Los No­bel de Li­te­ra­tu­ra to­man el Cai­xaFo­rum

Cai­xaFo­rum ex­po­ne las fo­tos de las en­tre­vis­tas de Manresa y Ayén pa­ra ‘La Van­guar­dia’

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - JO­SEP MASSOT Bar­ce­lo­na

Los es­cri­to­res se pa­san la vi­da crean­do per­so­na­jes, a ve­ces he­chos de ji­ro­nes de sí mis­mos, di­si­mu­lan­do lo que vi­vie­ron o lo que so­ña­ron, y los más tí­mi­dos, la ma­yo­ría de ellos, es­cul­pen tam­bién, pa­ra de­fen­der­se de la mi­ra­da ex­te­rior, su pro­pio per­so­na­je. Esa dis­tan­cia en­tre el rostro y la más­ca­ra es la que di­suel­ven Xa­vi Ayén y Kim Manresa que, en el 2005, se pro­pu­sie­ron en­tre­vis­tar a to­dos los pre­mios No­bel de Li­te­ra­tu­ra pa­ra el Ma­ga­zi­ne de La Van­guar­dia. Ha­ce unos me­ses ex­pu­sie­ron en el Mu­seo No­bel de Es­to­col­mo una se­lec­ción de las fo­tos que am­plían aho­ra en Cai­xaFo­rum: 23 pre­mia­dos, en una se­rie irre­pe­ti­ble.

En la pre­sen­ta­ción de la ex­po­si­ción, el di­rec­tor de La Van­guar­dia, Mà­rius Ca­rol, reivin­di­ca­ba, en tiem­pos de fast news de con­su­mo rá­pi­do y ol­vi­do in­me­dia­to, el pe­rio­dis­mo du­ra­de­ro, “un pe­rio­dis­mo que en­tra en los mu­seos co­mo una de las be­llas ar­tes”, un pe­rio­dis­mo que só­lo es po­si­ble, “si cuen­ta con un edi­tor dis­pues­to a fi­nan­ciar­lo”.

El efec­to es­té­ti­co co­mien­za en el preám­bu­lo de la ex­po­si­ción. An­tes de ver los rostros de los au­to­res, en la vi­drie­ra del hall de Cai­xaFo­rum se mues­tran fo­to­gra­fías de sus ma­nos, imá­ge­nes trans­lú­ci­das cuan­do les da el sol. Ma­nos cruzadas, en­ve- je­ci­das, ges­ti­cu­lan­tes o en re­po­so, sin plu­ma. lá­piz o bo­lí­gra­fo, pues la ma­yo­ría de ellos –di­ce Kim Manresa– “es­cri­ben a mano”.

En la mis­ma sa­la de en­tra­da, Ayén y Manresa han dis­pues­to so­bre me­sas ne­gras las pri­me­ras fo­tos de los No­bel. “He­mos que­ri­do ba­jar a los pre­mios No­bel de su pe­des­tal”, di­ce Xa­vi Ayén. “El es­pec­ta­dor ba­ja la mi­ra­da pa­ra ver las fo­to­gra­fías, co­mo en aque­llas me­sas en las que en las an­ti­guas re­dac­cio­nes se co­lo­ca­ban las fo­tos pa­ra se­lec­cio­nar las que se iban a pu­bli­car”. “En cam­bio –pro­si­gue– el es­pec­ta­dor al­za la vis­ta pa­ra leer los frag­men­tos de fra­ses de los es­cri­to­res que he­mos en­tre­vis­ta­do; es de­cir, al­za la vis­ta pa­ra la li­te­ra­tu­ra”.

Manresa cuen­ta que to­do em­pe­zó en el 2005, cuan­do pre­pa­ra­ba una ex­po­si­ción so­bre un pro­yec­to edu­ca­ti­vo, y qui­so pe­dir tex­tos de apo­yo a Da­río Fo y a Ken­za­bu­ro Oé. “Ya que les pe­día­mos un tex­to, ¿por qué no apro­ve­char la opor­tu­ni­dad y en­tre­vis­tar­los?”. “La idea –di­ce Xa­vi Ayén– era ha­cer al­go dis­tin­to a la tí­pi­ca en­tre­vis­ta de me­dia ho­ra en un ho­tel en la que el au­tor ha­bla del li­bro no­ve­dad”. “La pro­pues­ta –ha­bla aho­ra Manresa– con­sis­tía en huir de la fo­to­gra­fía del au­tor po­san­do con ilu­mi­na­ción de es­tu­dio y ba­jar­los, en cam­bio, a la ca­lle, fo­to­gra­fiar­les en sus co­ci­nas, en los mo­men­tos de su vi­da co­ti­dia­na”.

Ca­da en­tre­vis­ta tie­ne un sin­fín de anéc­do­tas. Ayén y Manresa se pre­sen­ta­ron en el do­mi­ci­lio de Do­ris Les­sing sin pre­via ci­ta. Les abrió la puer­ta la es­cri­to­ra en ba­ta y les aten­dió des­pués de pre­pa­rar un té y aca­bar de ver un pro­gra­ma de ca­rre­ras de ca­ba­llos. Más aven­tu­ra­do fue el via­je a Mé­xi­co pa­ra en­tre­vis­tar a Gar­cía Már­quez. Se pre­sen­ta­ron en el do­mi­ci­lio del No­bel co­lom­biano, que ha­cía quin­ce años

que no con­ce­día en­tre­vis­tas, con una ma­le­ta lle­na de re­ga­los de Na­vi­dad en­via­dos por la agen­te li­te­ra­ria Car­men Bal­cells. Una vez traspasado el bas­tión de la puer­ta de en­tra­da, y gra­cias a la com­pli­ci­dad de Mer­ce­des Bar­cha, el au­tor ac­ce­dió a la en­tre­vis­ta.

Da­rio Fo acep­tó re­ci­bir­les en el úni­co día li­bre que te­nía en su agen­da: pre­ci­sa­men­te el día que ce­le­bra­ba su 80.º aniver­sa­rio. Her­ta Mü­ller se es­pan­tó an­te los flas­hes de la cá­ma­ra de fo­tos, por­que le re­cor­da­ba su de­ten­ción por la po­li­cía de Ceau­ces­cu: “La úni­ca vez que la vi­mos son­reír fue cuan­do pa­só por de­lan­te de la sas­tre­ría a la que iba en su ju­ven­tud”. “En Ni­ge­ria, So­yin­ka –di­ce Manresa– nos pu­so dos guar­daes­pal­das ar­ma­dos que no se se­pa­ra­ban de nosotros ni de día ni de no­che. Cuan­do le pe­di­mos que ba­ja­ra a la ca­lle, acep­tó, pe­ro nos ad­vir-

KIM MANRESA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.