La his­to­ria no es una coar­ta­da

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Lluís Foix

Una de las enig­má­ti­cas fra­ses es­cri­tas por Geor­ge Or­well en su cé­le­bre no­ve­la 1984 es que “el que con­tro­la el pa­sa­do con­tro­la el fu­tu­ro y el que con­tro­la el pre­sen­te con­tro­la el pa­sa­do”. La his­to­ria se pa­sea por lo si­glos dan­do o qui­tan­do la ra­zón, ma­ti­zan­do, a quie­nes fue­ron sus pro­ta­go­nis­tas.

Cuan­do se vi­ven tiem­pos de cam­bios de fon­do, y los que atra­ve­sa­mos aho­ra lo son, es muy di­fí­cil es­ta­ble­cer una lí­nea di­vi­so­ria en­tre una era y la si­guien­te mien­tras la tras­pa­sa­mos; só­lo cuan­do ha trans­cu­rri­do un cier­to tiempo se tie­ne una idea apro­xi­ma­da de lo que ha ocu­rri­do y lo que pa­re­cían epi­so­dios me­no­res se con­vier­ten en al­tos mu­ros.

Cuan­do fal­tan pro­yec­tos com­par­ti­dos de fu­tu­ro la ten­den­cia es re­crear­se en el pa­sa­do que fre­na las po­si­bi­li­da­des de de­rri­bar fron­te­ras y tran­si­tar jun­tos por la vía del pro­gre­so, la li­ber­tad y la con­cor­dia. Es in­com­pren­si­ble que un mi­llón de grie­gos se ma­ni­fes­ta­ran ha­ce unos días en Ate­nas pa­ra im­pe­dir que Ma­ce­do­nia lle­va­ra el nom­bre que los grie­gos con­si­de­ran pro­pio. El no­mi­na­lis­mo, lo par­ti­cu­lar, la vie­ja doc­tri­na fi­lo­só­fi­ca me­die­val, vuel­ve a la po­lí­ti­ca en con­tra­po­si­ción con lo que es abier­to y uni­ver­sal.

El Bre­xit es un ejem­plo y los po­pu­lis­mos na­cio­na­lis­tas que abun­dan en bue­na par­te de Eu­ro­pa co­rro­bo­ran una co­rrien­te que se afe­rra a su pa­sa­do por­que mi­ran al fu­tu­ro con mie­do, in­se­gu­ri­dad e in­cer­ti­dum­bre.

Se bus­can el mi­to y la fic­ción pa­ra cons­truir uni­ver­sos idea­les di­fí­cil­men­te adap­ta­bles a la ac­tua­li­dad. Geor­ge Stei­ner se­ña­la la pa­ra­do­ja de la cé­le­bre pro­po­si­ción de Aris­tó­te­les de que la fic­ción es más ver­da­de­ra que la his­to­ria. Son las his­to­rias de Sha­kes­pea­re las que en bue­na me­di­da de­ter­mi­nan el sen­ti­do de Gran Bre­ta­ña y la in­ter­pre­ta­ción de su pro­pio pa­sa­do. No hay his­to­ria for­mal que igua­le la ve­ra­ci­dad de

Gue­rra y paz de Tols­tói. Los Epi­so­dios na­cio­na­les de Gal­dós pue­den ser im­pre­ci­sos pe­ro di­bu­jan con bro­cha gor­da la his­to­ria es­pa­ño­la del si­glo XIX.

Po­lo­nia, Hun­gría y Che­quia es­tán le­van­tan­do fron­te­ras pa­ra pro­te­ger­se de in­mi­gran­tes que no tie­nen ni van a lle­gar. Rusia as­pi­ra a re­com­po­ner el vie­jo im­pe­rio za­ris­ta y so­vié­ti­co que se vino aba­jo ines­pe­ra­da­men­te a par­tir de 1989. Un gran con­ser­va­dor co­mo Ed­mund Bur­ke, ins­pi­ra­dor del prag­ma­tis­mo bri­tá­ni­co, de­cía que ol­vi­dar la his­to­ria es abrir la puer­ta al dis­pa­ra­te.

Pe­ro uti­li­zar só­lo la his­to­ria pa­ra ha­cer po­lí­ti­cas de pre­sen­te o de fu­tu­ro es un ejer­ci­cio en­do­gá­mi­co que va en con­tra del ca­rác­ter in­no­va­dor y pro­gre­sis­ta de to­dos los pue­blos. Jo­sep Pla de­cía en su Ho­me­not de Prat de la Ri­ba que la his­to­ria de ayer, los hom­bres de ayer, no pue­den ser re­su­ci­ta­dos con la his­to­ria de hoy, las ideas de hoy y con los hom­bres de hoy. Se­ría una in­co­rrec­ción im­per­do­na­ble. La his­to­ria, remata, no pue­de ser tra­ta­da con los cri­te­rios del ro­man­ti­cis­mo. Es lo que ocu­rre en mu­chas par­tes de Eu­ro­pa y tam­bién en Ca­ta­lun­ya. Vo­lun­ta­ris­mo ver­sus rea­lis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.