BAR­CE­LÓ En la ca­sa de Pa­lau i Fa­bre

El pin­tor ho­me­na­jea al poe­ta y ami­go con una ex­po­si­ción en su fun­da­ción de Cal­des d’Es­trac

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - TE­RE­SA SESÉ Cal­des d’Es­trac

AMi­quel Bar­ce­ló (Fe­la­nitx, 1957), siem­pre le ha acom­pa­ña­do la poe­sía. Vuel­ve una y otra vez a Rim­baud, Dy­lan Tho­mas, Juan Ra­món Ji­mé­nez, Le­za­ma Li­ma... Lee y re­lee a Jo­sep Car­ner, Blai Bo­net, Miquel Bauçà, Biel Mes­qui­da, Àn­gel Te­rron, An­dreu Vidal... Y Jo­sep Pa­lau i Fa­bre, al que con­si­de­ra ar­tí­fi­ce de “la me­jor obra poé­ti­ca de su tiempo en ca­ta­lán”. Lo co­no­ció tar­de, a me­dia­dos de la pa­sa­da dé­ca­da, cuan­do el Al­qui­mis­ta, ya ca­si no­na­ge­na­rio, lo vi­si­tó en su ta­ller de ar­ci­lla de Ar­tà. “Te­nía una vi­ta­li­dad enor­me y jun­tos pa­sa­mos una no­che me­mo­ra­ble, mag­ní­fi­ca –re­cuer­da el pin­tor en conversación te­le­fó­ni­ca des­de Pa­rís–. Le acom­pa­ña­ba su no­via y al­guien pro­pu­so fu­mar un po­rro de ma­rihua­na. Él no ha­bía fu­ma­do nun­ca y co­mo to­dos los que lo ha­cen por pri­me­ra vez de­cía ‘¡es­to no ha­ce na­da!’, pe­ro aca­bó con un co­lo­cón de cui­da­do que nos lle­vó a ha­blar de Ar­taud, de Mi­chaux... Esa no­che nos hi­ci­mos ami­gos fra­ter­na­les y em­pe­cé a leer su poe­sía: ad­mi­ra­ble, nue­va, fres­ca, y tan jo­ven...”.

Bar­ce­ló apun­tó la anéc­do­ta en uno de sus cua­der­nos de no­tas y aho­ra pue­de leer­se en la es­ca­le­ra de ac­ce­so a la ex­po­si­ción Pre­gon

desig , con la que Bar­ce­ló sa­tis­fa­ce al fin el de­seo de Pa­lau de aco­ger una mues­tra de su obra en su fun­da­ción de Cal­des d’Es­trac. Ge­ne­ro­so y to­rren­cial, el ar­tis­ta ha se­lec­cio­na­do per­so­nal­men­te 68 pie­zas de su pro­pia co­lec­ción, lle­ga­das di­rec­ta­men­te de su ta­ller de Pa­rís y que de al­gu­na for­ma re­su­men su pro­duc­ción de los úl­ti­mos años: Fon­dos sub­ma­ri­nos, tie­rra, ter­mi­tas, pe­ces y pul­pos, re­tra­tos y au­to­rre­tra­tos, cua­der­nos eró­ti­cos, apun­tes de Áfri­ca... “Ob­via­men­te no son obras he­chas pen­san­do en Pa­lau, pe­ro a la ho­ra de la se­lec­ción sí he tra­ta­do de ima­gi­nar lo que él ha­bría es­co­gi­do”, di­ce el ar­tis­ta, que tam­bién fir­ma el lo­go­ti­po del Any Pa­lau i Fa­bre, con­me­mo­ra­ción en la que se en­mar­ca la ex­po­si­ción.

Se tra­ta de la pri­me­ra mues­tra de Miquel Bar­ce­ló en Ca­ta­lun­ya des­de la gran re­tros­pec­ti­va que le de­di­ca­ron Arts San­ta Mònica y Cai­xaFo­rum en el 2010. “Los ar­tis- tas con­tem­po­rá­neos a los que más ad­mi­ra­ba Pa­lau eran Pe­re­jau­me y Bar­ce­ló. So­ña­ba con po­der ex­po­ner­lo aquí y lo in­vi­tó re­pe­ti­da­men­te, pe­ro no pu­do ver­la en vi­da. Aho­ra se ha da­do la po­si­bi­li­dad gra­cias a la ge­ne­ro­si­dad del ar­tis­ta, que se ha vol­ca­do en el pro­yec­to de for­ma muy de­sin­te­re­sa­da”, se­ña­la Ma­ria Cho­ya, la di­rec­to­ra de la fun­da­ción. “Lo que me in­tere­sa es que la gen­te que va­ya a ver la ex­po­si­ción se acer­que a su obra poé­ti­ca. Los poe­tas lo tie­nen siem­pre mu­cho más di­fí­cil”, con­vie­ne Bar­ce­ló.

