Cró­ni­ca del desamor

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - Fer­nan­do Ónega

Es­ta­ba yo pen­san­do que, igual que hay un san Va­len­tín que re­cuer­da a las pa­re­jas lo mu­cho que se quie­ren, el co­mer­cio, la pren­sa o la mis­mí­si­ma Igle­sia po­drían bus­car otro san­to pa­ra re­cor­dar los des­ena­mo­ra­mien­tos. Y po­dría­mos ha­cer un con­cur­so a ver qué gre­mio apor­ta más casos. Es muy pro­ba­ble que ga­na­se el gre­mio po­lí­ti­co. De he­cho, la cró­ni­ca de es­tos días es­tá do­mi­na­da por las ma­las re­la­cio­nes en­tre pa­re­jas. No ha­ce fal­ta ci­tar­las, pe­ro tam­po­co so­bra.

En Ca­ta­lun­ya, el ma­tri­mo­nio Puig­de­mont-Jun­que­ras (per­do­nen que per­so­na­li­ce) pa­só de su fe­liz lu­na de miel en la Ge­ne­ra­li­tat al ti­tu­lar de ayer de es­te dia­rio: “Arre­cia el cho­que de JxCat y Es­que­rra”. En el ám­bi­to es­ta­tal, se oyen gri­tos de desave­nen­cia en ca­sa de los Ri­ve­ra-Ra­joy por unas en­cues­tas que in­cor­dian y un quí­ta­me allá unos co­rrup­tos, que di­cen los de Ciu­da­da­nos, y un en­sé­ña­me tú tus cuen­tas, que res­pon­den los del PP. En el flan­co iz­quier­do hay una pe­lea por la pri­ma­cía en­tre Po­de­mos y el PSOE. Y en la España de las au­to­no­mías tam­bién se di­bu­jan dos fren­tes: los que re­cla­man el per­dón de su deu­da y los que ce­le­bran que Mon­to­ro no es­té dis­pues­to a nin­gu­na qui­ta. Con­flic­tos dis­tin­tos, ni si­quie­ra com­pa­ra­bles, pe­ro con una de­fi­ni­ción co­mún: tiem­pos de desamor.

Esa es la po­lí­ti­ca, se­gún la ima­gen po­pu­lar: una pe­lea cons­tan­te en­tre lí­de­res y si­glas ba­jo la cual se es­con­den egoís­mos y am­bi­cio­nes, par­ti­dis­mos y –só­lo a ve­ces– al­gún aso­mo de pa­trio­tis­mo. Se con­fir­ma que, da­da la reali­dad me­diá­ti­ca, to­da fuer­za po­lí­ti­ca ne­ce­si­ta un enemi­go pa­ra ha­cer­se un hue­co en el es­ca­pa­ra­te. No se pu­bli­can los elo­gios, sal­vo los de Az­nar a Ri­ve­ra; se pu­bli­can los ata­ques, las in­si­dias, las rup­tu­ras, mien­tras el ciu­da­dano se pre­gun­ta qué hay de lo su­yo y quién se ocu­pa de sus ne­ce­si­da­des, por­que el desamor tie­ne con­se­cuen­cias pa­ra la so­cie­dad. Tie­ne las con­se­cuen­cias de que se pa­ra­li­zan los pre­su­pues­tos y nos abo­ca a ser go­ber­na­dos por de­cre­to, de que no hay for­ma de sa­car una ley ade­lan­te por­que la con­sig­na do­mi­nan­te es la de “a ese, ni agua” y de que ya na­die pien­sa en la ma­no­sea­da re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, por­que sa­be­mos que el con­sen­so es im­po­si­ble.

Lo di­jo el se­ñor Ra­joy ha­ce una se­ma­na: “La po­lí­ti­ca no pue­de ser un en­fren­ta­mien­to eterno y es­té­ril”. Pues lo es­tá sien­do, pre­si­den­te. No hay más que es­cu­char las se­sio­nes de con­trol pa­ra com­pro­bar có­mo ape­nas exis­te un re­co­no­ci­mien­to al ad­ver­sa­rio y to­do se vuel­ve in­ten­ción de de­rro­tar­lo. Ese es una de las claves de los blo­queos. Y en cuan­to al ciu­da­dano, que na­die se ex­tra­ñe de que si­ga co­lo­can­do a la cla­se po­lí­ti­ca co­mo uno de los gran­des pro­ble­mas na­cio­na­les. La gen­te quie­re so­lu­cio­nes o al me­nos es­fuer­zos por en­con­trar­las. Si ve, por ejem­plo, que se des­cui­dan alar­mas so­cia­les co­mo el fu­tu­ro de las pen­sio­nes, en­tra en la fa­se del des­ape­go. Ya es­tá ahí: nin­gún par­ti­do cuen­ta hoy con una in­ten­ción de vo­to su­pe­rior al 28%. Eso tam­bién es desamor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.