La nor­ma­li­dad

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Pilar Raho­la

No creo que na­die es­té en con­tra de vol­ver a la nor­ma­li­dad. Y por na­die me re­fie­ro a gen­tes de to­das las ori­llas ideo­ló­gi­cas, por­que más allá de las que­ren­cias pa­trias y las ideas po­lí­ti­cas, la ma­yo­ría as­pi­ra a vi­vir en so­cie­da­des don­de los con­flic­tos se re­suel­van de ma­ne­ra ci­vi­li­za­da. Por su­pues­to siem­pre los ha­brá que vi­van ins­ta­la­dos en el re­van­chis­mo y la ven­gan­za, y de ello te­ne­mos bue­na prue­ba en los ale­da­ños del po­der mon­clo­vi­ta y sus cóm­pli­ces ne­ce­sa­rios. Y ese re­van­chis­mo ven­ga­ti­vo ali­men­ta, a la vez, a los que vi­ven ins­ta­la­dos en el re­sis­ten­cia­lis­mo irre­den­tis­ta, afin­ca­dos en las es­qui­nas más pe­re­gri­nas del in­de­pen­den­tis­mo.

Pe­ro más allá de es­tos pun­tos ex­tre­mos, es­toy con­ven­ci­da de que el áni­mo que va des­de Es­tre­me­ra has­ta Wa­ter­loo, por un la­do, y des­de la pro­gre­sía más se­ria has­ta la me­jor gen­te de las hues­tes con­ser­va­do­ras, es el de vol­ver a un cau­ce más tran­qui­lo, don­de po­der ha­blar­nos. A di­fe­ren­cia de mi que­ri­do ami­go Puig­verd, de nin­gu­na ma­ne­ra creo que ni Puig­de­mont, ni su en­torno es­té “acam­pa­do en el irre­den­tis­mo” y que desee “so­cia­li­zar la des­gra­cia, es de­cir, la cár­cel”, con la idea de que cuan­tos más impu­tados, más fuer­za ten­drá la cau­sa a es­ca­la in­ter­na­cio­nal. Sin­ce­ra­men­te, es­ta afir­ma­ción me pa­re­ce una mal­dad im­pro­pia de la plu­ma siem­pre ho­nes­ta de An­to­ni, y más cuan­do in­ten­ta con­tra­po­ner­la a una hi­po­té­ti­ca re­cu­pe­ra­ción del seny de ERC. Creo que Puig­verd ha con­fun­di­do la vo­lun­tad de man­te­ner­se en la pre­si­den­cia, co­mo ges­to de dig­ni­dad an­te el atro­pe­llo del 155, con el irre­den­tis­mo ob­tu­so, de la mis­ma ma­ne­ra que ha con­fun­di­do la ló­gi­ca pru­den­cia de ERC –an­te el ca­len­da­rio ju­di­cial– con un cam­bio de pa­ra­dig­ma ideo­ló­gi­co. Ni lo uno, ni lo otro, aun­que to­dos, an­te los graves acon­te­ci­mien­tos, han va­ria­do las es­tra­te­gias y ade­cuan las tác­ti­cas. Pe­ro de ahí a hun­dir a unos en la mi­se­ria pa­ra ele­var uti­li­ta­ria­men­te a otros, van mu­chos pa­sos.

Vol­vien­do a lo de la nor­ma­li­dad, re­pi­to: la in­men­sa ma­yo­ría la quie­re. Pe­ro tam­bién hay un abis­mo en­tre desear la nor­ma­li­dad y con­si­de­rar que es nor­mal lo que es­tá ocu­rrien­do. Y pon­go el ejem­plo de la co­mi­da pro­gre Madrid-Bar­ce­lo­na del otro día. Per­so­nal­men­te creo que es una bue­na ini­cia­ti­va, pe­ro de­ci­dí no ir por­que só­lo pe­dí un ges­to, un sim­ple ges­to, por par­te de to­da esa pro­gre­sía: pro­nun­ciar­se en con­tra de te­ner pre­sos po­lí­ti­cos. Me di­je­ron que “eso se­ría ha­cer de­ma­sia­da po­lí­ti­ca”. ¿De ver­dad, ni eso? Lo cual me lle­va a la con­vic­ción de que mu­chos de los que ha­blan de diá­lo­go y cor­du­ra, en reali­dad lo ha­cen acep­tan­do la nor­ma­li­dad de te­ner gen­te en la cár­cel por sus ideas, asu­mir la ló­gi­ca de in­ter­lo­cu­to­rias don­de se cas­ti­gan las ideas, y de­glu­tir el pa­que­te com­ple­to de bar­ba­ri­da­des que se per­pe­tran con la ex­cu­sa de la in­de­pen­den­cia. La nor­ma­li­dad es un de­seo ne­ce­sa­rio, no­ble y ur­gen­te, pe­ro ¿a cos­ta de to­do? Y ahí es don­de el subs­tan­ti­vo cam­bia de sig­ni­fi­ca­do se­gún las ori­llas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.