Muer­te en la cár­cel de Evin

Con­mo­ción en Irán por el su­pues­to sui­ci­dio en pri­sión de un ac­ti­vis­ta por el medio am­bien­te acu­sa­do de es­pía

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - CA­TA­LI­NA GÓ­MEZ ÁN­GEL Tehe­rán. Ser­vi­cio es­pe­cial

La ver­sión de la Fis­ca­lía ase­gu­ra que Ka­vus Se­yed Ema­mi, fa­mo­so de­fen­sor del medio am­bien­te en Irán y pres­ti­gio­so so­ció­lo­go, se sui­ci­dó en la cár­cel tras co­no­cer las prue­bas en su con­tra. Se le acu­sa­ba de es­pio­na­je, con­cre­ta­men­te de la­zos di­rec­tos con la CIA y el Mo­sad. Pe­ro sus hi­jos y co­le­gas cues­tio­nan la ver­sión ofi­cial y han pe­di­do al Go­bierno que se abra una in­ves­ti­ga­ción pa­ra co­no­cer las ver­da­de­ras ra­zo­nes de es­ta muer­te que ha con­mo­cio­na­do a un sec­tor de la so­cie­dad ira­ní.

“Las no­ti­cias y ru­mo­res re­la­cio­na­das con su de­ten­ción y muer­te no son creí­bles”, di­ce una car­ta abier­ta fir­ma­da por cua­tro aso­cia­cio­nes aca­dé­mi­cas, in­clui­da la de so­cio­lo­gía, don­de pi­den al pre­si­den­te Ha­san Roha­ni que in­ves­ti­gue la muer­te del tam­bién aca­dé­mi­co, in­ves­ti­ga­dor y pro­fe­sor de la uni­ver­si­dad Imam Sa­deq. Es­te cen­tro per­te­ne­ce al ala du­ra de la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca, don­de se for­man las nuevas ge­ne­ra­cio­nes de los que pa­san a en­gro­sar las al­tas po­si­cio­nes del sis­te­ma. Él mis­mo era ve­te­rano de la gue­rra en el Irak de los años ochen­ta.

El su­pues­to sui­ci­dio de Se­yed Ema­mi, de 63 años y quien tam­bién te­nía la na­cio­na­li­dad ca­na­dien­se, se su­ma a al me­nos tres casos de pre­sos que, se­gún las au­to­ri­da­des, se han qui­ta­do la vi­da en las úl­ti­mas se­ma­nas. En di­chas oca­sio­nes eran jó­ve­nes cap­tu­ra­dos en el mar­co de las pro­tes­tas que se ex­ten­die­ron du­ran­te va­rios días por to­do Irán des­de el 28 de di­ciem­bre. Mu­chos han cues­tio­na­do la ver­sión ofi­cial.

“In­de­pen­dien­te­men­te de la pre­gun­ta de por qué los ac­ti­vis­tas me­dioam­bien­ta­les son arres­ta­dos, las au­to­ri­da­des de la pri­sión de Evin de­ben ser res­pon­sa­bles de las vi­das de los pre­sos. ¿Có­mo es po­si­ble que dos re­clu­sos lo­gra­ran sui­ci­dar­se en tan po­co tiempo?”, se pre­gun­ta­ba la par­la­men­ta­ria Fa­te­meh Saee­di.

Se­yed Ema­mi es con­si­de­ra­do un pio­ne­ro de la de­fen­sa del medio am­bien­te en Irán. Fue uno de los fun­da­do­res de la Fun­da­ción pa­ra el Pa­tri­mo­nio de la Vi­da Sil­ves­tre, que lu­cha por la con­ser­va­ción de es­pe­cies en vía de ex­tin­ción y otros re­cur­sos na­tu­ra­les, co­mo el agua, te­ma ca­da vez más crí­ti­co en Irán.

El fa­lle­ci­do no es el úni­co eco­lo­gis­ta en pri­sión, for­ma par­te de un gru­po de sie­te cap­tu­ra­dos a fi­na­les de enero. “Los sos­pe­cho­sos, ba­jo la di­rec­ción de agen­tes de la CIA y el Mo­sad, es­ta­ban es­tu­dian­do pro­ble­mas re­la­cio­na­dos con el medio am­bien­te, in­fil­trán­do­se en la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca y re­ca­ban­do in­for­ma­ción so­bre lu­ga­res vi­ta­les y sen­si­bles co­mo nues­tras ba­ses de mi­si­les”, ase­gu­ró el fis­cal de Tehe­rán, Abas Ya­fa­ri Do­la­ta­ba­di.

