El ban­qui­llo blan­quia­zul

El téc­ni­co ten­sa la cuer­da con el club, que tra­ta­rá de ne­go­ciar su sa­li­da

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - RA­MÓN ÁL­VA­REZ Bar­ce­lo­na

Quique Sánchez Flo­res tie­ne las puer­tas del Espanyol abier­tas, ya que aho­ra mis­mo, por con­tra­to, só­lo tie­ne que co­mu­ni­car al club an­tes de que fi­na­li­ce el mes su in­ten­ción de no se­guir pa­ra que­dar li­bre sin nin­gún ti­po de in­dem­ni­za­ción por nin­gu­na de las par­tes.

Quique Sánchez Flo­res tie­ne las puer­tas del Espanyol abier­tas. Aho­ra mis­mo, por con­tra­to, es to­tal­men­te due­ño de su des­tino. Só­lo tie­ne que co­mu­ni­car al club an­tes de que fi­na­li­ce el mes su in­ten­ción de no se­guir pa­ra que­dar li­bre sin nin­gún ti­po de in­dem­ni­za­ción por nin­gu­na de las par­tes. Lo úni­co que só­lo él sa­be es si lo ha­rá pa­ra ce­rrar con dig­ni­dad su eta­pa en el ban­qui­llo blan­quia­zul o si el club de­be­rá ne­go­ciar una sa­li­da lo me­nos one­ro­sa po­si­ble.

Las úl­ti­mas de­cla­ra­cio­nes del téc­ni­co, res­pon­sa­bi­li­zan­do al club de la cri­sis ac­tual por no ha­ber te­ni­do la ca­pa­ci­dad de lle­var ade­lan­te el pro­yec­to pro­me­ti­do ni ha­ber re­co­no­ci­do has­ta ha­ce bien po­co que la fies­ta se ha­bía aca­ba­do po­co des­pués de co­men­zar, no han caí­do bien en la en­ti­dad. El área de­por­ti­va man­tu­vo ayer una reunión pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción y bus­car una sa­li­da a un adiós anun­cia­do. Los he­chos y, so­bre to­do, las pa­la­bras, ha­cen que la con­ti­nui­dad de Quique re­sul­te a día de hoy una qui­me­ra.

El pro­ble­ma con el que se en­cuen­tra el Espanyol ya no es só­lo asu­mir los tres mi­llo­nes de eu­ros que cues­ta el cuer­po téc­ni­co por cam­pa­ña y que de­be­ría abo­nar en ca­so de to­mar uni­la­te­ral­men­te la de­ci­sión de pres­cin­dir del téc­ni­co y sus ayu­dan­tes. Se tra­ta tam­bién de có­mo en­ca­jar en un nue­vo pro­yec­to más mo­des­to de ne­ce­si­dad a unos ju­ga­do­res muy vin­cu­la­dos al téc­ni­co y con unas fi­chas de­ma­sia­do ele­va­das.

En las ne­go­cia­cio­nes que Sánchez Flo­res man­tu­vo en enero con el Sto­ke City el Espanyol ya tra­tó de in­ter­ve­nir en es­ta mis­ma di­rec­ción, por más que na­die en el club lo ha re­co­no­ci­do. Des­de Sant Adrià –Ra­mon Ro­bert aca­ba­ba de ser des­ti­tui­do y el úni­co hom­bre fuer­te del Espanyol era Òs­car Pe­rar­nau– se le abrie­ron las puer­tas. Más que in­dem­ni­zar al club, el Espanyol pre­fi­rió que el téc­ni­co se lle­va­se a la Pre­mier a al­guno de sus ju­ga­do­res. Un ele­men­to que com­pli­có las ne­go­cia­cio­nes y que se su­mó a las ele­va­das pre­ten­sio­nes eco­nó­mi­cas de Sánchez Flo­res pa­ra frus­trar la es­pan­ta­da.

El pos­te­rior tras­pa­so de Ja­vi Fue­go al Vi­lla­rreal sin su con­sen­ti­mien­to se en­mar­ca en es­te pul­so que el mís­ter blan­quia­zul no rehu­só al lan­zar sus pri­me­ras de­cla­ra­cio­nes in­cen­dia­rias en la sa­la de pren­sa de Bu­tar­que des­pués de que su equi­po ca­ye­se, ya sin el cen­tro­cam­pis­ta, an­te el Le­ga­nés. Ni si­quie­ra se aho­rró un pa­lo a la plan­ti­lla que ex­pli­ca en bue­na me­di­da la si­tua­ción en la que aho­ra se de­ba­te el equi­po. Aquel “fal­tan lí­de­res” aca­bó ha­cien­do me­lla, co­mo mues­tran los da­tos: des­de en­ton­ces el Espanyol só­lo ha con­se­gui­do 2 vic­to­rias en 12 jor­na­das, an­te el Real Ma­drid y la Real So­cie­dad.

Aho­ra, sin em­bar­go, Quique se en­cuen­tra en una po­si­ción de fuer­za. Co­mo en agos­to pa­sa­do, y co­mo el do­min­go qui­so re­cor­dar en la sa­la de pren­sa del Co­li­seum Alfonso Pérez, sa­be a pies jun­ti­llas que el club se­rá una pre­tem­po­ra­da más in­ca­paz de rea­li­zar fi­cha­jes de re­lum­brón. De he­cho, ten­drá me­nos ca­pa­ci­dad que ha­ce una año por la lo­sa del lí­mi­te sa­la­rial. Es más, ya es­tá avi­sa­do de que la di­rec­ción de­por­ti­va tra­ta­rá de qui­tar­se de en­ci­ma al­gu­nos de su fi­cha­jes. Im­po­si­ble en­con­trar así esa fe­li­ci­dad que tan­to pro­cla­ma.

Pe­ro el en­tre­na­dor, aho­ra, no tie­ne nin­gu­na ne­ce­si­dad de re­nun­ciar al car­go de for­ma vo­lun­ta­ria, por más que ha­cer­lo se­ría un ges­to de ele­gan­cia. Pe­rar­nau, con el aval de Chen, es­pe­ra­rá to­do lo que pue­da con un sus­ti­tu­to en car­te­ra. Se ba­rrun­ta que el pro­pio pre­si­den­te se reúna con el téc­ni­co. Él ten­drá la úl­ti­ma pa­la­bra.

El pro­ble­ma pa­ra el Espanyol no es tan­to in­dem­ni­zar­lo co­mo asu­mir el cos­te de su pro­yec­to

CÉ­SAR RANGEL

Quique Sánchez Flo­res, du­ran­te una rue­da de pren­sa en Sant Adrià

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.