Un fu­tu­ro pro­me­te­dor

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO -

La lla­ma­da de Jean-Clau­de Junc­ker, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, a re­for­mar las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias pa­ra do­tar­las de ma­yor pe­so po­lí­ti­co; y la im­por­tan­cia de que Bar­ce­lo­na, ca­pi­tal del mó­vil gra­cias al Mo­bi­le World Con­gress, se con­vier­ta tam­bién en re­fe­ren­te de la tec­no­lo­gía 5G.

JEAN-CLAU­DE Junc­ker, pre­si­den­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, vol­vió a pro­po­ner ayer una re­for­ma de las ins­ti­tu­cio­nes co­mu­ni­ta­rias, cu­yo ob­je­ti­vo es la fu­sión de las pre­si­den­cias de la Co­mi­sión Eu­ro­pea y el Con­se­jo Eu­ro­peo en una so­la. No es es­ta una pro­pues­ta iné­di­ta. Ya la de­fen­dió, al me­nos for­mal­men­te, el an­te­ce­sor de Junc­ker, José Ma­nuel Du­rão Ba­rro­so. Y tam­bién el pro­pio Junc­ker, cuan­do pro­nun­ció el dis­cur­so so­bre el es­ta­do de la Unión, el pa­sa­do mes de sep­tiem­bre.

La ini­cia­ti­va de Junc­ker, que de­ja­rá el car­go el año que vie­ne y no as­pi­ra a os­ten­tar esa pre­si­den­cia uni­fi­ca­da, se ins­cri­be en el pro­ce­so de con­ver­gen­cia de los paí­ses eu­ro­peos ha­cia un ór­gano de go­bierno po­lí­ti­co co­mún, que aca­be con la ac­tual bi­ce­fa­lia. Junc­ker ha de­cla­ra­do en al­gu­na oca­sión que la au­to­ri­dad eu­ro­pea se­ría más com­pren­si­ble si ha­bla­ra con una so­la voz. Tie­ne ra­zón. Pe­ro es igual­men­te cier­to que se­me­jan­te pro­yec­to tro­pie­za con re­ser­vas. Por ejem­plo, en Ale­ma­nia, pri­me­ra po­ten­cia in­dus­trial eu­ro­pea.

El ca­mino ha­cia la uni­dad de ac­ción po­lí­ti­ca de la UE no es­tá des­pe­ja­do. Los vein­tio­cho paí­ses miem­bros con­tem­plan es­te ho­ri­zon­te con ac­ti­tu­des dis­tin­tas. Los del Es­te, por ejem­plo, han plan­tea­do en los úl­ti­mos tiem­pos en­mien­das al pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio que so­ca­van al­gu­nos de sus va­lo­res fun­da­cio­na­les. Paí­ses co­mo Ale­ma­nia y Fran­cia, mo­to­res de la UE, han asu­mi­do un com­pro­mi­so loa­ble que, sin em­bar­go, no tie­ne siem­pre la mis­ma tra­duc­ción. En Ale­ma­nia, co­mo apun­tá­ba­mos, las re­ti­cen­cias son su­pe­rio­res a las que aho­ra mis­mo se dan en Fran­cia, cu­yo pre­si­den­te, Em­ma­nuel Ma­cron, es un fir­me par­ti­da­rio de avan­zar por la sen­da de la unión po­lí­ti­ca. Am­bos paí­ses de­ben asu­mir que su tra­di­cio­nal pa­pel de im­pul­so­res de la Unión Eu­ro­pea se apro­xi­ma a la ho­ra de la ver­dad, a un im­por­tan­te sal­to de es­ca­la. Por­que, an­tes o des­pués, es­te pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio com­por­ta­rá la su­mi­sión de los in­tere­ses po­lí­ti­cos na­cio­na­les a los co­mu­ni­ta­rios.

Jean-Clau­de Junc­ker no es sos­pe­cho­so de que­rer ren­ta­bi­li­zar en be­ne­fi­cio per­so­nal es­te pa­so de­ci­si­vo ha­cia la in­te­gra­ción eu­ro­pea. El año que vie­ne de­ja­rá el car­go, y no es­tá pre­vis­to que an­tes de que eso ocu­rra va­ya a con­cre­tar­se la fu­sión de las dos ins­tan­cias su­pe­rio­res de la Unión Eu­ro­pea. Pe­ro es­tá cla­ro que as­pi­ra a ter­mi­nar su man­da­to ha­bien­do cu­bier­to otra eta­pa, o al me­nos ha­bien­do pues­to las ba­ses pa­ra que más ade­lan­te los paí­ses eu­ro­peos pue­dan in­te­grar­se en una reali­dad eu­ro­pea su­pra­na­cio­nal.

La in­ver­sión de los po­de­res na­cio­na­les en un úni­co or­ga­nis­mo eu­ro­peo trans­na­cio­nal se acer­ca al mo­men­to de la ver­dad. Cuan­do lle­gue a tér­mino com­por­ta­rá un cam­bio muy im­por­tan­te pa­ra las vie­jas na­cio­nes eu­ro­peas. Pe­ro ese es el pro­yec­to por el que se ha ba­ta­lla­do en Eu­ro­pa de mo­do cons­tan­te des­de des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Las con­di­cio­nes de la co­yun­tu­ra ac­tual son, además, fa­vo­ra­bles. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co eu­ro­peo ha re­cu­pe­ra­do el rit­mo de ha­ce diez años, an­te­rior a la cri­sis. El pa­pel de los so­cial­de­mó­cra­tas en la re­no­va­da gran coa­li­ción ale­ma­na atem­pe­ra­rá la po­si­ción de Mer­kel. La pro­xi­mi­dad de la sa­li­da de Eu­ro­pa del Reino Uni­do ten­drá un efec­to pa­ra­dó­ji­ca­men­te fa­vo­ra­ble a la con­ver­gen­cia eu­ro­pea. En vís­pe­ras de tal sa­li­da, los im­pe­di­men­tos que tra­di­cio­nal­men­te po­nía Gran Bre­ta­ña al pro­ce­so de in­te­gra­ción des­apa­re­ce­rán. Y la unión po­lí­ti­ca eu­ro­pea es­ta­rá más cer­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.