Jo­sep An­to­ni Pla­nell

PRE­SI­DEN­TE DE ACUP

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - CA­RI­NA FARRERAS Bar­ce­lo­na

El rec­tor de la UOC, en ca­li­dad de pre­si­den­te de la aso­cia­ción de uni­ver­si­da­des pú­bli­cas de Ca­ta­lun­ya, ex­pli­ca el im­pac­to que ha te­ni­do el ca­so Ci­fuen­tes, aun­que pre­ci­sa que el sis­te­ma ca­ta­lán “es­tá pre­pa­ra­do pa­ra que eso no pa­se”.

UR­GEN­CIA DE GO­VERN “El mun­do con­ti­núa y nosotros se­gui­mos pa­ra­dos, y han de to­mar­se de­ci­sio­nes”

IRRE­GU­LA­RI­DA­DES “No pue­de ser que el su­pues­to de­frau­da­dor ten­ga au­to­ri­dad so­bre el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio”

El rec­tor de la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya (UOC), Jo­sep An­to­ni Pla­nell, ha si­do nom­bra­do pre­si­den­te de la As­so­cia­ció Catalana d’Uni­ver­si­tats Pú­bli­ques (ACUP) jus­to cuan­do ha sal­ta­do el ca­so del más­ter de la pre­si­den­ta de la co­mu­ni­dad de Ma­drid. Preo­cu­pa­do por el de­te­rio­ro de la ima­gen de las uni­ver­si­da­des den­tro y fue­ra del país pi­de más res­pe­to por la ins­ti­tu­ción por par­te de los po­lí­ti­cos, es­pe­cial­men­te del mi­nis­tro de Edu­ca­ción, que sos­tu­vo que el mas­ter­ga­te era un pro­ble­ma de la uni­ver­si­dad. Ur­ge a la for­ma­ción de un Go­vern pa­ra re­sol­ver el dé­fi­cit de fi­nan­cia­ción, la si­tua­ción de la in­ves­ti­ga­ción, la ba­ja­da de ta­sas, la re­no­va­ción de per­so­nal... “El mun­do si­gue y nosotros es­ta­mos pa­ra­dos”.

¿Có­mo ana­li­za la po­lé­mi­ca del más­ter de Cris­ti­na Ci­fuen­tes?

Es­te es un pro­ble­ma fun­da­men­tal­men­te po­lí­ti­co y de los po­lí­ti­cos, no de la uni­ver­si­dad. No por co­me­ter un de­li­to fis­cal se po­ne en cues­tión a to­dos los ciu­da­da­nos, o a Ha­cien­da. De­je­mos que la Fis­ca­lía tra­ba­je. Aho­ra bien, no es de re­ci­bo que el mi­nis­tro de Edu­ca­ción di­ga que es un pro­ble­ma de la uni­ver­si­dad.

Pe­ro Ci­fuen­tes, de ha­ber con­se­gui­do un más­ter fic­ti­cio, ha­bría re­que­ri­do la com­pli­ci­dad de la uni­ver­si­dad.

Sí, al­guien tie­ne que ha­ber co­la­bo­ra­do des­de den­tro. Hay un cla­ro abu­so de po­der por par­te de los po­lí­ti­cos. Mi­re, lo que no pue­de ser es que la per­so­na que su­pues­ta­men­te ha co­me­ti­do el frau­de sea la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid, que tie­ne au­to­ri­dad so­bre el sis­te­ma uni­ver­si­ta­rio de la co­mu­ni­dad.

Al­guien se plie­ga a ese abu­so.

Sí, no sa­be­mos to­da­vía pe­ro le ase­gu­ro que no con el con­jun­to de la uni­ver­si­dad, ni to­dos los pro­fe­so­res, ni to­dos los es­tu­dian­tes...

El se­gun­do día el rec­tor re­fren­dó el más­ter de Ci­fuen­tes.

Se equi­vo­có, co­mo di­jo el pre­si­den­te de la CRUE.

¿Qué se­ría ne­ce­sa­rio pa­ra que no se co­me­tie­ran esos abu­sos?

El mun­do uni­ver­si­ta­rio es­tá ya hi­per­re­gu­la­do y con­tro­la­do. Pa­ra un más­ter ofi­cial hay que ir a una agen­cia de acre­di­ta­ción, se es­ta­ble­cen pro­ce­di­mien­tos, nú­me­ro de pro­fe­so­res, re­co­no­ci­mien­tos. Las nor­ma­ti­vas es­tán.

¿Tie­ne que di­mi­tir Ci­fuen­tes?

En otros paí­ses por cues­tio­nes me­no­res se di­mi­te, pe­ro pre­fie­ro no opi­nar de asun­tos po­lí­ti­cos.

¿Por qué los po­lí­ti­cos quie­ren es­tos más­ters?

Es un ele­men­to de pres­ti­gio de­mos­trar que tie­nes unos co­no­ci­mien­tos.

Pa­re­ce que se to­le­ra fal­sear el cu­rrí­cu­lum co­mo he­mos vis­to es­tos días con po­lí­ti­cos des­min­tien­do su­pues­tos es­tu­dios.

No es nue­vo. En Ca­ta­lun­ya tam­bién ha pa­sa­do. Aque­llos que no tie­nen nin­gu­na ca­rre­ra pe­ro ini­cia­ron al­gu­na po­nen aho­ra eso de “es­tu­dios de...” cuan­do qui­zás só­lo han he­cho dos asig­na­tu­ras. Es lí­ci­to, cla­ro, pe­ro no es lo mis­mo.

