Al­ta ten­sión

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO -

El jui­cio por los he­chos de Al­sa­sua ini­cia­do en la Au­dien­cia Na­cio­nal; y la pa­rá­li­sis de al­gu­nos pro­yec­tos por la cri­sis po­lí­ti­ca de Ca­ta­lun­ya.

AYER se ini­ció en la Au­dien­cia Na­cio­nal de San Fer­nan­do de He­na­res el jui­cio por te­rro­ris­mo con­tra ocho jó­ve­nes que, en la ma­dru­ga­da del 15 de oc­tu­bre del 2016, agre­die­ron pre­sun­ta­men­te en un bar de Al­sa­sua (Na­va­rra) a dos guar­dias ci­vi­les que iban acom­pa­ña­dos de sus parejas, y les cau­sa­ron una frac­tu­ra de to­bi­llo y con­tu­sio­nes. Es­te ca­so ha le­van­ta­do re­vue­lo, en­tre otros mo­ti­vos por­que tres de los ocho jó­ve­nes es­tán en pri­sión pre­ven­ti­va des­de ha­ce más de 500 días. Y, so­bre to­do, por­que la ca­li­fi­ca­ción de te­rro­ris­mo, por par­te del Es­ta­do, de unos he­chos que la de­fen­sa de los en­cau­sa­dos pre­sen­ta co­mo me­ra “pe­lea de bar”, ha si­do va­lo­ra­da en dis­tin­tas ins­tan­cias co­mo ex­ce­si­va. In­clui­da Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal, que, co­mo ob­ser­va­do­ra del jui­cio, til­da de des­pro­por­cio­na­da la acu­sa­ción de te­rro­ris­mo.

To­do in­di­ca que los jó­ve­nes acu­sa­dos han te­ni­do al­gu­na re­la­ción con Os­pa, or­ga­ni­za­ción na­ci­da en el en­torno de ETA que bus­ca la ex­pul­sión de los cuer­pos de se­gu­ri­dad del Es­ta­do del País Vas­co y Na­va­rra. Tam­bién que tras la dis­cu­sión en­tre unos y otros en el bar Kox­ka de Al­sa­sua, aque­lla no­che de oc­tu­bre del 2016, fue­ron va­rias las per­so­nas que par­ti­ci­pa­ron en la sub­si­guien­te agre­sión a los fun­cio­na­rios del ins­ti­tu­to ar­ma­do. Pe­ro no fal­tan quie­nes creen, sin dis­cu­tir la gra­ve­dad de los he­chos, que la ca­li­fi­ca­ción de te­rro­ris­mo, que en es­te ca­so aca­rrea pe­ti­cio­nes de pe­nas de en­tre 12 y 62 años de pri­sión, es ex­ce­si­va en sí mis­ma y, ade­más, no guar­da pro­por­ción con los de­li­tos co­me­ti­dos por eta­rras en los años de plo­mo ni con las con­de­nas que re­ci­bie­ron, y me­nos con las que a ve­ces cum­plie­ron. Pen­sar que la par­ti­ci­pa­ción en una re­frie­ga de ma­dru­ga­da, con los áni­mos desata­dos por el al­cohol, pue­de ser acree­do­ra de una pe­na mu­cho más se­ve­ra que la cum­pli­da por per­so­nas que per­pe­tra­ron aten­ta­dos mor­ta­les, a ve­ces con va­rias víc­ti­mas, es in­quie­tan­te.

Cual­quier ac­ción que bus­que la ex­clu­sión so­cial, en es­te ca­so de miem­bros de las fuer­zas del or­den, no de­be ser to­le­ra­da. Pe­ro sí per­se­gui­da. La idea que al­gu­nos tie­nen de una so­cie­dad ideal, lim­pia de per­so­nas con ideologías o tra­ba­jos que se con­si­de­ran con­tra­rios a los pro­pios in­tere­ses, es inacep­ta­ble. Qui­zás se dé en al­gu­nos gru­pos ra­di­ca­li­za­dos. Pe­ro no se les de­be per­mi­tir que im­pon­gan su cri­te­rio, me­nos aún por la fuer­za. Di­cho es­to, el Es­ta­do de­be ser muy cui­da­do­so a la ho­ra de ca­li­fi­car con­duc­tas de­lic­ti­vas y, en el ca­so que nos ocu­pa, til­da­das de te­rro­ris­tas. Si al­gu­na fuer­za tie­ne el Es­ta­do es que sus de­ci­sio­nes, le­jos de cual­quier ar­bi­tra­rie­dad, se asien­ten en cri­te­rios equi­li­bra­dos, que bus­quen la jus­ti­cia y no otras co­sas o, peor aún, una es­pe­cie de le­gis­la­ción pre­ven­ti­va que le pue­da lle­var a in­cu­rrir en exa­ge­ra­cio­nes que, a su vez, con­duz­can a una ba­na­li­za­ción de tér­mi­nos co­mo te­rro­ris­mo.

La jor­na­da de ayer, pri­me­ra del jui­cio, no arro­jó luz nue­va so­bre los he­chos. Los abo­ga­dos de la de­fen­sa se cen­tra­ron en tra­tar de de­mos­trar que sus clien­tes no par­ti­ci­pa­ron en los he­chos juz­ga­dos, y en ne­gar to­da mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca. Hoy se­gui­rá el jui­cio con la de­cla­ra­ción de las víc­ti­mas. Y no se es­pe­ra que ha­ya sen­ten­cia in­me­dia­ta. Es de desear, en to­do ca­so, que es­te jui­cio, que se pro­lon­ga­rá no me­nos de quin­ce días, aca­be re­sol­vién­do­se de tal mo­do que con­so­li­de la con­fian­za ciu­da­da­na en la jus­ti­cia. Al­go que qui­zás no se con­si­ga si se des­na­tu­ra­li­zan los ac­tos te­rro­ris­tas al am­pa­ro de un Có­di­go Pe­nal re­for­ma­do ha­ce tres años y cu­ya du­re­za su­pera ya cla­ra­men­te la de al­gu­nos paí­ses ve­ci­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.