May se en­fren­ta al Par­la­men­to por el ata­que a Si­ria

Los Co­mu­nes cen­su­ran a la pre­mier por no ha­ber si­do con­sul­ta­dos y le re­cuer­dan a Blair

La Vanguardia (1ª edición) - - PORTADA - RA­FAEL RA­MOS Londres. Corresponsal

The­re­sa May tu­vo que en­fren­tar­se ayer a las du­ras crí­ti­cas del Par­la­men­to por no ha­ber si­do con­sul­ta­do con an­te­rio­ri­dad a la de­ci­sión de ata­car Si­ria en una ac­ción con­jun­ta con Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos. Los par­la­men­ta­rios de la opo­si­ción re­cor­da­ron a la pri­me­ra mi­nis­tra que eso ya ocu­rrió con Tony Blair y la gue­rra de Iraq y que, la­men­ta­ble­men­te, es­tá re­pi­tien­do la mis­ma his­to­ria.

Tony Blair desafió re­pe­ti­da­men­te al Par­la­men­to pa­ra ir a la gue­rra de Irak y The­re­sa May ha he­cho lo pro­pio pa­ra ata­car a Si­ria. En­ton­ces era Sa­dam, aho­ra es Asad. En­ton­ces eran las fa­mo­sas ar­mas de des­truc­ción ma­si­va, aho­ra ar­mas quí­mi­cas. En­ton­ces era Bush, aho­ra es Trump. Las cir­cuns­tan­cias son di­fe­ren­tes pe­ro la his­to­ria se re­pi­te, se­gu­ra­men­te por­que los in­tere­ses geo­es­tra­té­gi­cos de las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les y su es­ta­blish­ment no han va­ria­do en es­tos años.

May es­qui­vó a la Cá­ma­ra de los Co­mu­nes a la ho­ra de to­mar su de­ci­sión con la ex­cu­sa de que se en­con­tra­ba de re­ce­so va­ca­cio­nal, al­go que le vino de per­las. Pe­ro ayer, ter­miin­de­ci­sos, na­da la fies­ta, no tu­vo más re­me­dio que ha­cer el pe­que­ño re­co­rri­do des­de el 10 de Dow­ning Street has­ta el Pa­la­cio de West­mins­ter y plan­tar ca­ra unos dipu­tados que –con ex­cep­ción de los de la coa­li­ción gu­ber­na­men­tal, y no to­dos– la re­ci­bie­ron de uñas. “Pa­re­ce men­ti­ra que las lecciones no se apren­dan, o no se quie­ran apren­der –di­jo la res­pon­sa­ble de Ex­te­rio­res del La­bour, Emily Thorn­berry–. Que se se­pa, el úni­co plan con­sis­tía en arro­jar bom­bas, igual que en Irak. Pe­ro de ca­ra a la re­cons­truc­ción del país y al diá­lo­go pa­ra po­ner fin a la gue­rra, ce­ro”.

“He­mos ac­tua­do con ple­na jus­ti­fi­ca­ción mo­ral y le­gal, co­mo par­te de una fuer­za mul­ti­na­cio­nal, al la­do de nues­tros alia­dos. No por­que lo di­je­ra Trump sino con el ob­je­ti­vo de ali­viar el su­fri­mien­to hu­mano, pre­ve­nir nue­vas agre­sio­nes con ar­mas quí­mi­cas y de­fen­der los in­tere­ses na­cio­na­les del Reino Uni­do”, ar­gu­men­tó la pre­mier. La cla­ve, por su­pues­to, es­tá en es­to úl­ti­mo.

