Por­tu­gal in­ves­ti­ga si unos ma­de­re­ros cons­pi­ra­ron pa­ra que­mar un bos­que

La po­li­cía cree que la que­ma del 86% del pi­nar de Lei­ria en oc­tu­bre fue de­li­be­ra­da

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - ANXO LUGILDE San­tia­go de Com­pos­te­la. Corresponsal

En agos­to Ga­briel Rol­dão dio una voz de alar­ma tan con­tun­den­te y cer­te­ra co­mo es­té­ril. Es­te oc­to­ge­na­rio por­tu­gués, em­pre­sa­rio ju­bi­la­do del sec­tor del plás­ti­co, veía en se­rio pe­li­gro el an­ces­tral bos­que que lle­va­ba cua­tro dé­ca­das es­tu­dian­do y so­bre el que aca­ba­ba de pu­bli­car un li­bro, el pi­nar de Lei­ria, co­no­ci­do co­mo el pi­nar del rey, por­que lo man­dó plan­tar Alfonso III en el si­glo XIII y des­pués lo am­plió su hi­jo, el mo­nar­ca don De­nís. Las lla­mas que aso­la­ban a Por­tu­gal y que ya ha­bían ma­ta­do a 64 per­so­nas en Pe­dro­gão Gran­de po­dían des­truir el bos­que, de­bi­do su fal­ta de lim­pie­za, ad­vir­tió Rol­dão en de­cla­ra­cio­nes a la agen­cia Lu­sa. Y así su­ce­dió en el fin de se­ma­na del 15 de oc­tu­bre, cuan­do ar­dió el 86% de sus 11.000 hec­tá­reas. El pa­sa­do vier­nes TVI, la te­le­vi­sión lu­sa de más au­dien­cia, des­ta­pó una pre­sun­ta cons­pi­ra­ción de ma­de­re­ros pa­ra pren­der fue­go en es­te em­ble­má­ti­co pi­nar y es­pe­cu­lar con el pre­cio de la madera.

Mi­guel Frei­tas, se­cre­ta­rio de Es­ta­do de los Bos­ques y el De­sa­rro­llo Ru­ral, ex­pli­có el sá­ba­do que la po­li­cía ju­di­cial te­nía co­no­ci­mien­to de mu­chos de los pre­sun­tos he­chos de­lic­ti­vos de­nun­cia­dos en el re­por­ta­je de TVI y los es­tá in­da­gan­do. De he­cho, el se­ma­na­rio Ex­pres­so ya ha­bía in­for­ma­do que los in­ves­ti­ga­do­res po­li­cia­les con­clu­ye­ron que el fue­go tu­vo un ori­gen cri­mi­nal. Por su par­te, el pri­mer mi­nis­tro, el so­cia­lis­ta An­tó­nio Cos­ta, re­cla­mó “con­fian­za” en que las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les cum­plan con su fun­ción. Y los lí­de­res del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y del Cen­tro De­mo­crá­ti­co So­cial, Je­ró­ni­mo de Sou­sa y As­su­nção Cris­tas, res­pec­ti­va­men­te, de­man­da­ron que las pes­qui­sas den fru­tos con­cre­tos.

El do­min­go se cum­plie­ron seis me­ses de la ca­tás­tro­fe de oc­tu­bre en la que en po­co más de dos días, en me­dio de una se­quía ex­tre­ma, un ca­lor inusual y fuer­tes vien­tos pro­vo­ca­dos por el pa­so del hu­ra­cán Op­he­lia, ar­die­ron 190.000 hec­tá­reas y mu­rie­ron 45 per­so­nas por los in­cen­dios fo­res­ta­les re­gis­tra­dos en el cen­tro y nor­te de Por­tu­gal, mien­tras en la ve­ci­na Ga­li­cia se cal­ci­na­ron 49.000 hec­tá­reas y hu­bo cua­tro fa­lle­ci­dos. Des­pués de la tra­ge­dia de Pe­dro­gão de ju­nio, más mor­tí­fe­ra pe­ro mu­cho más con­cen­tra­da en una zo­na del te­rri­to­rio, la de oc­tu­bre cons­ti­tu­yó la otra gran cri­sis de un año ca­la­mi­to­so, en el que se que­ma­ron en to­tal 440.000 hec­tá­reas, lo que re­pre­sen­ta cer­ca del 5% del te­rri­to­rio del país y su­po­ne el má­xi­mo del que hay re­gis­tro his­tó­ri­co en un Es­ta­do co­mo el lu­so que acos­tum­bra a en­ca­be­zar es­te ti­po de es­ta­dís­ti­cas en la Unión Eu­ro­pea.

El do­lor de es­te fin de se­ma­na en Por­tu­gal por el re­cuer­do de los in­cen­dios de oc­tu­bre se ti­ñó de ra­bia tras la emi­sión del re­por­ta­je de TVI so­bre “la ma­fia del pi­nar”, cu­yo prin­ci­pal ti­tu­lar in­di­ca­ba que el in­cen­dio de Lei­ria “fue pla­nea­do un

Un re­por­ta­je te­le­vi­si­vo so­bre el plan pa­ra pren­der fue­go ge­ne­ra una ola de ra­bia 6 me­ses des­pués de la tra­ge­dia

mes an­tes de la tra­ge­dia”. Así lo con­tó, de es­pal­das y con la voz dis­tor­sio­na­da, un ma­de­re­ro que ase­gu­ró ha­ber par­ti­ci­pa­do en sep­tiem­bre en un en­cuen­tro en la bo­de­ga de un res­tau­ran­te, aho­ra ya aban­do­na­do, en el que, se­gún él, des­ta­ca­dos em­pre­sa­rios del sec­tor de la zo­na se pu­sie­ron de acuer­do pa­ra pren­der fue­go al bos­que, con fo­cos pro­vo­ca­dos en va­rios pun­tos y ba­jo la idea de que las lla­mas co­men­za­sen por la tar­de y se avi­va­sen con la os­cu­ri­dad, cuan­do se van los me­dios aé­reos.

“La reunión fue pa­ra que­mar el pi­nar a fin de con­se­guir la madera más ba­ra­ta”, re­su­mió el tes­ti­go. El plan in­cluía apro­ve­char a con­ti­nua­ción los ba­jos pre­cios pa­ra com­prar la madera de los pro­pie­ta­rios pri­va­dos, mien­tras se de­ja­ban de­sier­tas las subas­tas de la par­te prin­ci­pal, la del Es­ta­do, es­pe­ran­do a que sa­lie­ra de sal­do, co­mo des­pués su­ce­dió.

En el re­por­ta­je de la pe­rio­dis­ta Ana Leal se ex­pli­ca con las de­cla­ra­cio­nes de va­rios tes­ti­gos que oc­tu­bre era el mo­men­to ade­cua­do pa­ra que la madera que­ma­da no se pu­drie­se rá­pi­da­men­te, mien­tras res­pon­sa­bles de los ser­vi­cios de ex­tin­ción re­la­ta­ban que hu­bo va­rios in­ten­tos an­te­rio­res que fue­ron abor­ta­dos, pe­ro no fue po­si­ble ha­cer­lo en el fin de se­ma­na in­fer­nal.

FRAN­CIS­CO LEONG / AFP

Cien­tos de vo­lun­ta­rios ayu­dan en los tra­ba­jos de re­plan­ta­ción del pj­nar de Lei­ria, el pa­sa­do mes de mar­zo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.