Zu­ma ce­de a la pre­sión y re­nun­cia a la pre­si­den­cia de Su­dá­fri­ca

El vi­ce­pre­si­den­te, Cy­ril Ra­map­ho­sa, le sus­ti­tui­rá en las pró­xi­mas ho­ras

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - XA­VIER ALDEKOA Bar­ce­lo­na

Fin a la era Zu­ma. El pre­si­den­te de Su­dá­fri­ca, Ja­cob Zu­ma, com­pa­re­ció en la te­le­vi­sión pú­bli­ca sud­afri­ca­na a las diez de la no­che, ho­ra lo­cal, con el ges­to de un hom­bre de­rro­ta­do. Es­ta­ba a pun­to de pro­nun­ciar sus úl­ti­mas pa­la­bras co­mo lí­der del país. “He to­ma­do la de­ci­sión de di­mi­tir co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca con efec­to in­me­dia­to”. En un dis­cur­so de ape­nas trein­ta mi­nu­tos, el po­lí­ti­co de 75 años mos­tró su dis­gus­to por la trai­ción de su par­ti­do, el Con­gre­so Na­cio­nal Afri­cano, que le exi­gió su di­mi­sión el miér­co­les, y pu­so fin así a nue­ve años de una pre­si­den­cia mar­ca­da por los es­cán­da­los por co­rrup­ción, las acu­sa­cio­nes de mal­ver­sa­ción de fon­dos pú­bli­cos y la de­ca­den­cia eco­nó­mi­ca. El vi­ce­pre­si­den­te y lí­der del CNA des­de el pa­sa­do mes de di­ciem­bre, Cy­ril Ra­map­ho­sa, se­rá nom­bra­do en las pró­xi­mas ho­ras el nue­vo hom­bre fuer­te del país.

Zu­ma, aco­rra­la­do des­de ha­ce días y en­ro­ca­do en no de­jar el car­go pe­se a las pre­sio­nes in­ter­nas, aban­do­na por­que su vi­da po­lí­ti­ca es­ta­ba sen­ten­cia­da: ayer el CNA le ad­vir­tió que, si no de­ja­ba ya el pues­to, hoy jue­ves apo­ya­ría una mo­ción de con­fian­za jun­to a la opo­si­ción pa­ra sa­car­le del si­llón pre­si­den­cial. Zu­ma ha que­ri­do evi­tar esa hu­mi­lla­ción, aun­que ayer qui­so dar­le una pá­ti­na de he­roís­mo a su de­ci­sión y ase­gu­ró que quie­re evi­tar la vio­len­cia en las ca­lles —si­gue te­nien­do gran apoyo en el es­te del país— e im­pe­dir la rup­tu­ra del par­ti­do. “Nin­gu­na vi­da de­be­ría ser per­di­da en mi nom­bre. El CNA nun­ca de­be­ría ser di­vi­di­do en mi nom­bre”.

Por la ma­ña­na, du­ran­te una en­tre­vis­ta por sor­pre­sa en la te­le­vi­sión pú­bli­ca SABC, un Zu­ma mu­cho más desafian­te ya ha­bía de­ja­do en­tre­ver la po­si­bi­li­dad de vio­len­cia por par­te de sus se­gui­do­res. “A al­gu­nas per­so­nas no les va a gus­tar lo que ha pa­sa­do. Va a cau­sar pro­ble­mas ma­yo­res. Es­ta­mos sien­do arras­tra­dos a una cri­sis que es­toy se­gu­ro de que mis ca­ma­ra­das van a la­men­tar”. En esa char­la, el aún pre­si­den­te ha­bía mos­tra­do su de­cep­ción con sus an­ti­guos ca­ma­ra­das. “Pa­ra mí es muy in­jus­to que es­ta cues­tión (por la pe­ti­ción for­mal de di­mi­sión) ha­ya si­do plan­tea­da (…) ¿Qué he he­cho? Na­die me ha da­do nun­ca nin­gu­na ra­zón”.

El fu­tu­ro pa­ra Zu­ma no es alen­ta­dor. El pre­si­den­te sud­afri­cano des­de el 2009 has­ta ayer po­dría ha­cer fren­te en bre­ve a car­gos de co­rrup­ción, eva­sión fis­cal y mal­ver­sa­ción. Ya an­tes de su man­da­to fue acu­sa­do por has­ta 18 car­gos de co­rrup­ción, que aho­ra po­drían re­abrir­se, y du­ran­te su pre­si­den­cia el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal le obli­gó a de­vol­ver par­te de los fon­dos pú­bli­cos que Zu­ma ha­bía usa­do —unos 20 mi­llo­nes de eu­ros— pa­ra cons­truir una man­sión de lu­jo en su al­dea na­tal.

Los acon­te­ci­mien­tos de ayer aho­ga­ron un po­co más al lí­der zu­lú. A pri­me­ra ho­ra del día, el cuer­po po­li­cial de éli­te sud­afri­cano reali­zó re­gis­tros y de­ten­cio­nes en uno de los in­mue­bles de la fa­mi­lia Gup­ta. La mi­llo­na­ria fa­mi­lia de ori­gen in­dio, con ne­go­cios en la minería, ae­ro­lí­neas, tec­no­lo­gía, co­mu­ni­ca­ción y energía, es­tá en el cen­tro de va­rios es­cán­da­los de su­pues­ta co­rrup­ción y ha si­do acu­sa­da de ha­ber si­do fa­vo­re­ci­da por el go­bierno sud­afri­cano y ha­ber in­flui­do al pre­si­den­te pa­ra co­lo­car a mi­nis­tros de su cuer­da en pues­tos cla­ve pa­ra sus ne­go­cios.

El CNA ha­bía ame­na­za­do a Zu­ma con una mo­ción de con­fian­za pa­ra sa­car­le del si­llón pre­si­den­cial

SIPHIWE SIBEKO / REUTERS

Ja­cob Zu­ma com­pa­re­ció en la te­le­vi­sión pú­bli­ca a las diez de la no­che pa­ra anun­ciar su di­mi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.