La opo­si­ción bar­ce­lo­ne­sa fuer­za un pleno so­bre los nar­co­pi­sos

PDECat, Cs, ERC y PP se­cun­dan la ini­cia­ti­va so­cia­lis­ta pa­ra ce­le­brar un de­ba­te ex­tra­or­di­na­rio

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - LUIS BENVENUTY

El Ayun­ta­mien­to de Bar­ce­lo­na ce­le­bra­rá an­tes de 15 días un pleno ex­tra­or­di­na­rio so­bre los pro­ble­mas del dis­tri­to de Ciu­tat Ve­lla.

Tras los fias­cos del tran­vía y la mul­ti­con­sul­ta, la cri­sis de los nar­co­pi­sos es la prin­ci­pal ame­na­za del go­bierno de Ada Co­lau. Ya no se tra­ta úni­ca­men­te de un pro­ble­ma del Ra­val. La ini­cia­ti­va del PSC en­con­tró el apo­yo de los edi­les del PDECat, Ciu­da­da­nos, ERC y PP en el pleno del pa­sa­do fe­bre­ro. Só­lo los de la CUP se man­tu­vie­ron al mar­gen. Los so­cia­lis­tas, sin em­bar­go, no re­gis­tra­ron la so­li­ci­tud has­ta ayer. Es­tas se­ma­nas los gru­pos de la opo­si­ción ba­rrun­ta­ron la po­si­bi­li­dad de pre­sen­tar la pro­pues­ta de un mo­do con­jun­to, pe­ro la fo­to­gra­fía de fa­mi­lia no fue po­si­ble. La ex­tra­or­di­na­ria si­tua­ción po­lí­ti­ca que atra­vie­sa Ca­ta­lun­ya com­pli­ca mu­cho es­tos ges­tos. En to­do ca­so la ma­yor par­te de los gru­pos de la opo­si­ción no es­tá dis­pues­ta a des­apro­ve­char la po­si­bi­li­dad de des­gas­tar un po­co más el go­bierno de la al­cal­de­sa Co­lau.

El so­cia­lis­ta Jau­me Coll­bo­ni des­ta­có ayer en la pre­sen­ta­ción de su pro­pues­ta que la la­cra de los nar­co­pi­sos del Ra­val es ya un pro­ble­ma de ciu­dad, que la pa­si­vi­dad, la fal­ta de aten­ción y los com­ple­jos en ma­te­ria de se­gu­ri­dad han lle­va­do ya al go­bierno de Co­lau a per­der el con­trol de la si­tua­ción, que los ma­les del Ra­val ya se ex­tien­den por el Gò­tic.

En ver­dad, los nar­co­pi­sos son el ex­tre­mo más lla­ma­ti­vo de la pro­gre­si­va de­gra­da­ción de la vi­da co­ti­dia­na de mu­cha gen­te. “Son pro­ble­mas que en es­tos mo­men­tos es­tán po­nien­do en ja­que el mo­de­lo de ciu­dad de Bar­ce­lo­na –pro­si­guió Coll­bo­ni–. Los co­mu­nes no pue­den con­ti­nuar elu­dien­do sus res­pon­sa­bi­li­da­des. Los ve­ci­nos se sien­ten so­los, las en­ti­da­des des­bor­da­das y la Guar­dia Ur­ba­na des­mo­ti­va­da an­te la fal­ta de apo­yo de la pro­pia al­cal­de­sa. Co­lau no en­tien­de que las po­lí­ti­cas de se­gu­ri­dad pú­bli­ca son de iz­quier­das, son la pro­tec­ción de los más des­fa­vo­re­ci­dos. Es­te go­bierno mu­ni­ci­pal es­tá echan­do a per­der to­do el tra­ba­jo rea­li­za­do en Ciu­tat Ve­lla du­ran­te la de­mo­cra­cia. En el pa­sa­do Bar­ce­lo­na tra­ba­jó muy du­ro pa­ra su­pe­rar si­tua­cio­nes muy com­pli­ca­das. Ciu­tat Ve­lla es el co­ra­zón de la ciu­dad, y cuan­do no la­te Bar­ce­lo­na su­fre”. Las nar­co­cu­pa­cio­nes es­tán im­po­nien­do la ley de la jun­gla en el dis­tri­to. Ha­ce po­cos días un em­pre­sa­rio lo­gró de­socu­par dos apar­ta­men­tos ubi­ca­dos cer­ca de Via Laie­ta­na tras pa­gar 3.000 eu­ros. El em­pre­sa­rio pre­fi­rió ne­go­ciar con los ocu­pas en vez de acu­dir a las ad­mi­nis­tra­cio­nes.

