ElPP­yCs com­pi­ten por ver quién se opo­ne más al na­cio­na­lis­mo

Los po­pu­la­res suben la ten­sión al hur­gar en la fi­nan­cia­ción del par­ti­do na­ran­ja

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - Madrid

Las re­la­cio­nes en­tre el PP y Ciu­da­da­nos son ca­da vez más ten­sas, pe­se a que el par­ti­do na­ran­ja apo­yó la in­ves­ti­du­ra de Ra­joy. Ayer com­pi­tie­ron en el Con­gre­so por ver quién plan­ta­ba más ca­ra a los na­cio­na­lis­mos vas­co y ca­ta­lán.

El la­do de­re­cho del ar­co par­la­men­ta­rio pe­lea por ver quién es me­nos ami­go de los na­cio­na­lis­tas. La es­ce­na ilus­tra el es­ta­do de las alian­zas en el Con­gre­so, un pai­sa­je post-Ca­ta­lun­ya: en la se­sión de con­trol al Go­bierno, PP y Ciu­da­da­nos pug­na­ban por di­lu­ci­dar quién ame­ri­ta ha­ber plan­ta­do ca­ra con más in­ten­si­dad a los na­cio­na­lis­tas, y en con­cre­to, ayer, quién es me­nos ami­go del PNV.

Re­ñían la vi­ce­pre­si­den­ta del Go­bierno, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría, y el por­ta­voz de Ciu­da­da­nos, Juan Car­los Gi­rau­ta, y lo ha­cían a cuen­ta de las re­la­cio­nes de am­bos par­ti­dos con el gru­po vas­co, cu­yo por­ta­voz, Ai­tor Es­te­ban, asis­tía es­tu­pe­fac­to al pim­pam­pum en­tre quie­nes se su­po­ne que es­tán a se­ma­nas de abor­dar jun­tos una ne­go­cia­ción pre­su­pues­ta­ria. La es­ce­na tu­vo al­go de bron­ca fa­mi­liar, con los cón­yu­ges di­cién­do­se de to­do a cuen­ta del vás­ta­go, con­vi­da­do de pie­dra. Gi­rau­ta ha­bía mo­di­fi­ca­do su pre­gun­ta al enun­ciar­la, y de pe­dir una va­lo­ra­ción del Go­bierno so­bre un nue­vo Es­ta­tu­to de Ger­ni­ka que in­clu­ya el de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción, pa­só a pre­gun­tar “al Go­bierno si se va a su­mar a Ciu­da­da­nos” en su de­fen­sa de la so­be­ra­nía na­cio­nal y con­tra “la nos­tal­gia” del na­cio­na­lis­mo. Le fal­tó tiempo a la vi­ce­pre­si­den­ta pa­ra re­cor­dar­le a Gi­rau­ta la pos­tu­ra del PP vas­co al res­pec­to, y la­men­tar, con no po­ca sor­na, que no pu­die­ra ser Ciu­da­da­nos quien apo­ya­ra al PP en el Par­la­men­to vas­co to­da vez que la for­ma­ción que li­de­ra Al­bert Ri­ve­ra no lo­gró ni un so­lo dipu­tado en las elec­cio­nes vas­cas del 2016.

“Qui­zá su es­tre­cha re­la­ción con el PNV le ha he­cho ol­vi­dar que la ca­sa de la so­be­ra­nía na­cio­nal es es­ta, no el par­la­men­to vas­co”, es­pe­tó Juan Car­los Gi­rau­ta an­tes de co­men­zar una re­tahí­la de lo que de­no­mi­na “pas­te­leos” del PP, cen­tra­da en el cu­po, que Ciu­da­da­nos re­bau­ti­zó co­mo “cu­po­na­zo”. Acu­só al PNV de man­te­ner blo­quea­dos los pre­su­pues­tos, de ha­cer dum­ping fis­cal y de pro­cu­rar ven­ta­jas en la fac­tu­ra eléc­tri­ca pa­ra las em­pre­sas vas­cas, mien­tras, a es­ca­sos cua­tro es­ca­ños de él, Ai­tor Es­te­ban ne­ga­ba con la ca­be­za y mi­ra­ba al te­cho del he­mi­ci­clo.

España no la han in­ven­ta­do us­te­des, le vino a de­cir Sáenz de San­ta­ma­ría, quien re­cor­dó que el plan Iba­rret­xe ha­bía si­do fre­na­do por PP y PSOE años ha, y lla­mó a Ciu­da­da­nos a ce­rrar fi­las al la­do del Go­bierno por sen­ti­do de Es­ta­do y no “en fun­ción de las co­yun­tu­ras po­lí­ti­cas”, en evi­den­te alu­sión al es­pec­ta­cu­lar des­pe­gue que la for­ma­ción na­ran­ja ha ex­pe­ri­men­ta­do en las en­cues­tas a raíz de la cri­sis ca­ta­la­na. Co­mo es­pue­la, la vi­ce­pre­si­den­ta pi­dió ex­pli­ca­cio­nes a Gi­rau­ta res­pec­to a su coin­ci­den­cia con el PNV (y el res­to de gru­pos) pa­ra sua­vi­zar la ley de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na –co­no­ci­da co­mo ley Mor­da­za– y de­ro­gar la pri­sión per­ma­nen­te re­vi­sa­ble, lo que mo­les­tó so­bre­ma­ne­ra a la ban­ca­da de Ciu­da­da­nos, to­da ella un ade­mán.

Aca­ba­do el ri­fi­rra­fe, sus pro­ta­go­nis­tas se veían ra­zo­na­ble­men­te com­pla­ci­dos, no así el por­ta­voz del

Martínez-Mai­llo ad­vier­te a Ciu­da­da­nos que “es­tá ten­san­do de­ma­sia­do la cuer­da” con el Par­ti­do Po­pu­lar

gru­po vas­co, quien pro­tes­ta­ba en los pa­si­llos por la fal­ta de leal­tad de unos y otros, de for­ma sin­gu­lar por la pre­ten­sión de Gi­rau­ta de en­dil­gar­le al PNV el blo­queo de los pre­su­pues­tos cuan­do las cuen­tas de 2018 aún no han si­do pac­ta­das en­tre PP y Ciu­da­da­nos, un acuer­do cu­ya rú­bri­ca ha­bía pues­to el PNV co­mo con­di­ción pa­ra par­ti­ci­par en una even­tual ne­go­cia­ción. No por es­crú­pu­lo, sino por­que sin ese pac­to pre­vio, no sir­ven unos even­tua­les vo­tos del gru­po vas­co.

Y un re­ca­do pos­tre­ro del PP a los na­ran­jas lle­gó por bo­ca del coor­di­na­dor ge­ne­ral, Fer­nan­do Martínez-Maí­llo, en los pa­si­llos: “Ciu­da­da­nos es­tá ten­san­do de­ma­sia­do la cuer­da con el PP”.

EMI­LIA GUTIÉRREZ

So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría y Ma­riano Ra­joy, en el ban­co azul du­ran­te la se­sión de con­trol

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.