Un #MeToo pa­ra mu­sul­ma­nas

Una pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra egip­cia rom­pe el ta­bú del aco­so en la pe­re­gri­na­ción a La Me­ca

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - ADOL­FO S. RUIZ Sevilla

La mu­jer mu­sul­ma­na tie­ne des­de el pa­sa­do día 6 de es­te mes su pro­pio mo­vi­mien­to #MeToo con el que de­nun­ciar la vio­len­cia se­xual su­fri­da en los lu­ga­res de cul­to, es­pe­cial­men­te du­ran­te la ce­le­bra­ción del Haj, la pe­re­gri­na­ción sa­gra­da a La Me­ca, en Ara­bia Sau­dí, que los cre­yen­tes de­ben rea­li­zar de for­ma obli­ga­to­ria al me­nos una vez en la vi­da y don­de ca­da año acu­den dos mi­llo­nes de fie­les, la mi­tad de ellos mu­je­res. #Mos­queMeToo es una in­vi­ta­ción a rom­per los ta­búes so­bre la vio­len­cia se­xual su­fri­da en san­tua­rios don­de los im­pul­sos se­xua­les de­bie­ran es­tar con­te­ni­dos.

Un lar­go tes­ti­mo­nio pu­bli­ca­do el día 2 en Fa­ce­book por una jo­ven pa­kis­ta­ní, Sa­bi­ca Khan, en­cen­dió el fue­go. En su de­cla­ra­ción, ase­gu­ra­ba que du­ran­te su pe­re­gri­na­ción a La Me­ca al­guien le ha­bía to­ca­do el cu­lo “de una ma­ne­ra muy agre­si­va”, por lo que se ha­bía sen­ti­do “te­rri­ble­men­te vio­len­ta­da”.

La pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra mu­sul­ma­na Mo­na El­tahawy re­co­gió la an­tor­cha y fue quien lan­zó en Twit­ter la eti­que­ta #Mos­queMeToo, que muy pron­to se lle­nó de men­sa­jes. El­tahawy, na­ci­da en Port Said, Egip­to, en 1967 vi­ve a ca­ba­llo en­tre El Cai­ro y Nue­va York, aun­que su ju­ven­tud la pa­só en Ara­bia Sau­dí, don­de se des­per­tó su con­cien­cia fe­mi­nis­ta. En no­viem­bre del 2011, en ple­na pri­ma­ve­ra ára­be, fue tor­tu­ra­da y vio­la­da du­ran­te su de­ten­ción en el Mi­nis­te­rio del In­te­rior egip­cio.

El­tahawy lan­zó #Mos­queMeToo “pa­ra ayu­dar a las mu­sul­ma­nas a rom­per su si­len­cio”. Ella mis­ma su­frió abu­sos se­xua­les du­ran­te su pe­re­gri­na­ción a La Me­ca en 1982 cuan­do úni­ca­men­te te­nía quin­ce años. “Guar­dé si­len­cio a cau­sa del mie­do, pe­ro tam­bién pa­ra no dar una ma­la ima­gen de los mu­sul­ma­nes. In­clu­so hoy en día mu­chos me acu­san de in­ven­tar­me lo su­ce­di­do o de que lo úni­co que pre­ten­do es ca­lum­niar al is­lam”, se­ña­la El­tahawy.

Más de sie­te mil tes­ti­mo­nios se han uni­do a es­ta eti­que­ta con sus pro­pias ex­pe­rien­cias. La in­do­ne­sia Fa­ris­sa Ni­ba­la ase­gu­ra­ba que “nun­ca me he sen­ti­do más aco­sa­da que en la ciu­dad san­ta de La Me­ca”; Ang­gi Ang­gu­ni, es­co­ce­sa, se­ña­la que tie­ne “ho­rri­bles re­cuer­dos de La Me­ca. La gen­te pien­sa que por tra­tar­se de un lu­gar sa­gra­do pa­ra los mu­sul­ma­nes no va a ocu­rrir na­da ma­lo, pe­ro eso no es ver­dad”; un hom­bre jor­dano in­ter­vie­ne pa­ra se­ña­lar que ha­bía vis­to “có­mo ma­no­sea­ban a mi mu­jer”.

Mo­na El­tahawy de­nun­cia que ha re­ci­bi­do ame­na­zas y acu­sa­cio­nes de que­rer ga­nar no­to­rie­dad con es­ta cam­pa­ña. A los hom­bres mu­sul­ma­nes que le cri­ti­can por su ini­cia­ti­va les di­ce que “vues­tra ac­ti­tud y el odio que me pro­fe­sáis re­fle­ja exac­ta­men­te el mo­ti­vo por el que es­te es un pro­ble­ma del que na­die quie­re ha­blar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.