Bas­har el Asad

PRE­SI­DEN­TE DE SI­RIA

La Vanguardia (1ª edición) - - SUMARIO - Pa­rís. Corresponsal EU­SE­BIO VAL

Ins­pec­to­res in­ter­na­cio­na­les de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de las Ar­mas Quí­mi­cas cri­ti­ca­ron ayer al ré­gi­men de Bas­har el Asad por im­pe­dir­les in­ves­ti­gar en Du­ma el pre­sun­to ata­que quí­mi­co que su­frió es­ta lo­ca­li­dad si­ria.

El pre­si­den­te de Fran­cia, se­gún la Cons­ti­tu­ción de 1958, tie­ne unos po­de­res más am­plios que el de Es­ta­dos Uni­dos. La Ca­sa Blanca de­pen­de a me­nu­do de la vo­lun­tad del Con­gre­so. El in­qui­lino del Elíseo, en cam­bio, pue­de actuar ca­si co­mo un mo­nar­ca. Esa au­ra ma­yes­tá­ti­ca, sin em­bar­go, se res­que­bra­jó un po­co en la no­che del do­min­go en las ca­si tres ho­ras de en­tre­vis­ta te­le­vi­sa­da a Em­ma­nuel Ma­cron. El jo­ven pre­si­den­te fue so­me­ti­do a un in­te­rro­ga­to­rio muy du­ro a car­go de dos agre­si­vos pe­rio­dis­tas, con vo­ca­ción de fis­ca­les, dis­pues­tos a eri­gir­se en por­ta­vo­ces del ma­les­tar ciu­da­dano.

Pa­ra ha­cer ba­jar al je­fe de Es­ta­do de su pe­des­tal, los dos en­tre­vis­ta­do­res evi­ta­ron di­ri­gir­se a él con el ha­bi­tual –y de ri­gor– “Monsieur le pré­si­dent”. Se li­mi­ta­ron a lla­mar­le “Em­ma­nuel Ma­cron”, a se­cas, ca­da vez que le ha­cían una pre­gun­ta o le re­pli­ca­ban. Cues­ta de ima­gi­nar un tra­ta­mien­to tan po­co ce­re­mo­nio­so al ge­ne­ral Char­les de Gau­lle, ni si­quie­ra ba­jo el cli­ma trans­gre­sor de Ma­yo del 68. Ma­cron iba con tra­je y cor­ba­ta. Quie­nes le pre­gun­ta­ban se pre­sen­ta­ron con cha­que­ta pe­ro sin cor­ba­ta. Otro sig­ni­fi­ca­ti­vo de­ta­lle.

La en­tre­vis­ta la rea­li­za­ron dos pro­fe­sio­na­les ve­te­ra­nos, Jean-Jac­ques Bour­din, de la ca­de­na de no­ti­cias BFM, y Edwy Ple­nel, de la web de de­nun­cia Me­dia­part. Bour­din abrió el fue­go con una de­cla­ra­ción in­tro­duc­to­ria en la que avi­só que “nin­gu­na pre­gun­ta se­rá elu­di­da” y pun­tua­li­zó, de ca­ra a la au­dien­cia, que “nin­gu­na de ellas es co­no­ci­da por us­ted”. Que­da­ba cla­ro, pues, que no ha­bía ha­bi­do com­pa­dreo pre­vio y que no se­ría un pa­seo triunfal pa­ra el pre­si­den­te. A con­ti­nua­ción lle­gó el pri­mer dis­pa­ro de Bour­din: “Nu­me­ro­sos fran­ce­ses du­dan de us­ted, de sus de­ci­sio­nes, pier­den la pa­cien­cia. ¿No se­rá us­ted un sim­ple ilu­sio­nis­ta sur­gi­do del co­ra­zón de la his­to­ria? ¿A dón­de va? ¿A dón­de nos con­du­ce?”.

A es­ta pri­me­ra sal­va si­guie­ron otras. Los en­tre­vis­ta­do­res in­te­rrum­pían con fre­cuen­cia al pre­si­den­te, sin per­mi­tir­le con­cluir sus ar­gu­men­tos. Bou­din es­ta­ba se­rio, con sem­blan­te ca­si enoja­do. Ple­nel, en cam­bio, pre­fe­ría la son­ri­sa iró­ni­ca. El toma y da­ca de los pe­rio­dis­tas ro­zó a ve­ces la im­per­ti­nen­cia y la in­so­len­cia. Ma­cron no per­dió la com­pos­tu­ra, aun­que tam­bién de­vol­vió los gol­pes. A Ple­nel le pro­pu­so que se pre­sen­ta­ra él mis­mo a las elec­cio­nes pa­ra in­ten­tar cam­biar la Cons­ti­tu­ción si es­ta no le gus­ta. “¿Es una pre­gun­ta o un ale­ga­to?”, se la­men­tó el pre­si­den­te en otro mo­men­to, y atri­bu­yó a sus in­ter­lo­cu­to­res “des­ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual”. “Us­ted no es el pro­fe­sor ni nosotros sus alum­nos”, con­tra­ata­có Ple­nel.

