“En el Es­ta­tut y la Cons­ti­tu­ción es­tán los már­ge­nes pa­ra ha­llar una so­lu­ción”

MAR­TA PAS­CAL coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del PDECat

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - Mar­ta Pas­cal, coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del PDECat ISABEL GAR­CIA PA­GAN Bar­ce­lo­na

La coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del PDECat de­cla­ra­rá el lu­nes que vie­ne co­mo impu­tada en la cau­sa abier­ta por re­be­lión y se­di­ción en el Tri­bu­nal Su­pre­mo. Mar­ta Pas­cal (Vic, 1983) sos­tie­ne que la prio­ri­dad de la ne­go­cia­ción en­tre Junts per Ca­ta­lun­ya (JxCat) y ERC tie­ne que ser con­se­guir un Go­vern que em­pie­ce a ha­cer po­lí­ti­ca. La fór­mu­la, sub­ra­ya, tie­ne que es­tar den­tro del mar­co le­gal, sin acla­rar cuál de­be ser el pa­pel de Car­les Puig­de­mont des­de Bru­se­las.

¿Qué pa­pel jue­ga el PDECat en las ne­go­cia­cio­nes en­tre JxCat y ERC? Es­ta­mos den­tro de JxCat in­ten­tan­do que los le­gí­ti­mos in­tere­ses de to­das las par­tes lle­guen a un pun­to que pue­dan be­ne­fi­ciar tam­bién a Ca­ta­lun­ya. Es­tá sien­do más lar­go de lo que ini­cial­men­te pa­re­cía, pe­ro nos te­ne­mos que en­ten­der.

Ha­ce dos me­ses del 21-D y el pun­to de fric­ción es có­mo in­ves­tir a Car­les Puig­de­mont. El país ne­ce­si­ta un Go­vern es­ta­ble den­tro de la le­ga­li­dad vi­gen­te pa­ra po­der de­fen­der un pro­gra­ma de go­bierno y ha­cer po­lí­ti­ca. JxCat tie­ne que en­con­trar la fór­mu­la más apro­pia­da pa­ra co­rres­pon­der al re­sul­ta­do de las ur­nas.

La prio­ri­dad, pues, es que ha­ya go­bierno efec­ti­vo. El país no se pue­de per­mi­tir 155 días de 155. No se po­día per­mi­tir ni uno. Así pues, sí, la prio­ri­dad ab­so­lu­ta es te­ner Go­vern. No es fá­cil re­li­gar to­dos los le­gí­ti­mos pun­tos de vis­ta, pe­ro el bien su­pe­rior a pre­ser­var es el país y las ins­ti­tu­cio­nes.

¿Con to­dos los con­di­cio­nan­tes que po­ne el TC, se pue­de in­ves­tir a Puig­de­mont? El TC tie­ne que re­sol­ver el re­cur­so del Go­bierno central, pe­ro te­ne­mos que en­con­trar una ma­ne­ra que se ajus­te a la ley pa­ra desatas­car la in­ves­ti­du­ra. Es fun­da­men­tal. El pre­si­den­te del Par­la­ment ha acre­di­ta­do que no hay nin­gún otro can­di­da­to, pe­ro tam­bién se ha de acre­di­tar que te­ne­mos que ha­cer las co­sas bien he­chas. Re­cu­pe­rar las ins­ti­tu­cio­nes y te­ner un Go­vern es lo que nos tie­ne que guiar, sa­bien­do que Puig­de­mont es un re­fe­ren­te pa­ra mu­chos ciu­da­da­nos.

Es­te li­de­raz­go se pue­de vehi­cu­lar de di­fe­ren­tes maneras sin in­ves­ti­du­ra. El li­de­raz­go de Puig­de­mont no pue­de es­tar en cues­tión, pe­ro la so­lu­ción tie­ne que pa­sar ne­ce­sa­ria­men­te por lo que di­ce el re­gla­men­to en ca­da mo­men­to. No nos po­de­mos per­mi­tir po­ner en pe­li­gro a per­so­nas por las de­ci­sio­nes que se to­men.

Qui­zás es de­ma­sia­do tar­de pa­ra al­gu­nos.

En el mes de oc­tu­bre se lle­gó muy le­jos, pe­ro to­dos he­mos asu­mi­do que se to­ma­ron de­ci­sio­nes que no han he­cho cam­biar el es­ta­tus ju­ri­di­co­po­lí­ti­co de Ca­ta­lun­ya. No po­de­mos me­nos­pre­ciar lo que se ha he­cho, pe­ro hay que ver có­mo re­cu­pe­ra­mos las ins­ti­tu­cio­nes po­nien­do el país siem­pre por de­lan­te.