Jau­me Ciu­ra­na, del PDECat, Ca­ri­na Me­jías, de Ciu­da­da­nos, y Al­ber­to Fer­nán­dez, del PP, tam­bién exi­gie­ron al go­bierno de Co­lau que to­me me­di­das ex­tra­or­di­na­rias. “La de­ja­dez mu­ni­ci­pal es­tá ali­men­tan­do la de­gra­da­ción de to­da la ciu­dad –di­jo Me­jías–. Las pe­leas en la ca­lle, las ocu­pa­cio­nes ile­ga­les y los tra­fi­can­tes de dro­gas es­tán to­man­do el ba­rrio del Ra­val”. “Es­ta­mos re­gre­san­do a los peo­res mo­men­tos de los años 80 –aña­dió Fer­nán­dez–. Es ne­ce­sa­rio una res­pues­ta con­tun­den­te pa­ra ga­ran­ti­zar la con­vi­ven­cia, la se­gu­ri­dad ciu­da­da­na y la aten­ción a las per­so­nas que más lo ne­ce­si­ten”. Ade­más, Ciu­ra­na anun­ció que los de­mó­cra­tas so­li­ci­ta­rán en la co­mi­sión mu­ni­ci­pal de Pre­si­den­cia que se ce­le­bra­rá ma­ña­na que la al­cal­de­sa Co­lau re­nun­cie a sus atri­bu­cio­nes en ma­te­ria de se­gu­ri­dad y nom­bre a un con­ce­jal que se de­di­que a ellas en ex­clu­si­vi­dad. El po­pu­lar Fer­nán­dez hi­zo una pe­ti­ción si­mi­lar en el úl­ti­mo pleno mu­ni­ci­pal. “El dis­tri­to de Ciu­tat Ve­lla –con­ti­nuó Ciu­ra­na– es­tá su­frien­do un gra­ve pro­ce­so de de­gra­da­ción de­ri­va­do del do­ble fra­ca­so del go­bierno mu­ni­ci­pal, tan­to en las po­lí­ti­cas so­cia­les co­mo en las de se­gu­ri­dad. Co­lau ha aban­do­na­do es­te dis­tri­to”.

Mu­chas de la en­ti­da­des ve­ci­na­les na­ci­das pa­ra com­ba­tir la pro­li­fe­ra­ción de los nar­co­pi­sos de­nun­cian que la aten­ción po­lí­ti­ca y me­diá­ti­ca so­bre el Ra­val tam­bién es­tá con­tri­bu­yen­do a la es­tig­ma­ti­za­ción de sus ca­lles, una con­se­cuen­cia que es­tá ali­men­tan­do la ex­pul­sión de ve­ci­nos del ba­rrio. Son cues­tio­nes que es­tán di­vi­dien­do a las nue­vas aso­cia­cio­nes ciu­da­da­nas. Otras, sin em­bar­go, te­men más caer en el ol­vi­do que su­frir la gen­tri­fi­ca­ción. Las es­tra­te­gias a la ho­ra de abor­dar es­ta cri­sis tam­bién ge­ne­ran un in­ten­so de­ba­te. Unos en­tien­den que la raíz del pro­ble­ma es in­mo­bi­lia­rio, que si las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras no tu­vie­ran tan­tas vi­vien­das va­cías los tra­fi­can­tes de dro­gas no dis­pon­drían de tan­tas gua­ri­das que ocu­par, mien­tras que otros pien­san que las ad­mi­nis­tra­cio­nes han de po­ner el acen­to en la se­gu­ri­dad.

Los con­ce­ja­les de­mó­cra­tas pi­den a Co­lau que tras­pa­se sus atri­bu­cio­nes en se­gu­ri­dad a otro edil

XA­VIER CERVERA

Mu­chos ve­ci­nos del Gò­tic es­tán muy preo­cu­pa­dos an­te la ex­pan­sión de la ven­ta de dro­gas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.