Una col­me­na en la Mi­ró

El museo bar­ce­lo­nés ex­plo­ra con la ayu­da de 24 ar­tis­tas con­tem­po­rá­neos el frá­gil y fas­ci­nan­te mun­do de las abe­jas con una mues­tra que po­li­ni­za­rá to­da la ciu­dad

La Vanguardia (1ª edición) - - CULTURA - JUS­TO BA­RRAN­CO Bar­ce­lo­na Ame­na­za­das.

La Fundació Mi­ró se ha con­ver­ti­do en un en­jam­bre. De ar­tis­tas y de abe­jas. De ar­tis­tas –na­da me­nos que 24– que ha­blan de abe­jas. Que las mi­ran, que ob­ser­van su la­bo­rio­so mun­do des­de den­tro y que in­clu­so in­ten­tan que el es­pec­ta­dor vea –y hue­la– el mun­do co­mo ellas. Ar­tis­tas que tam­bién en­tien­den la con­tri­bu­ción de es­tos in­can­sa­bles in–me­nos sec­tos, de los que ca­da vez hay me­nos, a nues­tro mun­do cul­tu­ral –han ins­pi­ra­do un po­ten­te sim­bo­lis­mo y no po­cas me­tá­fo­ras eco­nó­mi­cas, co­mo La fá­bu­la de las abe­jas o vi­cios pri­va­dos, vir­tu­des pú­bli­cas de Man­de­vi­lle– y al na­tu­ral, ya que ga­ran­ti­zan la bio­di­ver­si­dad del pla­ne­ta con su im­pa­ra­ble po­li­ni­za­ción de las plan­tas. Has­ta el pun­to de que aho­ra que des­apa­re­cen mu­chos agri­cul­to­res chi­nos tie­nen que po­li­ni­zar a mano sus pe­ra­les y man­za­nos. Unas ideas e imá­ge­nes que ali­men­tan las ins­ta­la­cio­nes y ví­deos que pue­blan la ex­po­si­ción Beeha­ve –un jue­go en­tre beehi­ve, col­me­na, y beha­ve, com­por­tar­se– que abre des­de ma­ña­na y has­ta el 20 de ma­yo en la Fundació Mi­ró.

“Vi­vi­mos en una épo­ca en la que ca­da vez se re­co­no­ce más que to­dos los ám­bi­tos de la vi­da es­tán in­ter­re­la­cio­na­dos, ar­te, cien­cia, es­truc­tu­ras so­cia­les, po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas. Re­la­cio­nes a ve­ces muy di­fí­ci­les de en­ten­der y el ar­te nos brinda al­gu­nas de las maneras más efi­ca­ces de ana­li­zar nues­tro mun­do y su com­ple­ji­dad”, ex­pli­có ayer Mar­ko Da­niel, nue­vo di­rec­tor de la Mi­ró, pa­ra jus­ti­fi­car la mues­tra, que es idea de Martina Mi­llà, je­fa de ex­po­si­cio­nes del cen­tro. Mi­llà ha tra­ba­ja­do du­ran­te dos años en Beeha­ve con 24 ar­tis­tas el ví­deo de Ma­ri­ne Hu­go­nier, to­das las pie­zas han si­do crea­das pa­ra la mues­tra– y ayer se emo­cio­na­ba vi­si­ble­men­te al pre­sen­tar­la. “Las abe­jas son gran­des maes­tras y lo que po­de­mos apren­der de es­te pro­yec­to es a con­vi­vir y em­pa­ti­zar con ellas. Y a po­li­ni­zar y tra­ba­jar en equi­po y ha­cer piña co­mo ha­cen ellas. Son una co­lec­ti­vi­dad muy es­pe­cial. Es­tán allá, son ami­gas y nos van guian­do de al­gu­na ma­ne­ra”, se­ña­ló. Guian­do des­de muy cer­ca, por­que la Mi­ró ha ob­te­ni­do el per­mi­so del Ayun­ta­mien­to pa­ra ins­ta­lar una col­me­na en su azo­tea: otros mu­seos del mun­do in­clu­so crean su pro­pia miel, ex­pli­có Mi­llà, pe­ro en Bar­ce­lo­na las col­me­nas se sa­ca­ron de la ciu­dad en los se­ten­ta –que­dan en Mont­juïc, Coll­se­ro­la y la Ciu­ta­de­lla pa­ra po­li­ni­zar y en­se­ñar– y qui­zá, su­gi­rió, se po­drían vol­ver a in­tro­du­cir con­tro­la­da­men­te co­mo en otras ciu­da­des. “No te­ner tan­to mie­do a es­te in­sec­to tan des­co­no­ci­do y en­con­trar la ma­ne­ra de con­vi­vir”, se­ña­ló. Pa­ra ha­cer­las me­nos des­co­no­ci­das, la mues­tra arran­ca con un cam­bio de es­ca­la pa­ra