Has­ta la cap­tu­ra de es­te gru­po, en Irán era nor­mal que las or­ga­ni­za­cio­nes gu­ber­na­men­ta­les o in­de­pen­dien­tes que tra­ba­jan en te­mas de medio am­bien­te tu­vie­ran con­tac­to y re­ci­bie­ran ayu­da de agen­cias u or­ga­ni­za­cio­nes in­ter­na­cio­na­les co­mo la ONU o re­pre­sen­ta­cio­nes di­plo­má­ti­cas en Tehe­rán. Días atrás se su­po que Ka­veh Ma­da­ni, el vi­ce­di­rec­tor de la or­ga­ni­za­ción am­bien­tal ira­ní, tam­bién ha­bía es­ta­do en pri­sión un par de días.

Las re­la­cio­nes con ins­ti­tu­cio­nes ex­tran­je­ras crean sos­pe­chas en los sec­to­res más ra­di­ca­les, co­mo los Guar­dia­nes de la Re­vo­lu­ción, se­ña­la­dos por al­gu­nos co­mo res­pon­sa­bles del pro­ble­ma del agua. Les acu­san de cons­truir de­ma­sia­das re­pre- sas y de trans­fe­rir re­cur­sos hi­dráu­li­cos a re­gio­nes don­de tie­nen in­tere­ses.

“Él (por Ema­mi) era uno de los acu­sa­dos en un ca­so de es­pio­na­je y de­sa­for­tu­na­da­men­te co­me­tió sui­ci­dio por­que sabía que mu­chos ha­bían con­fe­sa­do en su con­tra y tam­bién por sus pro­pias con­fe­sio­nes”, ase­gu­ró el fis­cal. Pe­ro no to­dos los que han vis­to el ví­deo pre­sen­ta­do por los car­ce­le­ros pa­ra sos­te­ner la ver­sión del sui­ci­dio tie­nen la mis­ma cer­te­za. El di­rec­tor de la co­mi­sión de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal del Par­la­men­to,

En las úl­ti­mas se­ma­nas ha ha­bi­do otros tres sui­ci­dios sos­pe­cho­sos en pri­sio­nes ira­níes

Alae­din Bo­ru­yor­di, ase­gu­ró que en el ví­deo se ob­ser­va có­mo el re­clu­so ma­ni­pu­la unas sá­ba­nas con las que se ahor­có y que el sui­ci­dio es cla­ro. Pe­ro pa­ra el vi­ce­por­ta­voz de la cá­ma­ra, Ali Mo­tahe­ri, “es ne­ce­sa­rio te­ner más prue­bas”.

La muer­te del so­ció­lo­go se co­no­ció el sá­ba­do cuan­do Ra­min, uno de sus hi­jos, lo pu­bli­có en las redes so­cia­les. Tras desis­tir de la idea de pe­dir una au­top­sia in­de­pen­dien­te, la fa­mi­lia de­ci­dió ce­le­brar un fu­ne­ral pri­va­do en las mon­ta­ñas a las afue­ras de Tehe­rán es­te mar­tes, al que acu­die­ron de­ce­nas de co­le­gas, ami­gos y aman­tes del mon­ta­ñis­mo y la na­tu­ra­le­za co­mo él. En los al­re­de­do­res ron­da­ban al­gu­nos in­te­gran­tes de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia que ob­ser­va­ban que el fu­ne­ral se lle­va­ra a ca­bo con la dis­cre­ción que se le ha­bría pe­di­do a la fa­mi­lia.

La Or­ga­ni­za­ción Ira­ní de De­re­chos Hu­ma­nos, con se­de en Nue­va York, pu­bli­có el lu­nes un co­mu­ni­ca­do don­de un in­te­gran­te de la fa­mi­lia que vi­ve en el ex­tran­je­ro ase­gu­ra que la es­po­sa y los hi­jos es­tán ba­jo pre­sión. Ayer su hi­jo con­fir­mó en las redes que la mez­qui­ta don­de de­bía ce­le­brar­se una ce­re­mo­nia re­li­gio­sa ha­bía can­ce­la­do el ac­to abrup­ta­men­te.

HANDOUT / AFP

Ka­vus Se­yed Ema­mi, de 63 años y do­ble na­cio­na­li­dad ira­ní y ca­na­dien­se, era un aman­te del mon­ta­ñis­mo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.