Ai­da Ga­ri­fu­lli­na

SO­PRANO

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - Ma­ri­cel Cha­va­rría Bar­ce­lo­na

La so­prano ru­sa Ai­da Ga­ri­fu­lli­na (30) de­mos­tró ayer en el Li­ceu, en su pa­pel de Ju­liet­te de la ópe­ra de Gou­nod, que es mu­cho más que un ta­len­to emer­gen­te. Su voz cris­ta­li­na, de agra­da­ble so­ni­do, com­pla­ció al pú­bli­co que lle­na­ba el co­li­seo.

¿Lo te­nía pla­nea­do el Li­ceu, es­tre­nar en San Va­len­tín una ópe­ra que es pa­ra­dig­ma del amor ro­mán­ti­co? No es pro­ba­ble, se­gu­ro que es fru­to de la ca­sua­li­dad, aun­que, uf, el már­ke­ting avan­za pe­li­gro­sa­men­te. Só­lo hay que fi­jar­se en el car­tel que cuel­ga en la Ram­bla, que pa­re­ce pro­me­ter unas 50 sombras de Romeo (sin sa­do) en lu­gar de ese Lo que el vien­to se lle­vó en el que el pú­bli­co –que ayer aba­rro­ta­ba el Li­ceu al 99%– ve su­mer­gi­dos a Romeo y Ju­lie­ta en es­ce­na, una tras­la­ción idea­da por el es­co­cés Step­hen Law­less.

Bro­mas apar­te, Ro­méo et Ju­liet­te, la ver­sión ope­rís­ti­ca que Cha­les Gou­nod com­pu­so so­bre el clá­si­co de Sha­kes­pea­re, subía ano­che al es­ce­na­rio de la Ram­bla en­fren­tan­do no ya a las fa­mi­lias de Ca­pu­le­tos y Mon­tes­cos sino a los es­ta­dos de la Unión y los Con­fe­de­ra­dos. El he­cho de que es­ta co­pro­duc­ción del Li­ceu y la San­ta Fe Ope­ra se es­tre­na­ba an­tes en la ciu­dad de Nue­vo Mé­xi­co lle­vó a Law­less a tras­la­dar la ac­ción a la Gue­rra Ci­vil de Es­ta­dos Uni­dos, unos he­chos del si­glo XIX que coin­ci­dían con la épo­ca del com­po­si­tor, y que además le per­mi­tían acer­car a la ac­tua­li­dad la eter­na lu­cha en­tre ban­dos. La aven­tu­ra no le fue mal. Law­less ha­ce una pues­ta en es­ce­na des­crip­ti­va y que va en bus­ca del rea­lis­mo, con hos­pi­ta­les de cam­pa­ña in­clui­dos, ape­lan­do al ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo de un epi­so­dio his­tó­ri­co tan­tas ve­ces abor­da­do por el ci­ne de Holly­wood. Aun­que con un re­sul­ta­do po­co ágil.

Las enaguas que lu­cía Ai­da Ga­ri­fu­lli­na –un pri­mor de Ju­liet­ta, ju­ve­nil, en­can­ta­do­ra, que se­du­jo al pú­bli­co con su agra­da­ble “voz cris­ta­li­na”, co­mo se­ña­la­ba una de sus fans ru­sas–, no dis­ta­ban tan­to de las que ves­tía el per­so­na­je de Sha­kes­pea­re. Y tam­bién los blu­so­nes de Romeo eran al fin y al ca­bo un po­co cros­so­ver. El fi­gu­ri­nis­ta y es­ce­nó­gra­fo Ash­ley Mar­tin Da­vis plan­tea un mu­ro gris de fon­do, un ce­men­te­rio de ni­chos en se­mi­círcu­lo con los nom­bres de los di­fun­tos bri­llan­do en la pe­num­bra. La muer­te se cier­ne so­bre los pro­ta­go­nis­tas du­ran­te to­da la tra­ma, no en vano el reg­gis­ta le ha da­do la vuel­ta y re­crea en la pri­me­ra es­ce­na el lu­to por la muer­te de los aman­tes.

Pe­ro in si­tu se des­po­jan to­dos del ne­gro que vis­ten pa­ra de­jar aso­mar las ga­las del bai­le de más­ca­ras. La fi­nes­se se im­po­ne en es­ta par­ti­tu­ra. El com­po­si­tor fran­cés, que con­tó con los li­bre­tis­tas Ju­les Bar­bier y Mi­chel Ca­rré, ha­bía que­da­do pren­da­do de muy jo­ven con la his­to­ria de los des­gra­cia­dos aman­tes du­ran­te un en­sa­yo or­ques­tal de la sin­fo­nía dra­má­ti­ca que les de­di­có Ber­lioz a es­tos per­so­na­jes. Jo­sep Pons, el di­rec­tor mu­si­cal del Li­ceu, que ayer lle­vó la or­ques­ta con sol­tu­ra, ex­pli­ca­ba có­mo Ber­lioz fue una cons­tan­te en la men­te de Gou­nod.

En el pri­mer de los cin­co ac­tos, Ju­liet­ta can­ta la fa­mo­sa aria/vals “Je veux vi­vre”. Aplau­sos, por su­pues­to, pa­ra Ga­ri­fu­lli­na, que lu­ció una de­li­cio­sa afi­na­ción mien­tras ju­gue­tea­ba des­cor­chan­do una bo­te­lla de cham­pán, con la li­ge­re­za vo­cal de quien can­ta en la ducha. Lue­go

La so­prano ru­sa se lle­vó jun­to a Pir­gu la ma­yor ova­ción de los sie­te mi­nu­tos de aplau­sos fi­na­les

fue Sai­mir Pir­gu el que se lle­vó el aplau­so con “Ah! lè­ve-toi, so­leil”. Pe­ro el pú­bli­co en­ten­di­do es­pe­ra­ba a la so­prano en la es­qui­na, es de­cir: has­ta que no al­can­za­ra el aria “Dieu! Quel fris­son court dans mes vei­nes!” no ha­bía na­da ga­ran­ti­za­do. Y lle­gó el mo­men­to. La emo­ción fue por ba­rrios en una pla­tea aba­rro­ta­da en el dúo de amor y muer­te fi­nal. La di­va ru­sa, con por­te de mo­de­lo y ade­ma­nes de ac­triz mi­lle­nial, re­sul­tó vo­cal­men­te un po­co fría en tan tor­men­to­so pa­sa­je.

Aplau­sos fi­na­les: 7 mi­nu­tos. Y en el pal­co de no­ta­bles, el de­le­ga­do del Go­bierno en Ca­ta­lun­ya, En­ric Mi­llo, el de Cul­tu­ra de la Dipu­tación Juan­jo Puig­cor­bé, y el cón­sul fran­cés, Cy­ril Pi­que­mal, muy ufano.

A. BOFILL

Ai­da Ga­ri­fu­lli­na y Sai­mir Pir­gu hi­cie­ron via­jar en el tiempo a los pro­ta­go­nis­tas has­ta el s.XIX es­ta­dou­ni­den­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.