Las de­nun­cias de abu­sos de po­der con­tra Ox­fam y otras oe­ne­gés se dis­pa­ran

El Go­bierno bri­tá­ni­co ame­na­za con cor­tar los fon­dos “por fal­ta de li­de­raz­go mo­ral”

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - RA­FAEL RA­MOS Lon­dres. Corresponsal

El alu­vión de acu­sa­cio­nes so­bre los abu­sos se­xua­les por par­te de em­plea­dos de Ox­fam y otras oe­ne­gés no ce­sa. De re­pen­te, si uno po­ne un de­do en un lu­gar del ma­pa (Fi­li­pi­nas, Ban­gla­desh, Chad, Ne­pal, Gua­te­ma­la, Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go...), allí ha ha­bi­do coope­ran­tes, cas­cos azu­les de las Na­cio­nes Uni­das o fun­cio­na­rios in­ter­na­cio­na­les que han uti­li­za­do su po­der pa­ra con­tra­tar los ser­vi­cios de pros­ti­tu­tas –se sos­pe­cha que en mu­chos casos me­no­res de edad– por cua­tro du­ros, o a cam­bio de co­mi­da, ro­pa o un te­lé­fono mó­vil.

El bel­ga Ro­land van Hau­wer­mei­ren, en el ojo del hu­ra­cán por su pa­pel cuan­do era di­rec­tor de Ox­fam en Hai­tí tras el te­rre­mo­to del 2010, tam­bién se ser­vía de su car­go pa­ra pa­gar a mu­je­res a cam­bio de se­xo cuan­do tra­ba­ja­ba en Li­be­ria pa­ra la or­ga­ni­za­ción Mer­lin, que lue­go fue ab­sor­bi­da por Sa­ve The Chil­dren. Igual que en Puer­to Prín­ci­pe años más tar­de, uti­li­za­ba a los chó­fe­res de la oe­ne­gé pa­ra que le lle­va­sen a las pros­ti­tu­tas a su re­si­den­cia.

Mer­lín se com­por­tó esen­cial­men­te igual que Ox­fam. Tras re­ci­bir las de­nun­cias, sus eje­cu­ti­vos or­de­na­ron una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na que re­sul­tó en la di­mi­sión o el ce­se de van Hau­wer­mei­ren, pe­ro no die­ron di­fu­sión pú­bli­ca a los he­chos pa­ra no cau­sar da­ño a la repu­tación de la oe­ne­gé. Co­mo con­se­cuen­cia el cu­rrícu­lo del bel­ga per­ma­ne­ció im­po­lu­to, pu­dien­do con­ti­nuar su bien pa­ga­da ca­rre­ra (y sus abu­sos) en Chad, la Re­pú­bli­ca del Con­go, Hai­tí y Ban­gla­desh.

Paul Hard­castle, un coope­ran­te que tra­ba­jó en Li­be­ria en el 2004 con Van Hau­wer­mei­ren, pre­sen­tó una de­nun­cia for­mal en ju­lio de ese año a Annie Mac­klow-Smith, en­ton­ces di­rec­to­ra de re­cur­sos hu­ma­nos de Mer­lin, y en la ac­tua­li­dad sub­di­rec­to­ra de Sa­ve The Chil­dren In­tre­na­tio­nal, que tie­ne su se­de en Lon­dres. Aho­ra, en de­cla­ra­cio­nes al dia­rio The Ti­mes, ha ex­pre­sa­do su dis­gus­to y frus­tra­ción por el en­cu­bri­mien­to de los abu­sos.

La ac­triz bri­tá­ni­ca Min­nie Dri­ver ha di­mi­ti­do co­mo em­ba­ja­do­ra de Ox­fam, ha­bién­do­se de­cla­ra­do “ho­rro­ri­za­da” por las ale­ga­cio­nes con­tra la or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca y las co­sas que en los úl­ti­mos días han tras­lu­ci­do so­bre su ma­ne­ra de ope­rar. Más de mil dos­cien­tas per­so­nas han anu­la­do sus do­na­cio­nes au­to­má­ti­cas a la oe­ne­gé, y em­pre­sas co­mo Marks and Spen­cer es­tán re­con­si­de­ran­do sus víncu­los con ella por la ma­la pu­bli­ci­dad que sig­ni­fi­ca.

