Co­mey: “Trump es­tá in­ca­pa­ci­ta­do mo­ral­men­te pa­ra ser pre­si­den­te”

Los re­pu­bli­ca­nos car­gan con­tra el ex­di­rec­tor del FBI, tes­ti­go cla­ve de la tra­ma ru­sa

La Vanguardia (1ª edición) - - INTERNACIONAL - BEA­TRIZ NA­VA­RRO Washington. Corresponsal

Sen­ta­do en la co­mo­di­dad de su ho­gar, con me­dia Amé­ri­ca pen­dien­te del te­le­vi­sor, Ja­mes Co­mey se ex­pla­yó an­te­ano­che a gus­to an­te las cá­ma­ras de ABC News pa­ra des­cri­bir los cua­tro me­ses que tra­ba­jó co­mo di­rec­tor del FBI du­ran­te la Ad­mi­nis­tra­ción Trump y tra­tar de al­zar­se en la conciencia mo­ral de un país que, a su jui­cio, no es cons­cien­te de la pe­li­gro­sa de­ri­va en que se ha em­bar­ca­do con su pre­si­den­te.

Los in­sul­tos a Trump –“un men­ti­ro­so”, “una man­cha”, un hom­bre sin éti­ca que exi­ge leal­tad ab­so­lu­ta a sus co­la­bo­ra­do­res cual ca­po de la ma­fia, “po­si­ble­men­te” chan­ta­jea­ble por los ru­sos– fue­ron ga­nan­do en in­ten­si­dad du­ran­te los 60 mi­nu­tos de en­tre­vis­ta emi­ti­dos has­ta lle­gar a una re­fle­xión cla­ve: “¿Es­tá Do­nald Trump in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra ser pre­si­den­te?”, le plan­teó el en­tre­vis­ta­dor, Geor­ge Step­ha­no­pou­los.

Los dar­dos de Co­mey sue­len ser tan lar­gos co­mo hi­rien­tes. “Sí. Pe­ro no en el sen­ti­do del que mu­cha gen­te lo di­ce. No creo que sea men­tal­men­te in­com­pe­ten­te o que es­té en una fa­se tem­pra­na de de­men­cia”, di­jo, con­ven­ci­do de que es una per­so­na “con una in­te­li­gen­cia por en­ci­ma de la me­dia”, un apun­te que com­pla­ce­ría por un ins­tan­te a Trump, que vio “al­gu­nas par­tes” de la en­tre­vis­ta, se­gún su por­ta­voz. “No creo que es­té mé­di­ca­men­te in­ca­pa­ci­ta­do pa­ra ser pre­si­den­te. Creo que es­tá mo­ral­men­te in­ca­pa­ci­ta­do”, con­clu­yó. “Una per­so­na que tra­ta a las mu­je­res co­mo si fue­ran tro­zos de car­ne” o que con­si­de­ra igual de res­pe­ta­bles a los ra­cis­tas que se ma­ni­fes­ta­ron en Char­lot­tes­vi­lle que a los an­ti­fas­cis­tas que les plan­ta­ron ca­ra “no es ap­to pa­ra pre­si­dir los Es­ta­dos Uni­dos”, in­sis­tió.

El vol­ta­je de las afir­ma­cio­nes de Co­mey, que hoy pu­bli­ca su li­bro A hig­her lo­yalty (Una leal­tad su­pe­rior), ha­ce es­pe­rar una reac­ción vi­ru­len­ta de Trump, in­ca­paz de de­jar pa­sar cual­quier crí­ti­ca u ofen­sa. “Si al­guien me ata­ca, siem­pre de­vuel­vo el gol­pe pe­ro... cien ve­ces más fuer­te. Es un mo­do de vi­da”, tui­teó en el 2012, cuan­do aún era sim­ple­men­te un em­pre­sa­rio que, de vez en cuan­por­que do, bro­mea­ba con su es­po­sa Me­la­nia con pre­sen­tar­se a pre­si­den­te.

Pe­se a sus se­ve­ros jui­cios a Trump, Co­mey, que ha es­ta­do to­da su vi­da afi­lia­do a los re­pu­bli­ca­nos, no cree que de­ba ser des­ti­tui­do por el Con­gre­so. “Pri­va­ría a los ciu­da­da­nos de ha­cer al­go que ellos de­be­rían ha­cer di­rec­ta­men­te. La gen­te de es­te país de­be le­van­tar­se, ir a las ur­nas y vo­tar con­for­me a sus va­lo­res”; “no se pue­de te­ner de pre­si­den­te a al­guien que no los en­car­na”.