“De las abe­jas po­de­mos apren­der a po­li­ni­zar, tra­ba­jar en equi­po y ha­cer piña”, di­ce la co­mi­sa­ria

‘Beeha­ve’ quie­re ayu­dar al vi­si­tan­te a mi­rar co­mo una abe­ja y a com­pren­der su vi­da y su im­por­tan­cia

el vi­si­tan­te, con la ins­ta­la­ción de Je­ró­ni­mo Ha­ger­man Re­la­cio­nes mu­tua­lis­tas, en la que hay un jar­dín de es­feas col­gan­tes, to­das re­ple­tas de olo­ro­sas flo­res vi­vas. Es­fe­ras en las que el vi­si­tan­te in­tro­du­ce la ca­be­za co­mo lo ha­cen las abe­jas pa­ra li­bar... y de pa­so po­li­ni­zan. El cam­bio de es­ca­la pro­si­gue con una ins­ta­la­ción de la bel­ga An­ne Ma­rie Maes con fo­to­gra­fías de gran for­ma­to de de­ta­lles anató­mi­cos de las abe­jas ob­te­ni­das al mi­cros­co­pio y con un ví­deo que lle­va al co­ra­zón de có­mo las abe­jas –las obre­ras vi­ven tres se­ma­nas en ve­rano y has­ta tres me­ses en in­vierno: se mue­ven me­nos– cons­tru­yen sus ho­ga­res. El in­te­rior de la vi­da en una col­me­na lo ex­plo­ran tam­bién los ar­qui­tec­tos GOIG –han crea­do una ins­ta­la­ción in­ter­ac­ti­va que jue­ga con la fre­cuen­cia de la luz que ven las abe­jas y en las paredes además de in­sec­tos se for­man es­ló­ga­nes co­mo “to­dos jun­tos” o “el fu­tu­ro jun­tos”– mien­tras que el ar­qui­tec­to y mú­si­co Xa­vi Man­za­na­res ha crea­do plan­chas mul­ti­sen­so­ria­les pa­ra que el es­pec­ta­dor se tum­be, sien­ta y es­cu­che la vi­bra­ción de la col­me­na de la Mi­ró.

Hay ví­deos so­bre las abe­jas co­mo los de To­ni Se­rra (Abu Ali) y Ma­ri­ne Hu­go­nier que van de Ma­rrue­cos a las mon­ta­ñas aus­tria­cas, y el co­lom­biano Luis Fer­nan­do Ra­mí­rez Ce­lis ha crea­do una columna trun­ca­da con cien­tos de he­xa­go­na­les bo­lis Bic re­lle­nos de miel y se­lla­dos con ce­ra. Una columna que sim­bo­li­za lo que son las abe­jas pa­ra el mun­do y que los sis­te­mas in­dus­tria­les han ro­to. La úl­ti­ma sala hay mues­tra los diez pro­yec­tos con los que Beeha­ve po­li­ni­za­rá Bar­ce­lo­na des­de el 15 de mar­zo, que in­clu­yen des­de una ve­la de cua­tro me­tros y medio que se irá des­ha­cien­do en la en­tra­da al claus­tro de la Bi­blio­te­ca de Ca­ta­lun­ya a es­tan­dar­tes al es­ti­lo de las pri­me­ras su­fra­gis­tas con los que reivin­di­ca­rán a las abe­jas y su tra­ba­jo en las ma­ni­fes­ta­cio­nes del 1 de ma­yo.

DON FARRALL / GETTY ANA JI­MÉ­NEZ

Las abe­jas ga­ran­ti­zan la bio­di­ver­si­dad y su des­apa­ri­ción al­te­ra to­do el eco­sis­te­ma

Re­la­cio­nes mu­tua­lis­tas, ins­ta­la­ción inmersiva de Je­ró­ni­mo Ha­ger­man en Beeha­ve

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.