La mi­nis­tra bri­tá­ni­ca pa­ra Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal, Penny Mor­daunt, ha vuel­to a de­nun­ciar la “ca­ren­cia de li­de­raz­go mo­ral de Ox­fam” en una in­ter­ven­ción en Es­to­col­mo. “No du­da­ré -afir­mó en la ca­pi­tal sue­ca- en cor­tar los fon­dos a to­das aque­llas or­ga­ni­za­cio­nes del sec­tor que no an­te­pon­gan a su pro­pia repu­tación las ne­ce­si­da­des de las per­so­nas a las que su­pues­ta­men­te se de­di­can a ayu­dar”. El año pa­sa­do el Go­bierno bri­tá­ni­co dio ca­si cua­ren­ta mi­llo­nes de eu­ros a la oe­ne­gé con se­de en Ox­ford.

Aun­que la sub­di­rec­to­ra de Ox­fam, Penny Law­ren­ce, pre­sen­tó el mar­tes su di­mi­sión por­que era la di­rec­to­ra de pro­gra­mas in­ter­na­cio­na­les cuan­do se pro­du­je­ron los he­chos y la pos­te­rior in­ves­ti­ga­ción en Hai­tí, po­lí­ti­cos bri­tá­ni­cos pi­den tam­bién la ca­be­za de su di­rec­tor, Mark Gol­ding, de 60 años, por es­ti­mar que es más par­te del pro­ble­ma y la cul­tu­ra de abu­sos y en­cu­bri­mien­tos que de una even­tual so­lu­ción. Otros per­so­na­jes que se ha­llan en la pi­co­ta por lo que hi­cie­ron o de­ja­ron de ha­ce son el ex­mi­nis­tro de Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal An­drew Mit­chell, que ase­gu­ra que na­die le

La ac­triz Min­nie Dri­ver de­ja de re­pre­sen­tar a Ox­fam y Marks and Spen­cer se cues­tio­na su vin­cu­la­ción a la oe­ne­gé

in­for­mó de lo que pa­sa­ba en Hai­tí, y sus su­ce­so­res en el car­go Jus­ti­ne Gree­ning y Pri­ti Pa­tel. Tam­bién los eje­cu­ti­vos de la Cha­rity Com­mis­sion, en­car­ga­da en teo­ría de tu­te­lar la con­duc­ta de las or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas, pe­ro a la que se acu­sa de pro­te­ger­las.

Una al­ta eje­cu­ti­va de Ox­fam, Lan Mar­ca­do, ha de­cla­ra­do a la BBC te­ner co­no­ci­mien­to de que abu­sos se­xua­les “en me­nor es­ca­la que los de Hai­tí” se han pro­du­ci­do en Ban­gla­desh, Fi­li­pi­nas y Ne­pal. A to­do es­to, el di­rec­tor in­ter­na­cio­nal de la oe­ne­gé, Juan Al­ber­to Fuen­tes,ha si­do de­te­ni­do en Gua­te­ma­la den­tro de una in­ves­ti­ga­ción por co­rrup­ción vin­cu­la­da al mi­nis­tro de Fi­nan­zas de ese país. Y Mé­di­cos sin Fron­te­ras ha anun­cia­do que el año pa­sa­do des­pi­dió a 19 em­plea­dos y ac­tuó en 24 casos de aco­sos se­xua­les.

JO­NAT­HAN TORGOVNIK / GETTY

Ima­gen de unas le­tri­nas fi­nan­cia­das por Ox­fam en un cam­po de re­fu­gia­dos de Hai­tí

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.