¿Se pue­de ser pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat des­de Bru­se­las? En el si­glo XXI se pue­den ha­cer mu­chas co­sas des­de cual­quier lu­gar del mun­do. El li­de­raz­go no se tie­ne que ejer­cer a la fuer­za in si­tu, pe­ro que­da cla­ro que no­so­tros ne­ce­si­ta­mos un go­bierno que des­de el Pa­lau de la Ge­ne­ra­li­tat ejer­za el tra­ba­jo dia­rio de re­cu­pe­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes y ha­cer fren­te al PP y Ciu­da­da­nos.

Se si­túa más cer­ca de la idea de Oriol Jun­que­ras del go­bierno efec­ti­vo que del ‘Puig­de­mont o Puig­de­mont’ de JxCat. No es el mo­men­to de la dis­cre­pan­cia. Puig­de­mont se pu­do pre­sen­tar a las elec­cio­nes y, por lo tan­to, tie­ne que po­der ser in­ves­ti­do. Eso se ten­dría que po­der ha­cer bien he­cho, pe­ro tam­bién es ur­gen­te te­ner un Go­vern. Los gru­pos que es­tán tra­ba­jan­do tie­nen que en­con­trar la ma­ne­ra de sa­tis­fa­cer esos man­da­tos.

La fór­mu­la del con­sell de la re­pú­bli­ca se­ría la so­lu­ción pa­ra ha­cer un re­co­no­ci­mien­to, en es­te ca­so sim­bó­li­co. El re­co­no­ci­mien­to fue cla­rí­si­mo en las ur­nas pe­ro no po­de­mos crear ex­pec­ta­ti­vas en la gen­te que no po­de­mos cum­plir. Hay que en­con­trar una ma­ne­ra ajus­ta­da a de­re­cho.

¿Es el mo­men­to de bus­car a un can­di­da­to al­ter­na­ti­vo? Ese es­ce­na­rio só­lo lo pue­de plan­tear Car­les Puig­de­mont. No hay pla­nes B ni C has­ta que el pre­si­dent no di­ga lo con­tra­rio.

¿Cuál tie­ne que ser, pues, el pa­pel de Puig­de­mont? Hay una vo­lun­tad muy cla­ra del Go­bierno del PP de ha­cer des­apa­re­cer po­lí­ti­ca­men­te la fi­gu­ra de Puig­de­mont, pe­ro eso es im­po­si­ble por su li­de­raz­go po­lí­ti­co. Te­ner un Go­vern que sa­que po­lí­ti­cas ade­lan­te no tie­ne que ex­cluir que Puig­de­mont pue­da ha­cer una ta­rea cla­ra al ser­vi­cio del país y que si­ga sien­do el re­fe­ren­te y el lí­der cla­ve de un mo­men­to de la his­to­ria de Ca­ta­lun­ya en el que he­mos lle­ga­do tan le­jos.

¿Si no hay acuer­do, la re­pe­ti­ción de elec­cio­nes es una op­ción? Es un es­ce­na­rio ro­tun­da­men­te ma­lo pa­ra el país y te­ne­mos la obli­ga­ción de evi­tar­lo. No nos po­de­mos per­mi­tir de nin­gún mo­do se­guir vi­vien­do ba­jo el yu­go del 155, que es co­mo una car­co­ma que em­pe­que­ñe­ce las ins­ti­tu­cio­nes y dis­mi­nu­ye nues­tra ca­pa­ci­dad de au­to­go­bierno. Tan­to el país co­mo la eco­no­mía no pue­den asu­mir más me­ses de blo­queo.

Los lí­de­res del PDECat no es­tán en JxCat y su pre­sen­cia den­tro de los es­pa­cios de de­ci­sión du­ran­te el pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ha si­do dis­cre­ta. Agra­dez­co al pre­si­den­te Puig­de­mont ha­ber si­do muy fran­cos, he­mos com­par­ti­do pun­tos de vis­ta y tam­bién he­mos dis­cre­pa­do. El PDECat ha de­mos­tra­do mu­cha ge­ne­ro­si­dad en to­do es­te tiempo, co­mo ya hi­zo CDC.

