Uni­ver­sa­les y muy pe­li­gro­sos

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - Eduar­do Mar­tín de Po­zue­lo

El es­tu­dio del na­ci­mien­to y desa­rro­llo del gru­po yiha­dis­ta sur­gi­do en Ri­poll (Gi­ro­na) y que co­me­tió en agos­to pa­sa­do los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils mues­tra la alar­man­te le­ta­li­dad de las cé­lu­las au­tó­no­mas te­rro­ris­tas vin­cu­la­das al Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) o, úl­ti­ma­men­te ca­da vez más, a Al Qae­da.

Ba­sa­das en un po­ten­te li­de­raz­go ideo­ló­gi­co-re­li­gio­so y en un lo­gra­do apa­ra­to de pro­pa­gan­da y di­fu­sión de con­sig­nas, es­tas or­ga­ni­za­cio­nes pa­ra­mi­li­ta­res ra­di­ca­les is­la­mis­tas han crea­do una suer­te de ejér­ci­to te­rro­ris­ta, au­tó­no­mo en de­ci­sio­nes y fun­cio­na­mien­to, que les con­fie­re una pe­li­gro­si­dad ma­yor que si se tra­ta­ran de gru­pos su­je­tos a una fé­rrea dis­ci­pli­na pi­ra­midal apo­ya­da en la clan­des­ti­ni­dad de to­da una gran or­ga­ni­za­ción ar­ma­da. Na­da que ver con los gru­pos te­rro­ris­tas oc­ci­den­ta­les del si­glo XX co­mo ETA, IRA o RAF, por ejem­plo. En con­tra del lo­ca­lis­mo na­cio­na­lis­ta del vie­jo te­rro­ris­mo, la vo­lun­tad uni­ver­sal de la cé­lu­la de Ri­poll que­da de­mos­tra­da por el im­pac­to y mo­ti­va­ción de su cri­men, im­po­si­ble de des­li­gar de su gue­rra global, cu­yo ele­men­to de cohe­sión esen­cial re­si­de en la ideo­lo­gía yiha­dis­ta, tan pe­li­gro­sa co­mo lo es al­guien que en su me­ta es­tá mo­rir ma­tan­do.

Un re­cien­te aná­li­sis de los aten­ta­dos de agos­to en Bar­ce­lo­na y Cam­brils, ela­bo­ra­do por Fer­nan­do Rei­na­res, in­ves­ti­ga­dor prin­ci­pal y di­rec­tor del Pro­gra­ma so­bre Te­rro­ris­mo Global del Real Ins­ti­tu­to El­cano, y por Ca­ro­la Gar­cíaCal­vo, in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del mis­mo pro­gra­ma; per­mi­te des­cu­brir los me­ca­nis­mos que bu­llen de­trás de una cé­lu­la yiha­dis­ta au­tó­no­ma, re­ve­lan­do así en­tre­si­jos de un fe­nó­meno cri­mi­nal que se pue­de re­pro­du­cir en cual­quier lu­gar del mun­do y mo­men­to. Un te­rro­ris­mo que man­tie­ne en ex­tre­ma aler­ta a los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les del con­tra­te­rro­ris­mo.

¿Por qué es tan pe­li­gro­sa una or­ga­ni­za­ción te­rro­ris­ta sin es­truc­tu­ra rí­gi­da de ca­rác­ter ho­ri­zon­tal co­mo el EI o aho­ra, en par­te, Al Qae­da? La res­pues­ta del con­tra­te­rro­ris­mo es do­ble: por un la­do, al ser her­mé­ti­cas, las cé­lu­las au­tó­no­mas son muy di­fí­ci­les de de­tec­tar y, por otra par­te, sus ob­je­ti­vos con­cre­tos son im­pre­de­ci­bles pe­se a las con­sig­nas abier­tas de la pro­pa­gan­da ofi­cial yiha­dis­ta.