Ar­tis­tas a tiempo com­ple­to, a Pa­lau y Bar­ce­ló les unía un de­seo per­ma­nen­te de crear, una iden­ti­fi­ca­ción con el hom­bre de las ca­ver­nas, y, por su­pues­to, Pi­cas­so. El pri­me­ro fue un mi­nu­cio­so y ob­se­si­vo es­tu­dio­so de la obra del ma­la­gue­ño, a quien con­sa­gró bue­na par­te de su vi­da. El se­gun­do ya no ocul­ta que Pi­cas­so ha si­do una de sus gran­des ins­pi­ra­cio­nes. De él ha­bla­ron tam-

‘PRE­GON DESIG’ La ex­po­si­ción reúne 68 obras se­lec­cio­na­das por el ar­tis­ta de su co­lec­ción per­so­nal SE­RIES Pul­pos y pe­ces, ter­mi­tas, re­tra­tos y au­to­rre­tra­tos, Áfri­ca, cua­der­nos eró­ti­cos...

bién aque­lla no­che en Ar­tà en la que am­bos aca­ba­rían “dis­pa­ran­do so­bre las ce­rá­mi­cas con una pis­to­la de ba­li­nes pa­ra ma­tar ra­tas que al­guien me ha­bía traí­do de Mé­xi­co. De he­cho, ten­go al­gu­na pie­za agu­je­rea­da por Pa­lau”, re­cuer­da Bar­ce­ló, que en vi­da le re­ga­la­ría un di­bu­jo ori­gi­nal que fi­nal­men­te no in­clu­yó pa­ra su edi­ción ilus­tra­da de la Di­vi­na Co­me­dia de Dan­te (Ga­là­xia Gu­tem­berg) y que se su­mó a otros cin­co que el poe­ta ha­bía ido ad­qui­rien­do a lo lar­go de su vi­da.

Pre­gon desig –tí­tu­lo to­ma­do del úl­ti­mo ver­so de L’aven­tu­ra (1947)– po­drá ver­se del 17 de fe­bre­ro al 9 de sep­tiem­bre. Hay pul­pos atra­pa­dos en pig­men­to gra­na­to­so y otros pin­ta­dos a dos ma­nos en bus­ca de un im­po­si­ble efec­to es­pe­jo, co­mo si él mis­mo fue­ra uno de esos oc­tó­po­dos mo­vien­do sus bra­zos en múl­ti­ples di­rec­cio­nes a la vez (lo reali­zó en el 2008 en Gi­ne­bra, en un in­ten­to por re­en­con­trar su equi­li­brio mien­tras pin­ta­ba la cú­pu­la pa­ra la se­de de Na­cio­nes Uni­das). Bar­ce­ló tam­bién ha in­cor­po­ra­do obras de su se­rie Ter­mi­tas, esos pa­pe­les que de­ja que de­vo­ren las ter­mi­tas mien­tras él es­tá en su ca­sa ta­ller en Fa­rrutx o en el es­tu­dio de Pa­rís y que, bro­mea, le crean “la ilu­sión de vi­vir otra vi­da de ar­tis­ta”. Es­tá tam­bién su se­rie de re­tra­tos de al­bi­nos afri­ca­nos, cu­yos ras­gos apa­re­cen co­mo por ar­te de ma­gia des­li­zan­do un pin­cel em­pa­pa­do de le­jía so­bre pa­pel ne­gro ; acua­re­las con las im­pre­sio­nes de lo vi­vi­do en el trans­cur­so de sus di­fe­ren­tes es­tan­cias en Ma­li en­tre 1988 y el 2000; au­to­rre­tra­tos co­mo sa­bio o con el ros­tro mul­ti­pli­cán­do­se sin rum­bo so­bre un mis­te­rio­so per­ga­mino...

Pre­gon desig cuen­ta tam­bién con una am­plia co­lec­ción de di­bu­jos (se­res abi­sa­les, se­pias, ti­bu­ro­nes, ca­ra­co­las...) que sir­ven de mo­de­lo pa­ra los bor­da­dos que lue­go rea­li­za su ma­dre, Fran­cis­ca Ar­ti­gues.

Y un cua­derno eró­ti­co rea­li­za­do en­tre Bang­kok, la In­dia y Pa­rís que, opi­na, “es muy Pa­lau”. Bar­ce­ló ha­bía en­via­do uno, pe­ro en las úl­ti­mas ho­ras lo ha sus­ti­tui­do por otro ya que aquel ejem­plar va a for­mar par­te de un pro­yec­to editorial jun­to al fi­ló­so­fo fran­cés Jean-Luc Nancy ti­tu­la­do Se­xis­ten­cia.

El Any Pa­lau i Fa­bre, cu­yo co­mi­sa­rio es Ma­nel Gue­rre­ro, cuen­ta en la ac­tua­li­dad con otras dos ex­po­si­cio­nes en Bar­ce­lo­na: Jo sóc el

meu pro­pi ex­pe­ri­ment, co­mi­sa­ria­da por Ju­lià Gui­lla­mon, en el Pa­lau Ro­bert, y Pa­lau mi­ra Pi­cas­so, con Víc­tor Fer­nán­dez co­mo co­mi­sa­rio, en Can Se­rra de la Dipu­tación.

AXEL MAR­TOS/ CLACK

Miquel Bar­ce­ló, en su es­tu­dio de Pa­rís con el cua­derno con los pro­yec­tos pa­ra el lo­go­ti­po del Any Pa­lau i Fa­bre

FUNDACIÓ PA­LAU I FA­BRE

‘Els Grius’.

Acua­re­la pa­ra la edi­ción ilus­tra­da de la

Di­vi­na co­me­dia

©MIQUEL BAR­CE­LÓ

‘Au­ber­gi­nes’.

Obra de la se­rie

Ter­mi­tas, del 2018

©MIQUEL BAR­CE­LÓ

‘Lan­za­ro­te 13’.

Gra­ba­do de 1999

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.