Se­ve­ra­men­te cues­tio­na­da en una lar­ga se­sión de con­trol que se pro­lon­gó has­ta bien en­tra­da la no­che, May se afe­rró a ese con­cep­to del in­te­rés na­cio­nal co­mo a un cla­vo ar­dien­do. Por­que si bien una cla­ra ma­yo­ría de británicos se opo­nían al ata­que (por 43% a 22% y un 34% de se­gún una en­cues­ta), su ima­gen y per­cep­ción han me­jo­ra­do des­de que las no­ti­cias de pri­me­ra pla­na no son el Bre­xit y el de­cli­ve del Es­ta­do de bie­nes­tar, sino el en­ve­na­mien­to del es­pía ru­so Ser­guéi Skri­pal y su hi­ja Yu­lia, la ex­pul­sión de di­plo­má­ti­cos ru­sos en una ac­ción coor­di­na­da con los Es­ta­dos Uni­dos y la Unión Eu­ro­pea, y el de­te­rio­ro de las re­la­cio­nes con Mos­cú. Fue mi­nis­tra del In­te­rior, y cuan­do se tra­ta de asun­tos de se­gu­ri­dad da la im­pre­sión de mano du­ra, fir­me­za y ca­pa­ci­dad pa­ra for­jar coa­li­cio­nes. Mien­tras que cuan­do se tra­ta de la sa­li­da de la UE o com­ba­tir la cre­cien­te de­sigual­dad, va dan­do tum­bos, al al­bur de los vien­tos.

Por im­po­pu­la­res que sean en Gran Bre­ta­ña las aven­tu­ras mi­li­ta­res en Orien­te Me­dio, el cam­bio de guión ha sen­ta­do de ma­ra­vi­llas a May, que pa­re­ce in­clu­so re­ju­ve­neChe­cos­lo­va­quia ci­da y más se­gu­ra de sí mis­ma. Los son­deos le di­cen que los con­ser­va­do­res vuel­ven a es­tar por de­lan­te de los la­bo­ris­tas, y que ella tie­ne vein­te pun­tos más de apo­yo que el lí­der de la opo­si­ción Je­remy Corbyn, las­tra­do por la ti­bia res­pues­ta a las de­nun­cias de an­ti­se­mi­tis­mo con­tra su par­ti­do, y a una afi­ni­dad con Ru­sia que pro­vie­ne de su ju­ven­tud co­mu­nis­ta (en la que sus va­ca­cio­nes con­sis­tían en via­jar en bi­ci­cle­ta por y la Ale­ma­nia del Es­te), de su enor­me es­cep­ti­cis­mo a eso que se lla­man “los in­tere­ses de Oc­ci­den­te”. A su jui­cio, na­da ha que­da­do ca­te­gó­ri­ca­men­te de­mos­tra­do y las cul­pas se han re­par­ti­do con de­ma­sia­da fa­ci­li­dad.

Esa li­ge­re­za por par­te de Dow­ning Street es en su opi­nión apli­ca­ble tam­bién al ata­que a Si­ria. En un ar­tícu­lo ayer en The Guar­dian, afir­ma que “o bien se tra­ta de una ope­ra­ción pu­ra­men­te sim­bó­li­ca y de ca­ra a la ga­le­ría que só­lo ha ser­vi­do pa­ra des­truir edi­fi­cios va­cíos, y por tan­to in­efi­caz co­mo ele­men­to di­sua­so­rio y que no va a re­sol­ver nin­gu­na cues­tión de fon­do, o bien es pre­cur­so­ra de al­go más am­plio que pue­de pro­vo­car una pe­li­gro­sa es­ca­la­da, au­men­tar el balance de muer­tos y lle­var a una con­fron­ta­ción di­rec­ta en­tre los Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia. En cual­quier ca­so, nin­gu­na de las dos po­si­bi­li­da­des ofre­ce la pers­pec­ti­va de aca­bar con la gue­rra y sal­var vi­das, más bien to­do lo con­tra­rio, cuan­do lo que con­ven­dría se­ría re­ba­jar la ten­sión, bus­car un con­sen­so en la ONU pa­ra una ac­tua­ción mul­ti­la­te­ral, y po­ner fin a la di­ná­mi­ca de la cons­tan­te con­fron­ta­ción con el Kre­min”. Corbyn tie­ne

DAN KITWOOD / GETTY

Ma­ni­fes­tan­tes con­tra el ata­que a Si­ria, ayer en Whi­tehall (Londres)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.