La de­ci­sión de aten­tar co­rres­pon­de só­lo a los te­rro­ris­tas mien­tras que la or­ga­ni­za­ción central se li­mi­ta, sal­vo con­ta­dí­si­mas ex­cep­cio­nes, a reivin­di­car los he­chos con­su­ma­dos y pon­de­rar la he­roi­ci­dad de sus “sol­da­dos del ca­li­fa­to”. La cé­lu­la de Ri­poll es un ejem­plo de ello. Es­ta­ba com­pues­ta por diez hom­bres, en­tre los que ha­bía her­ma­nos, to­dos ellos adoc­tri­na­dos por un clé­ri­go que se apo­ya­ba en las con­sig­nas que el Es­ta­do Is­lá­mi­co trans­mi­te por las redes so­cia­les y sus pu­bli­ca­cio­nes. Es­tos ex­tre­mis­tas pla­nea­ron ini­cial­men­te gran­des aten­ta­dos en las ciu­da­des de Pa­rís y Bar­ce­lo­na, en am­bos casos con bom­bas con­fec­cio­na­das en su fá­bri­ca de Al­ca­nar pe­ro, tras es­ta­llar ac­ci­den­tal­men­te, se apre­su­ra­ron a cam­biar sus pla­nes con el re­sul­ta­do co­no­ci­do. Al po­co, el Es­ta­do Is­lá­mi­co afir­mó que los au­to­res eran “sol­da­dos del ca­li­fa­to” dig­nos de la ma­yor ad­mi­ra­ción.

Se­ña­lan los in­ves­ti­ga­do­res del Real Ins­ti­tu­to El­cano que los aten­ta­dos de Bar­ce­lo­na y Cam­brils han plan­tea­do mu­chas pre­gun­tas acer­ca de la ca­pa­ci­dad an­ti­te­rro­ris­ta en Ca­ta­lun­ya –una va­ci­la­ción que es vá­li­da pa­ra el res­to de los paí­ses de la UE–, sub­ra­yan­do en el ca­so ca­ta­lán la exis­ten­cia de tres or­ga­nis­mos con com­pe­ten­cia en es­ta ma­te­ria que no se coor­di­na­ron con efi­ca­cia: los Mos­sos d’Es­qua­dra, el Cuer­po Na­cio­nal de Po­li­cía y la Guar­dia Ci­vil. A pe­sar de los bue­nos re­sul­ta­dos en el ám­bi­to an­ti­te­rro­ris­ta de los tres cuer­pos en el pa­sa­do, con­ti­núa el in­for­me, “el tra­ba­jo de es­tos ser­vi­cios de se­gu­ri­dad pa­ra pre­ve­nir el te­rro­ris­mo se vio obs­ta­cu­li­za­do tan­to por la apli­ca­ción in­su­fi­cien­te de la le­gis­la­ción exis­ten­te so­bre el con­trol de pre­cur­so­res ex­plo­si­vos en el con­jun­to de España co­mo por las de­fi­cien­cias en la coor­di­na­ción en­tre las agen­cias de se­gu­ri­dad”.

Pa­ra Rei­na­res y Gar­cía Calvo, la ac­ti­vi­dad de la cé­lu­la de Ri­poll ofre­ce unas lec­cio­nes de las que el con­tra­te­rro­ris­mo eu­ro­peo ha to­ma­do bue­na no­ta. Por ejem­plo, es­cri­ben, “los miem­bros de la cé­lu­la de Ri­poll mos­tra­ron ha­bi­li­da­des no­ta­bles pa­ra for­mar el gru­po y pla­near el ata­que sin des­per­tar sos­pe­chas en los ser­vi­cios de se­gu­ri­dad”, y los cam­bios en el es­ta­do de áni­mo y há­bi­tos de los más jó­ve­nes de los com­po­nen­tes de la cé­lu­la, “le­jos de ge­ne­rar alar­ma den­tro de la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na o en sus pro­pias fa­mi­lias, fue­ron vis­tos co­mo irre­le­van­tes o po­si­ti­vos. Es­to pue­de ha­ber si­do pro­duc­to de una fal­ta de con­cien­cia den­tro de la co­mu­ni­dad mu­sul­ma­na y de la so­cie­dad en ge­ne­ral so­bre los in­di­ca­do­res ha­cia la ra­di­ca­li­za­ción”.

Igual­men­te, se­ña­lan a es­te pe­rio­dis­ta que “es pre­ci­so in­cre­men­tar en to­da la UE los cur­sos de for­ma­ción pa­ra pro­fe­sio­na­les de la se­gu­ri­dad, in­clu­so pa­ra los no im­pli­ca­dos di­rec­ta­men­te en la per­se­cu­ción del te­rro­ris­mo, co­mo las po­li­cías lo­ca­les, con el fin de que se­pan per­ci­bir me­jor los lla­ma­dos in­di­ca­do­res de ra­di­ca­li­za­ción” y aler­tar rá­pi­da­men­te a sus co­le­gas de an­ti­te­rro­ris­mo.

La UE de­be au­men­tar la for­ma­ción de to­dos los pro­fe­sio­na­les de la se­gu­ri­dad, aun­que no lle­ven an­ti­te­rro­ris­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.