Lui­gi di Maio

LÍ­DER DEL M5E

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - AN­NA BUJ Ro­ma. Corresponsal

Un es­cán­da­lo ame­na­za con aguar­le la fies­ta a Lui­gi di Maio (31) en las elec­cio­nes del 4 de mar­zo. Ocho dipu­tados gri­lli­ni se em­bol­sa­ron 795.000 eu­ros que –se­gún el có­di­go éti­co del par­ti­do del que tan­to pre­su­men– ha­bían pro­me­ti­do do­nar.

A dos se­ma­nas de su prue­ba de fue­go elec­to­ral, Lui­gi di Maio atra­vie­sa sus ho­ras más ba­jas des­de que fue ele­gi­do can­di­da­to del Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas (M5E) en sep­tiem­bre. Su tar­je­ta de pre­sen­ta­ción an­te los elec­to­res co­mo una ac­ción ho­nes­ta y trans­pa­ren­te en con­tra­po­si­ción a los vi­cios de la vie­ja po­lí­ti­ca se ha vis­to sal­pi­ca­da por un es­cán­da­lo éti­co de 795.000 eu­ros que no pa­ra de cre­cer en el peor mo­men­to, cuan­do li­de­ra los son­deos co­mo fuer­za en so­li­ta­rio por seis pun­tos fren­te al Par­ti­do De­mó­cra­ta (PD) de Mat­teo Ren­zi.

Una in­ves­ti­ga­ción pe­rio­dís­ti­ca ha des­ve­la­do que una de­ce­na de re­pre­sen­tan­tes del par­ti­do, fun­da­do ha­ce nue­ve años por el có­mi­co Bep­pe Gri­llo co­mo ba­luar­te con­tra la co­rrup­ción, ha­brían des­via­do a sus bol­si­llos fon­dos que de­be­rían ha­ber ido a pe­que­ñas em­pre­sas.

El mo­dus ope­ran­di del es­cán­da­lo –que ya tie­ne nom­bre: Rim­bor­so­po­li– es com­pli­ca­do. Par­te de una de las prin­ci­pa­les pro­me­sas de los

gri­lli­ni, aba­ra­tar el cos­te de la cas­ta po­lí­ti­ca. De he­cho, los par­la­men­ta­rios ita­lia­nos dis­fru­tan de uno de los es­ti­pen­dios más al­tos de Eu­ro­pa. Se­gún da­tos del 2016, un dipu­tado ita­liano se lle­va a ca­sa unos 16.000 eu­ros al mes en­tre suel­dos, die­tas y cos­tes de trans­por­te, lo que re­pre­sen­ta un 60% más que la me­dia de la UE y 6,5 ve­ces más que los in­gre­sos de un ita­liano medio. An­te es­tos nú­me­ros, el M5E de­ci­dió en su có­di­go de con­duc­ta que la mi­tad del suel­do de sus ele­gi­dos fi­nan­cia­ría un fon­do pa­ra pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les

Sin em­bar­go, el pro­gra­ma Le Ie­ne (Me­dia­set) ha acu­sa­do a al me­nos diez de los 88 par­la­men­ta­rios gri­lli­ni de ha­ber en­ga­ña­do al par­ti­do y a sus con­ciu­da­da­nos apro­pián­do­se de par­te de su suel­do, que de­be­rían ha­ber res­ti­tui­do. Aun­que exis­te un por­tal pú­bli­co don­de mues­tran el tras­pa­so, al­gu­nos dipu­tados –de pe­so, co­mo el ex­lí­der del gru­po par­la­men­ta­rio Mau­ri­zio Bu­ca­re­lla– rea­li­za­ron la trans­fe­ren­cia pa­ra que que­da­se cons­tan­cia, pe­ro lue­go anu­la­ron la or­den.

“Va­mos a per­se­guir to­das las man­za­nas po­dri­das”, ha pro­me­ti­do un su­pe­ra­do Di Maio. Una de las fra­ses de su cam­pa­ña es “no de­jar al país en ma­nos de los par­ti­dos de la co­rrup­ción”, re­fi­rién­do­se al PD y a For­za Ita­lia de Sil­vio Ber­lus­co­ni. Am­bas fuer­zas no han tar­da­do en ata­car a su enemi­go co­mún. “Es­tos años han pues­to en ri­dícu­lo a mu­chos de los nues­tros en las redes so­cia­les, di­cien­do que só­lo ellos eran

“Va­mos a per­se­guir to­das las man­za­nas po­dri­das”, res­pon­de el can­di­da­to Di Maio, que li­de­ra las en­cues­tas

ho­nes­tos. Pe­ro son co­mo to­dos, con gen­te ho­nes­ta y es­ta­fa­do­res. Ni más ni me­nos”, di­jo Ren­zi en un con­tac­to con la pren­sa ex­tran­je­ra.

Aho­ra Di Maio es­tá in­ten­tan­do de to­das las maneras dar­le la vuel­ta a la situación. Ayer re­co­no­ció ocho es­ta­fa­do­res, que ha­brían des­via­do 795.000 eu­ros (con un mar­gen de error del 2%). Dos de ellos, el se­na­dor Car­lo Mar­te­lli y el dipu­tado An­drea Cec­co­ni, fi­gu­ran en­tre los es­co­gi­dos por in­ter­net pa­ra las lis­tas del par­ti­do y ya han di­cho que di­mi­ti­rán si vuel­ven a ser ele­gi­dos. Pe­ro la ley ita­lia­na lo im­pi­de, y su re­nun­cia la de­ci­de en úl­ti­ma ins­tan­cia el Par­la­men­to. Tam­bién ha­ce va­ler los más de 23 mi­llo­nes de sus suel­dos que sí que han ser­vi­do pa­ra fi­nan­ciar pe­que­ñas em­pre­sas en cin­co años, al­go que nin­gún par­ti­do ha­bía he­cho, y ha pro­ba­do que ha re­nun­cia­do a 370.000 eu­ros de su sa­la­rio. “Es­ta de­be­ría ser la noticia”, pro­tes­ta el can­di­da­to.

Es di­fí­cil va­lo­rar el im­pac­to que ten­drá Rim­bor­so­po­li en los re­sul­ta­dos del 4 de mar­zo. La ley elec­to­ral prohí­be pu­bli­car en­cues­tas a par­tir del vier­nes, con lo que los son­deos no po­drán re­fle­jar­lo. Los se­gui­do­res gri­lli­ni, además, son fie­les. Des­de no­viem­bre Ixe les si­túa ca­si en el mis­mo ba­re­mo, en­tre el 27 y el 29% de la in­ten­ción de vo­to. Lo que sí que es­tá cla­ro es que no po­drán pre­sen­tar­se en las con­ver­sa­cio­nes post elec­to­ra­les con la mis­ma au­to­ri­dad mo­ral an­te el res­to de fuer­zas, que han pro­me­ti­do un cor­dón de se­gu­ri­dad pa­ra im­pe­dir el ac­ce­so de los po­pu­lis­tas al pa­la­cio Chi­gi.

ALES­SAN­DRA TA­RAN­TINO / AP

Lui­gi di Maio, can­di­da­to a pri­mer mi­nis­tro por el M5E, el pa­sa­do lu­nes en un ac­to de cam­pa­ña en To­rre del Gre­co, cer­ca de Ná­po­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.