Me­di­te­rrá­neo idí­li­co

El ve­te­rano ac­tor pro­ta­go­ni­za ‘For­men­te­ra lady’, ope­ra pri­ma del tam­bién ac­tor Pau Du­rà que con­cur­sa en Má­la­ga

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - Fer­nan­do Gar­cía Má­la­ga

Jo­sé Sa­cris­tán pre­sen­ta en el fes­ti­val de Má­la­ga For­men­te­ra Lady, ópe­ra pri­ma de Pau Du­rà, en la que el ve­te­rano ac­tor in­ter­pre­ta a un vie­jo hippy que vi­ve en la is­la des­de los años se­ten­ta, cuan­do lle­gó en bus­ca del pa­raí­so.

An­tes de em­pe­zar, el ac­tor bro­mea: “Qué, ¿ha­ce­mos la en­tre­vis­ta co­mo Ci­fuen­tes hi­zo el más­ter?”. Es una bro­ma ob­via­men­te áci­da, pe­ro él son­ríe. Y es que a Jo­sé Sa­cris­tán se le ve in­dig­na­do y har­to, pe­ro tam­bién pa­so­ta y fe­liz. Lo ver­ba­li­za exac­ta­men­te así: “Es que pa­so”. Y so­bre los di­ri­gen­tes que te­ne­mos, aña­de: “¡An­da y que les den, a unos y a otros!”. Su ac­ti­tud re­cuer­da en par­te a la de su per­so­na­je pro­ta­go­nis­ta en For­men­te­ra lady, la pe­lí­cu­la y ópe­ra pri­ma del ac­tor Pau Du­rà que am­bos pre­sen­ta­ron ayer en el Fes­ti­val de Má­la­ga. El lar­go­me­tra­je tra­ta de un vie­jo hippy, Sa­muel, que vi­ve en esa is­la de Ba­lea­res des­de que se fue allí en los años se­ten­ta, a bus­car el pa­raí­so. Aho­ra es­tá al­go so­lo, col­ga­do, y to­ca el ban­jo en un bar de vie­jos roc­ke­ros. Un día su hi­ja An­na (No­ra Na­vas) le pi­de que se haga car­go del nie­to, Mar­co (San­dro Ba­lles­te­ros), y eso des­co­yun­ta su exis­ten­cia. Pa­ra bien y pa­ra mal.

“Hay co­mo una des­com­pen­sa­ción en es­te hom­bre al­go des­mem­bra­do que se ha que­da­do allí –en su ca­sa en For­men­te­ra– has­ta que aparece ines­pe­ra­da­men­te la fi­gu­ra de esa cria­tu­ra, su nie­to, que aca­ba­rá com­ple­tán­do­le”, ex­pli­ca Sa­cris­tán. Lo que a él más le gus­ta de la his­to­ria es que en ella no ha­ya “ni sub­ra­ya­dos ni pre­mi­sas ni con­clu­sio­nes”, así co­mo “nin­gu­na in­ten­ción de mo­ra­li­zar ni ge­ne­ra­li­zar”. Ello con­fie­re a la na­rra­ción una ama­bi­li­dad y una dul­zu­ra es­pe­cia­les aún cuan­do abor­de el tra­go amar­go de un ti­po que se ve obli­ga­do a pe­char con una res­pon­sa­bi­li­dad que en su día, cuan­do le to­ca­ba, no asu­mió.

La sua­vi­dad del re­la­to es de­li­be­ra­da. “Qui­se ju­gar con los se­mi­to­nos”, di­ce Du­rà, que po­ne el én­fa­sis en dos ideas ca­si opues­tas pe­ro com­pa­ti­bles de­trás de la vi­ven­cia de Sa­muel: la po­si­bi­li­dad de sa­lir del in­mo­vi­lis­mo y la ce­rra­zón aun­que sea con mu­chos años de re­tra­so –por­que “nun­ca es tar­de pa­ra eso”– y la im­po­si­bi­li­dad de huir de la nos­tal­gia, en­ten­di­da ba­jo la de­fi­ni­ción de Mi­lan Kun­de­ra co­mo “el do­lor por no po­der re­gre­sar”.

Sa­cris­tán mues­tra lo que po­dría con­si­de­rar­se co­mo una cier­ta nos­tal­gia de las ex­pec­ta­ti­vas crea­das en la Es­pa­ña de los se­ten­ta, en la tran­si­ción. El ac­tor se re­vuel­ve con apa­ren­te ra­bia con­tra “los que ma­ne­jan el co­ta­rro” en el Go­bierno y los par­ti­dos. “No me gus­tan ni unos ni otros” . Y alu­de al con­flic­to de Ca­ta­lun­ya: “No me van ni los que anun­cian la re­pú­bli­ca co­mo si anun­cia­ran los fue­gos ar­ti­fi­cia­les de su pue­blo ni los que di­cen eso de que la pa­tria no se des­ha­ce. ¡Dón­de co­ño va­mos con un mi­nis­tro de Cul­tu­ra can­tan­do Soy el no­vio de la muer­te!”

“¡Dón­de co­ño va­mos con un mi­nis­tro de Cul­tu­ra can­tan­do ‘Soy el no­vio de la muer­te’!”, se in­dig­na Sa­cris­tán

Pa­ra re­ma­tar, aña­de, “¿qué le pa­sa a la iz­quier­da?” Y car­ga con­tra Pa­blo Igle­sias. “Ese mu­cha­cho tie­ne un pro­ble­ma. Ha en­tra­do en una de­ri­va me­siá­ni­ca muy preo­cu­pan­te”, opi­na. En cuan­to a Iz­quier­da Unida: “¿Dón­de es­tá?”

Pe­ro, an­te to­do eso, el “com­pa­ñe­ro de via­je del PCE” que fue Sa­cris­tán no sien­te nos­tal­gia. “No, por­que mis prio­ri­da­des es­tán en mi fa­mi­lia, mi tra­ba­jo, mis ami­gos...”, acla­ra. De he­cho se le ve en for­ma. “De can­sa­do na­da”, en­fa­ti­za. “Por­que a ver. Que aquel cha­val que que­ría ser Ty­ro­ne Po­wer es­té hoy aquí, a los 80 años, ce­le­bran­do el 40.º aniver­sa­rio de la pe­lí­cu­la que mar­có su vi­da (Un hom­bre lla­ma­do Flor de Oto­ño); pre­sen­tan­do una pe­lí­cu­la con un mu­cha­cho que de­bu­ta co­mo di­rec­tor y con una obra de tea­tro en car­tel en el Be­llas Ar­tes de Ma­drid (Mu­ñe­ca de por­ce­la­na)... eso le da vi­da a uno”, di­ce. Pues “actuar es ju­gar”. Y lo que más le gus­ta a él de su tra­ba­jo es eso: “El jue­go de ha­cer que se crean lo que no es, co­mo cuan­do me po­nía plu­mas pa­ra que mi abue­la cre­ye­ra que era un co­man­che”. Así, con el jue­go, él lo­gra con­ju­rar la im­po­si­bi­li­dad de re­gre­so de la que Kun­de­ra ha­bla­ba y a la cual los vie­jos roc­ke­ros ca­si nun­ca es­ca­pan. Sa­cris­tán, sí. “Aquí es­ta­mos. Aquí se­gui­mos”, se des­pi­de sin des­pe­dir­se.

.

Jo­sé Sa­cris­tán en una es­ce­na de For­men­te­ra lady

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.