Y las Na­cio­nes Uni­das, igual o peor to­da­vía...

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS -

An­drew McLeod, ex­di­rec­tor del cen­tro de coor­di­na­ción de emer­gen­cias de las Na­cio­nes Uni­das, es­ti­ma que per­so­nal de la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal ha per­pe­tra­do al­re­de­dor de 60.000 vio­la­cio­nes tan só­lo en la úl­ti­ma dé­ca­da, y que den­tro de ella tra­ba­jan 3.300 pe­dó­fi­los, en mu­chos casos en con­tac­to con niños vul­ne­ra­bles. Sus de­cla­ra­cio­nes han ali­men­ta­do la cre­cien­te per­cep­ción de que los cas­cos azu­les de la ONU y las oe­ne­gés am­pa­ran a de­pre­da­do­res se­xua­les que ac­túan con una im­pu­ni­dad que no ten­drían en sus paí­ses de ori­gen. McLeod efec­túa esa pro­yec­ción cal­cu­lan­do el nú­me­ro de de­nun­cias que se re­ci­ben con­tra em­plea­dos de las Na­cio­nes Uni­das, y es­ti­man­do que tan só­lo uno de ca­da diez casos es re­por­ta­do. En el res­to, la víc­ti­ma op­ta por per­ma­ne­cer en si­len­cio. “En los paí­ses más po­bres o que han su­fri­do ca­la­mi­da­des –di­ce–, un cas­co azul o una ca­mi­se­ta de Uni­cef equi­va­len a un sal­vo­con­duc­to pa­ra ha­cer lo que uno quie­ra”. La Agen­cia In­ter­na­cio­nal Nor­te­ame­ri­ca­na pa­ra Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal (Usaid), que des­de el 2011 ha da­do 100 mi­llo­nes de dó­la­res a Ox­fam y de­pen­de del De­par­ta­men­to de Es­ta­do, ha con­de­na­do “la con­duc­ta abo­mi­na­ble de la or­ga­ni­za­ción be­né­fi­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.