Las ba­jas en el Go­vern de la pa­sa­da le­gis­la­tu­ra

“No nos po­de­mos per­mi­tir po­ner en pe­li­gro per­so­nas por las de­ci­sio­nes que se to­men” “Te­ner un Go­vern no tie­ne que ex­cluir que Puig­de­mont si­ga sien­do el re­fe­ren­te” “El es­ce­na­rio del can­di­da­to al­ter­na­ti­vo só­lo lo pue­de plan­tear Puig­de­mont” “Al día si­guien­te del 27-O que­dó cla­ro que no ha­bía un es­ta­do in­de­pen­dien­te”

siem­pre han si­do del PDECat y por dis­cre­pan­cias con la ho­ja de ru­ta. Hay per­so­nas que de­ci­die­ron ir­se por­que te­nían po­si­cio­nes dis­cre­pan­tes. Es muy ho­nes­to po­ner al co­lec­ti­vo por en­ci­ma de los in­tere­ses in­di­vi­dua­les. Es la prue­ba de que te­ne­mos gen­te de pri­me­ra lí­nea que es leal a los plan­tea­mien­tos que de­fien­de.

¿An­tes del 27 de oc­tu­bre era par­ti­da­ria de ir a elec­cio­nes o de la DUI? De­fen­dí que se con­vo­ca­ran elec­cio­nes. Creía que lo úni­co que no nos po­día­mos per­mi­tir era el 155 que bo­rra­ba las ins­ti­tu­cio­nes. El pre­si­dent Puig­de­mont me es­cu­chó, pe­ro al fi­nal no fue el es­ce­na­rio que se pro­du­jo.

A pe­sar de to­do, par­ti­ci­pa en la vo­ta­ción de la re­so­lu­ción in­de­pen­den­tis­ta.

Sí, par­ti­ci­pé.

¿Se pro­cla­mó la in­de­pen­den­cia o fue un ac­to sim­bó­li­co? Fue una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes so­bre có­mo al­gu­nos cree­mos que tie­ne que ser el fu­tu­ro po­lí­ti­co, pe­ro que­dó cla­ro que al día si­guien­te no ha­bía un es­ta­do in­de­pen­dien­te. Fue un ac­to sim­bó­li­co sin con­se­cuen­cias ju­ri­di­co­le­ga­les.

¿Us­ted for­ma­ba par­te del nú­cleo du­ro de de­ci­sión del pro­ce­so, co­mo di­cen los in­for­mes de la Guar­dia Ci­vil? Co­mo coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del PDCat ha­blo con mu­cha gen­te, pe­ro no he for­ma­do par­te de nin­gún co­mi­té es­tra­té­gi­co co­mo se di­ce en esos in­for­mes.

Dos días des­pués de la vo­ta­ción en el Par­la­ment Puig­de­mont se mar­cha a Bru­se­las. ¿Sa­bían al­go so­bre có­mo ges­tio­na­ría el Go­vern al día si­guien­te de la vo­ta­ción? Me en­te­ré du­ran­te la reunión del co­mi­té na­cio­nal del par­ti­do, co­mo el res­to de com­pa­ñe­ros que ha­bía en la se­de. No cri­ti­co que no nos lo hi­cie­ra sa­ber, pe­ro fue así. No éra­mos co­no­ce­do­res de to­do lo que pa­só con el Go­vern aquel fin de se­ma­na.

¿El par­ti­do tie­ne al­gún víncu­lo, por ejem­plo eco­nó­mi­co, con la es­tan­cia de Puig­de­mont en Bru­se­las?

No.

¿Có­mo se ima­gi­na su de­cla­ra­ción en el Tri­bu­nal Su­pre­mo? Ex­pli­ca­ré to­do lo que me pi­dan con tran­qui­li­dad y se­re­ni­dad.

En las de­cla­ra­cio­nes de otros impu­tados hay un aca­ta­mien­to del mar­co cons­ti­tu­cio­nal y de re­cha­zo de la uni­la­te­ra­li­dad. Yo ya ha­bía di­cho que no era la vía que de­fen­día. Es­tá pu­bli­ca­do. No es­ta­mos en la fa­se de la uni­la­te­ra­li­dad ni de rom­per con nin­gu­na le­ga­li­dad. Al pre­sen­tar­nos al 21-D asu­mi­mos que la le­ga­li­dad vi­gen­te en Ca­ta­lun­ya ema­na del Es­ta­tut y la Cons­ti­tu­ción y es ahí don­de es­tán los már­ge­nes pa­ra en­con­trar una so­lu­ción al con­flic­to po­lí­ti­co que vi­ve Ca­ta­lun­ya, sin re­nun­ciar de nin­gún mo­do a que Ca­ta­lun­ya dis­pon­ga de un es­ta­do.

¿Có­mo? Pa­ra mí la vía es­co­ce­sa es la ade­cua­da. No hay al­ter­na­ti­va a la vía del diá­lo­go y el acuer­do en­tre las dos par­tes.

ANA JI­MÉ­NEZ

La coor­di­na­do­ra ge­ne­ral del PDECat tie­ne que de­cla­rar el lu­nes que vie­ne an­te el Su­pre­mo, el mis­mo día que Mar­ta Ro­vi­ra (ERC)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.