Las imá­ge­nes pre­vias a la en­tre- vis­ta no ha­cían pre­sa­giar la en­ce­rro­na que aguar­da­ba a Ma­cron. Pa­re­cía que iba a im­po­ner­se la ha­bi­tual pom­pa re­pu­bli­ca­na, con una es­té­ti­ca cui­da­do­sa­men­te es­tu­dia­da. Las cá­ma­ras re­gis­tra­ron la lle­ga­da en co­che del pre­si­den­te y de su es­po­sa Bri­git­te al pa­la­cio de Chai­llot, se­de de uno de los tea­tros na­cio­na­les de Fran­cia y el lu­gar don­de se fir­mó, en 1948, la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos del Hom­bre. Ma­cron y su mu­jer ba­ja­ron des­pa­cio unas lar­gas es­ca­le­ras, co­gi­dos de la mano. La es­ce­na fue re­pe­ti­da has­ta la sa­cie­dad en los pro­le­gó­me­nos de la en­tre­vis­ta. Ella, que aca­ba de cum­plir 65 años –25 más que él– iba muy ju­ve­nil. Lu­cía unos va­que­ros ajus­ta­dos, cha­que­ta de cue­ro, za­pa­tos de ta­cón al­to y ca­be­lle­ra al ai­re. Tras la se­sión de ma­qui­lla­je, el pre­si­den­te ocu­pó su lu­gar en una gran me­sa, con sus en­tre­vis­ta­do­res a am­bos la­dos. Las cá­ma­ras, cuan­do lo en­fo­ca­ban a él fron­tal­men­te, cap­ta­ban co­mo fon­do la to­rre Eif­fel. Da­da la lar­ga du­ra­ción del pro­gra­ma, se hi­zo de no­che y el mo­nu­men­to se ilu­mi­nó, con fa­ses de des­te­llos que pro­vo­ca­ron pro­ble­mas a los rea­li­za­do­res por­que im­pe­dían ver bien a Ma­cron.

Las dos ho­ras pre­vis­tas se con­vir­tie­ron en ca­si tres. Al ter­mi­nar, se­gún BFM, Ma­cron co­men­tó a sus co­la­bo­ra­do­res, fue­ra de cá­ma­ra, que “po­cas per­so­na­li­da­des po­lí­ti­cas ha­brían po­di­do re­sis­tir el shock”. “Ve­nían a pin­tar el re­tra­to de un au­tó­cra­ta y tu­vie­ron an­te ellos a un de­mó­cra­ta”, agre­gó.

El com­ba­te dia­léc­ti­co fue vis­to por 3,8 mi­llo­nes de per­so­nas, mu­cho me­nos que la en­tre­vis­ta de tres días an­tes a la ca­de­na TF1 en una es­cue­la de Nor­man­día. Los en­tre­vis­ta­do­res sa­lie­ron ayer al pa­so de las crí­ti­cas por su agre­si­vi­dad. Sos­tu­vie­ron que no ha­bían fal­ta­do el res­pe­to al pre­si­den­te, pe­ro era su de­ber mo­ral si­tuar­lo a su mis­mo ni­vel, sin un tra­ta­mien­to es­pe­cial, y que es­ta­ban obli­ga­dos a ha­cer­se por­ta­vo­ces de la ra­bia en la ca­lle. El edi­to­rial de Le Fi­ga­ro les lla­mó “au­to­pro­cla­ma­dos pro­fe­so­res de mo­ral”.

La en­tre­vis­ta a Ma­cron no apor­tó no­ve­da­des so­bre su po­lí­ti­ca y sus in­ten­cio­nes. “Mi ob­je­ti­vo si­gue sien­do re­con­ci­liar y unir al país, pe­ro no se uni­rá con la inac­ción ni ce­dien­do a la ti­ra­nía de las mi­no­rías”, di­jo. El pre­si­den­te adop­tó un tono con­ci­lia­dor con los fe­rro­via­rios en huel­ga e in­fle­xi­ble an­te otras pro­tes­tas. De­fen­dió su po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca y la ur­gen­cia de las re­for­mas. La for­ma, en cual­quier ca­so, pre­va­le­ció so­bre el fon­do. Ma­cron de­mos­tró que sa­be en­ca­jar y re­pli­car. Tal vez se re­sin­tie­ra la ima­gen mo­nár­qui­ca de la pre­si­den­cia fran­ce­sa, pe­ro sus po­de­res cons­ti­tu­cio­na­les si­guen ahí. La des­mi­ti­fi­ca­ción me­diá­ti­ca ca­re­ce de efec­tos ju­rí­di­cos.

Los en­tre­vis­ta­do­res, sin cor­ba­ta, evi­tan de­cir “Monsieur le pré­si­dent” y quie­ren dar voz al ma­les­tar El com­ba­te dia­léc­ti­co res­que­bra­ja un po­co esa au­ra ma­yes­tá­ti­ca que dis­tin­gue a la pre­si­den­cia fran­ce­sa

FRAN­CO­IS GUILLOT / POOL / EFE

El pre­si­den­te fran­cés, Em­ma­nuel Ma­cron, jun­to a su es­po­sa Bri­git­te, di­ri­gién­do­se a la en­tre­vis­ta la tar­de-no­che del do­min­go

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.