Bra­zos abier­tos

El abo­ga­do de la oe­ne­gé ce­le­bra el “du­ro gol­pe” con­tra el fis­cal de Ca­ta­nia

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - AN­NA BUJ Ro­ma. Corresponsal

El juez ins­truc­tor or­de­na li­be­rar el bar­co de Proac­ti­va Open Arms re­te­ni­do des­de el 17 de mar­zo en el puer­to de Poz­za­llo por ór­de­nes de la Fis­ca­lía de Ca­ta­nia, que acu­sa­ba a la oe­ne­gé catalana de pro­mo­ver la inmigración ile­gal.

Vic­to­ria mo­ral pa­ra la oe­ne­gé catalana Proac­ti­va Open Arms. El juez ins­truc­tor de Ra­gu­sa (Si­ci­lia), Gio­van­ni Giam­pic­co­lo, or­de­nó ayer li­be­rar el bar­co de la or­ga­ni­za­ción, re­te­ni­do des­de el pa­sa­do 17 de mar­zo en el puer­to de Poz­za­llo por ór­de­nes de la fis­ca­lía de Ca­ta­nia, que les acu­sa­ba de pro­mo­ver la inmigración ile­gal.

“He­mos ga­na­do la pri­me­ra ba­ta­lla, pe­ro la gue­rra to­da­vía con­ti­núa”, con­tó a es­te dia­rio el abo­ga­do de la oe­ne­gé en Ita­lia, Ales­san­dro Gam­be­ri­ni, que ce­le­bró el “du­ro gol­pe” con­tra la fis­ca­lía. Aun­que el juez ha de­cre­ta­do el fin del se­cues­tro de la na­ve, la in­ves­ti­ga­ción pe­nal to­da­vía es­tá en mar­cha y po­dría alar­gar­se du­ran­te un año.

El au­to ju­di­cial re­la­ta to­do el pro­ce­so, des­de el res­ca­te has­ta el des­em­bar­que en Poz­za­llo, por el que el fis­cal Car­me­lo Zuc­ca­ro, con las oe­ne­gés en el pun­to de mi­ra, de­ci­dió abrir una in­ves­ti­ga­ción y re­te­ner el bar­co cau­te­lar­men­te. Diez días más tar­de, el juez ins­truc­tor de Ca­ta­nia de­ci­dió que no ha­bía mo­ti­vos pa­ra es­ti­mar el de­li­to de or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal, co­mo pe­día, pe­ro man­tu­vo la in­mo­vi­li­za­ción. El ca­so pa­só al Tri­bu­nal de Ra­gu­sa, que ayer or­de­nó el fin del se­cues­tro.

En el au­to, de 16 pá­gi­nas, Giam­pic­co­lo afir­ma que Open Arms “so­co­rrió a los in­mi­gran­tes en au­to­no­mía y sin coor­di­nar­se con la guar­dia cos­te­ra li­bia, pe­se a ha­ber si­do in­for­ma­da pre­via­men­te que es­ta úl­ti­ma ha­bía asu­mi­do la res­pon­sa­bi­li­dad del res­ca­te”. Pe­ro tam­bién tie­ne en cuen­ta las “in­for­ma­cio­nes ac­tual­men­te dis­po­ni­bles” so­bre las te­rri­bles con­di­cio­nes en Li­bia y el he­cho de que Mal­ta no ha­ya ra­ti­fi­ca­do los con­ve­nios so­bre bús­que­da y sal­va­men­to ma­rí­ti­mo pa­ra pro­veer un “lu­gar se­gu­ro”. Se­gún el juez, aun­que hu­bo desobe­dien­cia, es­to no im­pi­de “la jus­ti­fi­ca­ción del es­ta­do de ne­ce­si­dad”.

“Nos pro­du­ce una gran sa­tis­fac­ción por­que ex­pli­ca de ma­ne­ra ra­zo­na­ble que la ac­ti­vi­dad de una oe­ne­gé que sal­va vi­das en pe­li­gro no es trans­por­te cri­mi­nal de in­mi­gran­tes”, va­lo­ró el abo­ga­do Gam­be­ri­ni.

Des­de Bar­ce­lo­na, Open Arms ce­le­bró la de­ci­sión ju­di­cial co­mo un “pri­mer pa­so en la bue­na di­rec­ción”, se­gún su por­ta­voz, Lau­ra La­nu­za. La oe­ne­gé se en­cuen­tra en trá­mi­tes pa­ra po­der re­unir una tri­pu­la­ción en Si­ci­lia lo an­tes po­si­ble pa­ra que el bar­co re­te­ni­do se di­ri­ja a un va­ra­de­ro aún sin de­ter­mi­nar. An­tes de ser in­mo­vi­li­za­do, el Open

Arms te­nía que ir a Bu­rria­na pa­ra su­pe­rar un pro­ce­so de re­vi­sio­nes, y cal­cu­lan que pa­sa­rá un mes has­ta que vuel­va a zar­par has­ta la zo­na de res­ca­te. Sin em­bar­go, otra de sus tres em­bar­ca­cio­nes, el As­tral, es­tá na­ve­gan­do ha­cia el ca­nal de Si­ci­lia y creen que ma­ña­na ya es­ta­rá efec­tuan­do res­ca­tes.

Du­ran­te es­te tiem­po la oe­ne­gé ha de­nun­cia­do que con el se­cues­tro del Open Arms no sa­be­mos lo que ha ocu­rri­do en el Me­di­te­rrá­neo. “Ha­brá ha­bi­do cien­tos de muer­tes sin que na­die lo ha­ya vis­to y cien­tos de per­so­nas cap­tu­ra­das por los guar­da­cos­tas li­bios”, la­men­tó La­nu­za. Só­lo el vier­nes Eu­nav­for­med y la oe­ne­gé Sea Watch res­ca­ta­ron a 500 per­so­nas, in­for­mó la guar­dia cos­te­ra ita­lia­na. La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de las Mi­gra­cio­nes ci­fra en más de 500 los muer­tos en el Me­di­te­rrá­neo en los pri­me­ros tres me­ses del 2018. La al­cal­de­sa de Bar­ce­lo­na, Ada Co­lau, y el mi­nis­tro de Ex­te­rio­res, Alfonso Das­tis, ce­le­bra­ron la de­ci­sión del juez.

El juez de Ra­gu­sa va­lo­ra que hu­bo desobe­dien­cia a las au­to­ri­da­des por “es­ta­do de ne­ce­si­dad”

ALESSIO TRICANI / AP

El bar­co in­mo­vi­li­za­do en el puer­to de Poz­za­lo, el Open Arms, en una ima­gen de fi­na­les de mar­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.