ne que preo­cu­par­se de que en Bru­se­las na­die se le des­ma­dre y le fas­ti­die las re­la­cio­nes en­tre Bél­gi­ca y Es­pa­ña. La preo­cu­pa­ción del prín­ci­pe

Car­los es otra. El pe­ri­plo que ha ce­rra­do en In­dia tras vi­si­tar Bru­nei, Ma­la­sia y Sin­ga­pur, ha coin­ci­di­do con la apa­ri­ción de su nom­bre en los lla­ma­dos Papeles del pa­raí­so ,en los que se se­ña­la que Car­los de In­gla­te­rra in­vir­tió a tra­vés del du­ca­do de Cor­nua­lles 3,9 mi­llo­nes de dó­la­res (3,35 mi­llo­nes de eu­ros) en cua­tro fon­dos re­gis­tra­dos en las Is­las Cai­mán en 2007. Has­ta que sea rey, Car­los y to­da su fa­mi­lia –mu­jer, hi­jos, nue­ra y nie­tos, in­clui­dos– viven de las ren­tas del du­ca­do, unos 20 mi­llo­nes de eu­ros al año. Con esa for­tu­na y vien­do las fo­tos de su via­je por Asia y sus ges­tos de amor ha­cia

Ca­mi­la po­dría de­cir­se que, en reali­dad, a Car­los no le ha­ce fal­ta lle­gar a rey para ser fe­liz.

El prín­ci­pe siem­pre son­ríe y no co­mo Do­nald Trump, per­ma­nen­te­men­te en­fa­da­do a pe­sar de con­tar con la bal­sá­mi­ca com­pa­ñía de Me­la­nia, con quien es­tá ha­cien­do un pe­ri­plo asiá­ti­co a tra­vés de Ja­pón, Corea del Sur, Chi­na, Viet­nam y Fi­li­pi­nas. La pri­me­ra dama, a quien los círcu­los de po­der de Was­hing­ton tie­nen per­ma­nen­te­men­te mi­nus­va­lo­ra­da com­pa­rán­do­la con sus an­te­ce­so­ras, so­bre to­do con Mi­che­lle Oba­ma, bri­lla en los via­jes no solo por su ves­tua­rio sino por mar­car el con­tra­pun­to ama­ble con la per­ma­nen­te y ma­ni­fies­ta agre­si­vi­dad de su ma­ri­do.

En los via­jes ofi­cia­les tan im­por­tan­te es el ti­tu­lar co­mo la (o el, en al­gu­nos ca­sos) con­sor­te y para mues­tra, la aten­ción que ha des­per­ta­do la pre­sen­cia en Es­pa­ña de Ne­cha­ma Rivlin, la es­for­za­da es­po­sa del pre­si­den­te de Is­rael. No le han he­cho fal­ta ni mo­de­li­tos de alta cos­tu­ra, ni belleza, ni ju­ven­tud: con su res­pi­ra­dor a cues­tas se ha ga­na­do la ad­mi­ra­ción de to­dos. Qui­zá sea ese el ejem­plo o que ella, a di­fe­ren­cia de otras, siem­pre res­pi­ra ai­re lim­pio.

Los via­jes de Es­ta­do son un es­ca­pa­ra­te en el que la con­sor­te (o ‘el’, cuan­do lo hay) tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal y no siem­pre agra­de­ci­do

BE­NOIT DOPPAGNE / GTRES

FELIPE Y MA­TIL­DE. Los re­yes de los bel­gas han rea­li­za­do es­ta se­ma­na un via­je de Es­ta­do a In­dia. A su lle­ga­da, cum­plie­ron con el ritual de fo­to­gra­fiar­se con el fon­do del Tal Ma­jal

CHE­MA MOYA / EFE

FELIPE Y LE­TI­ZIA. El pre­si­den­te de Is­rael y su es­po­sa han vi­si­ta­do Es­pa­ña es­ta se­ma­na. Le­ti­zia acu­dió a la ce­re­mo­nia de bien­ve­ni­da ofi­cial lu­cien­do una ga­bar­di­na.

POOL / GETTY

CAR­LOS Y CA­MI­LA. El prín­ci­pe de Ga­les y la du­que­sa de Cor­nua­lles es­tán rea­li­zan­do una gi­ra por paí­ses de la Com­mon­wealth que les ha lle­va­do a Sin­ga­pur, Ma­la­sia, Bor­neo e In­dia

ANDREW HARNIK / AP

DO­NALD Y ME­LA­NIA TRUMP. El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos y su es­po­sa po­san en el in­te­rior de la Ciu­dad Prohi­bi­da, en Pe­kín, al ini­cio de su vi­si­ta ofi­cial a Chi­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.