Fi­cha­do por Ba­rack Oba­ma pa­ra di­ri­gir el FBI en el 2013, su man­da­to ter­mi­nó abrup­ta­men­te en ma­yo del año pa­sa­do des­pués de que –sos­tie­ne– Trump le pi­die­ra que en­te­rra­ra la in­ves­ti­ga­ción so­bre los víncu­los de su cam­pa­ña elec­to­ral con Ru­sia (el pre­si­den­te lo nie­ga). Co­mey no es un hom­bre que deje a na­die in­di­fe­ren­te. Los de­mó­cra­tas lo de­tes­tan creen que les cos­tó las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les con su ne­fas­ta ges­tión de la in­ves­ti­ga­ción so­bre los e-mails de Hi­llary Clin­ton, que al fi­nal que­dó en agua de bo­rra­jas. Trump di­ce que mien­te y de­be­ría es­tar en la cár­cel, aun­que no es­té acu­sa­do de na­da ni se le in­ves­ti­gue. Los re­pu­bli­ca­nos le te­men por­que sus co­men­ta­rios pue­den in­fluir ne­ga­ti­va­men­te en las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de no­viem­bre.

¿A quién creer, a Co­mey o a Trump? La cam­pa­ña pa­ra des­pres­ti­giar­le, que in­clu­ye una web so­bre el “men­ti­ro­so Co­mey”, ya ha co­men­za­do. El ex­di­rec­tor del FBI se­rá un tes­ti­go cla­ve de la in­ves­ti­ga­ción del fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller so­bre la tra­ma ru­sa y en par­ti­cu­lar so­bre si Trump in­cu­rrió con su des­pi­do en un de­li­to de obs­truc­ción a la jus­ti­cia. “Es­te hom­bre quie­re ven­der li­bros no sal­var el país”, ha di­cho Kell­yan­ne Con­way, con­se­je­ra de Trump. Que quie­ra

“La gen­te de es­te país de­be le­van­tar­se, ir a las ur­nas y vo­tar con­for­me a sus va­lo­res”, di­ce el ex­je­fe po­li­cial

“sa­car dinero” de sus con­ver­sa­cio­nes con el pre­si­den­te “lo des­acre­di­ta y va­mos a reac­cio­nar”, avi­sa Ron­na McDa­niel, pre­si­den­ta del co­mi­té na­cio­nal re­pu­bli­cano.

Com­mey, un hom­bre pu­ri­tano y am­bi­cio­so, no que­ría es­cri­bir só­lo unas me­mo­rias. “Mi li­bro tra­ta so­bre el li­de­raz­go éti­co”, re­cal­ca. El pro­ble­ma es que po­ne el lis­tón tan al­to que, pe­se a sus es­fuer­zos por ex­pli­car­se, no que­da cla­ro que su ges­tión de la in­ves­ti­ga­ción so­bre los e-mails de Clin­ton es­tu­vie­ra a la al­tu­ra de los va­lo­res y la per­fec­ción mo­ral que el ex­di­rec­tor del FBI pre­di­ca. Ni el li­bro ni la en­tre­vis­ta ofre­cen una ex­pli­ca­ción con­vin­cen­te an­te­las acu­sa­cio­nes del do­ble ra­se­ro apli­ca­do al pu­bli­ci­tar las pes­qui­sas so­bre Clin­ton e in­ter­fe­rir en pe­rio­do elec­to­ral (al­go que cho­ca con las nor­mas del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia) y ocul­tar en cam­bio las de Trump has­ta des­pués de que fue­ra ele­gi­do. Po­co des­pués de re­co­no­cer en la ABC que ac­tuó de­ján­do­se lle­var por las en­cues­tas que da­ban por ga­na­do­ra a Clin­ton, sen­ten­ció que si el di­rec­tor del FBI ac­tua­ra pen­dien­te de las “for­tu­nas po­lí­ti­cas” de los afec­ta­dos por sus in­ves­ti­ga­cio­nes, “es­ta­mos aca­ba­dos”.

RALPH ALSWANG / AP

El ex­di­rec­tor del FBI Ja­mes Co­mey, a la de­re­cha, du­ran­te la en­tre­vis­ta con el ca­nal ABC News

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.