Si­ria y Ru­sia im­pi­den el ac­ce­so a Du­ma de ins­pec­to­res ex­tran­je­ros

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL -

VIE­NE DE LA PÁ­GI­NA AN­TE­RIOR sus li­mi­ta­cio­nes co­mo lí­der y no to­dos sus jui­cios son acer­ta­dos, pe­ro hay que de­cir que sus aná­li­sis de po­lí­ti­ca in­ter­na­cio­nal han si­do más cer­te­ros que equi­vo­ca­dos.

The­re­sa May pro­me­tió en los Co­mu­nes una nue­va ofen­si­va di­plo­má­ti­ca pa­ra lle­var a Asad a la me­sa ne­go­cia­do­ra en Gi­ne­bra y ga­ran­ti­zar que el uso de ar­mas quí­mi­cas por par­te de su ré­gi­men es in­ves­ti­ga­do a fon­do. Re­ci­bió el aplau­so de los ban­cos con­ser­va­do­res y sus alia­dos no­rir­lan­de­ses del DUP, pe­ro el abu­cheo de bue­na par­te del La­bour (no to­tal, por­que el par­ti­do es­tá di­vi­di­do y va­rias de­ce­nas de dipu­tados res­pal­dan los ata­ques, co­mo ya ocu­rrió en Irak), los li­be­ra­les de­mó­cra­tas y los na­cio­na­lis­tas es­co­ce­ses y ga­le­ses. La opi­nión ma­yo­ri­ta­ria es que, al mar­gen de cual­quier otra con­si­de­ra­ción, te­nía que ha­ber con­sul­ta­do al Par­la­men­to. Corbyn pro­pu­so la apro­ba­ción de un Ac­ta de Po­de­res de Gue­rra que, a par­tir de aho­ra, obli­gue a los pri­me­ros mi­nis­tros a re­ci­bir el be­ne­plá­ci­to del le­gis­la­ti­vo an­tes de ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res de es­te ti­po. Una idea que po­ne los pelos de pun­ta al Go­bierno y va a ser re­sis­ti­da co­mo sea.

May, en su in­có­mo­do en­fren­ta­mien­to con los Co­mu­nes, lle­vó el agua a su mo­lino y vin­cu­ló el ata­que a Si­ria con la res­pues­ta al en­ve­ne­na­mien­to de Skri­pal y su hi­ja, afir­man­do que “no po­de­mos ad­mi­tir que

La po­pu­la­ri­dad de May ha au­men­ta­do con el “ca­so Skri­pal” y el ata­que a Si­ria

sea nor­mal el uso de ar­mas quí­mi­cas, ya sea en el Orien­te Me­dio o en las ca­lles del Reino Uni­do”. Pa­ra el grue­so de la opo­si­ción, los Co­mu­nes te­nían que ha­ber si­do con­sul­ta­dos. Es un pul­so en­tre el eje­cu­ti­vo y el Par­la­men­to que co­men­zó con la gue­rra de Irak y del que Blair sa­lió tras­qui­la­do. May con­fía en que la his­to­ria no se re­pi­ta. Ade­más, la pri­me­ra mi­nis­tra cri­ti­có a Si­ria y Ru­sia por es­tar im­pi­dien­do a los ins­pec­to­res in­ter­na­cio­na­les de la Or­ga­ni­za­ción pa­ra la Prohi­bi­ción de las Ar­mas Quí­mi­cas (OPAQ) lle­gar a Du­ma, la lo­ca­li­dad si­ria que fue ata­ca­da su­pues­ta­men­te con ar­mas quí­mi­cas el pa­sa­do día 7 de abril. Tam­bién cri­ti­có al ré­gi­men de Bas­har el Asad de ha­ber “tra­ta­do de ocul­tar las prue­bas” de es­te ata­que y ase­gu­ró que exis­te una “am­plia ope­ra­ción” con el apo­yo de Ru­sia.

Pre­ci­sa­men­te ayer, la OPAQ de­nun­ció que sus ex­per­tos, que lle­ga­ron el pa­sa­do sá­ba­do a Da­mas­co no han po­di­do ac­ce­der aún a Du­ma por “cues­tio­nes de se­gu­ri­dad”. De mo­men­to, so­lo han te­ni­do la op­ción de co­no­cer a 22 tes­ti­gos del ata­que des­pla­za­dos a la ca­pi­tal si­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.