Te­ne­mos un pro­ble­ma de no­men­cla­tu­ra.

Sí, hoy to­dos los cur­sos des­pués del gra­do se les lla­ma “mas­ters” cuan­do son cur­sos o cur­si­llos. Un mas­ter ofi­cial de­be es­tar acre­di­ta­do co­mo tal, su du­ra­ción es lar­ga, es eva­lua­ble... Es­te es un terreno pe­li­gro­so por­que hay uni­ver­si­da­des con áni­mo de lu­cro (en Ca­ta­lun­ya, no) que son ins­ti­tu­cio­nes que ofre­cen for­ma­ción du­do­sa. No lle­ga­mos a los ex­tre­mos de las ga­ra­ge uni­ver­si­ties. En la Lon­don Ame­ri­can Uni­ver­sity ma­tri­cu­la­ron a un perro y al ca­bo de unos me­ses re­ci­bió el MBA. Si la edu­ca­ción la po­ne­mos co­mo ne­go­cio pue­de su­ce­der es­to. Pe­ro nosotros no fun­cio­na­mos así.

¿Afec­ta a la ima­gen ex­te­rior?

Mu­cho y es­ta­mos preo­cu­pa­dos. En Ca­ta­lun­ya, el 20% de más­ters son es­tu­dian­tes ex­tran­je­ros y el 40% de los doc­to­ra­dos. Y es in­jus­to por­que nos so­me­te­mos a agencias de acre­di­ta­ción co­mo la Ane­ca y la Aqu, que es la catalana, re­co­no­ci­da a ni­vel in­ter­na­cio­nal.

¿Po­dría dar­se un mas­ter­ga­te en Ca­ta­lun­ya?

De­lin­cuen­tes hay en to­das par­tes. Pe­ro el sis­te­ma ca­ta­lán es­tá pre­pa­ra­do pa­ra que no pa­se.

Y si pa­sa­ra, ¿qué exi­gi­ría?

De­pu­ra­ría res­pon­sa­bi­li­da­des por­que no se pue­de po­ner en cues­tión la cre­di­bi­li­dad de unos cam­pus que tie­nen po­si­cio­nes muy bue­nas en los ran­king.

¿Ur­ge cons­ti­tuir el Go­vern?

Mu­cho. El mun­do con­ti­núa y nosotros se­gui­mos pa­ra­dos. Ne­ce­si­ta­mos un Go­vern que pien­se en el fu­tu­ro y re­suel­va las cues­tio­nes que nos acu­cian. La fi­nan­cia­ción, las ta­sas, la re­no­va­ción de per­so­nal. Qui­zás se pro­rro­gue el de­cre­to

de pre­cios de las ma­trí­cu­las.

Más fi­nan­cia­ción, más au­to­no­mía. Na­da nue­vo.

No de­ja­re­mos de in­sis­tir. En el 2007 te­nía­mos un pre­su­pues­to de 1.000 mi­llo­nes que se ha re­du­ci­do a 700 mi­llo­nes, un 30% me­nos. Se ha se­gui­do tra­ba­jan­do pe­ro hay que re­cu­pe­rar­lo. La Uni­ver­sity Co­lle­ge Lon­don tie­ne unos 40.000 es­tu­dian­tes y cuen­ta con un pre­su­pues­to de 1.300 mi­llo­nes. Sin em­bar­go, la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de nues­tras uni­ver­si­da­des es su­pe­rior. Así es­ta­mos.

¿Por qué cree que el Go­vern no le da a la uni­ver­si­dad la no­to­rie­dad que a su jui­cio me­re­ce?

He­mos ini­cia­do una tan­da de con­ver­sa­cio­nes con par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra que se­pan que las uni­ver­si­da­des jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en el mo­de­lo de país que que­re­mos te­ner. Si hay in­ver­sión ex­tran­je­ra es por­que po­de­mos pro­por­cio­nar ta­len­to a las em­pre­sas. Pe­ro ca­re­ce­mos de una con­se­lle­ria pro­pia que en­tien­da nuestra com­ple­ji­dad y de­fien­da la in­ves­ti­ga­ción uni­ver­si­ta­ria, muy to­ca­da es­te año. Si suben los in­gre­sos pú­bli­cos de las uni­ver­si­da­des, ba­ja­rán las ta­sas. Pe­ro co­mo no te­ne­mos Go­vern no po­de­mos ne­go­ciar. El 155 no nos ayu­da.

¿Hay que re­par­tir el pre­su­pues­to de for­ma dis­tin­ta en­tre las uni­ver­si­da­des?

Sí, ese asun­to es­tá so­bre la me­sa. De­be­ría re­ci­bir más no quien me­jo­ra más sino quien más con­tri­bu­ye. Pe­ro no hay Go­vern.

Us­te­des han he­cho un co­mu­ni­ca­do a fa­vor de la de­mo­cra­cia que ha si­do cri­ti­ca­do por to­das par­tes.

Na­die es­tá con­ten­to, pe­ro le di­go una co­sa, so­mos uni­ver­si­da­des con di­fe­ren­tes opi­nio­nes y, sin em­bar­go, he­mos si­do ca­pa­ces de con­sen­suar un do­cu­men­to to­das jun­tas.

KIM MANRESA

Jo­sep An­to­ni Pla­nell es el nue­vo pre­si­den­te de las uni­ver­si­da­des pú­bli­cas ca­ta­la­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.