La secesión y un ae­ro­puer­to

Por qué el tri­bu­nal ale­mán eva­luó igual la vio­len­cia en ca­sos tan dis­pa­res

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - MA­RÍA-PAZ LÓPEZ Ber­lín. Corresponsal

En no­viem­bre de 1981, una pro­tes­ta de ciu­da­da­nos eco­lo­gis­tas con­tra la ampliación del ae­ro­puer­to de Frank­furt de­ge­ne­ró en una ba­ta­lla cam­pal en­tre miles de ma­ni­fes­tan­tes y po­li­cías que aca­bó con el ca­be­ci­lla, Ale­xan­der Schu­bart, pro­ce­sa­do y con­de­na­do a dos años de pri­sión. Po­co des­pués, el 23 de no­viem­bre de 1983, el Tri­bu­nal Su­pre­mo ale­mán dic­tó una sen­ten­cia so­bre ese ca­so que, res­ca­ta­da por tres jue­ces del Tri­bu­nal Su­pe­rior Re­gio­nal (Ober­lan­des­ge­richt) del land de Schles­wig-Hols­tein (SH), ha caí­do co­mo un ma­za­zo so­bre la jus­ti­cia es­pa­ño­la, con­fia­da en ob­te­ner la ex­tra­di­ción de Car­les Puigdemont por un pre­sun­to de­li­to de re­be­lión, que de­be in­cluir vio­len­cia.

En un pri­mer au­to, el Tri­bu­nal Re­gio­nal la juz­gó “inad­mi­si­ble en prin­ci­pio”, por echar en fal­ta la “su­fi­cien­te” vio­len­cia pa­ra equi­pa­rar el de­li­to es­pa­ñol de re­be­lión con el ale­mán de al­ta trai­ción. Y lo ar­gu­men­tó re­cu­rrien­do a ese ca­so ale­mán de los años ochen­ta, que con­si­de­ró “no só­lo com­pa­ra­ble sino, en al­gu­nos as­pec­tos, idén­ti­co” al de Puigdemont. La com­pa­ra­ción en­tre cir­cuns­tan­cias tan dis­pa­res co­mo la opo­si­ción a la ampliación de un ae­ro­puer­to y la vul­ne­ra­ción de la Cons­ti­tu­ción es­pa­ño­la pa­ra lo­grar la secesión uni­la­te­ral de Ca­ta­lun­ya ha cau­sa­do es­tu­por en Es­pa­ña.

“Es bas­tan­te co­mún ha­cer es­tas com­pa­ra­cio­nes cuan­do se tra­ta de ti­pi­fi­ca­cio­nes de de­li­to similares o igua­les”, ase­gu­ra Mar­tin He­ger, ca­te­drá­ti­co de De­re­cho Pe­nal Eu­ro­peo en la Uni­ver­si­dad Hum­boldt de Ber­lín. He­ger acla­ra que “no se tra­ta de cuál es el ob­je­ti­vo, sea im­pe­dir la ampliación de una pis­ta de un ae­ro­puer­to o lo­grar la secesión de una pro­vin­cia, sino de los me­dios ele­gi­dos pa­ra ello, y en con­cre­to de có­mo ca­li­fi­car la in­ten­si­dad de la vio­len­cia en el sen­ti­do del ar­tícu­lo 81”, es de­cir, el re­la­ti­vo a la al­ta trai­ción.

En su au­to de ex­car­ce­la­ción de Puigdemont del pa­sa­do 5 de abril, y en re­fe­ren­cia al 1-O, los tres jue­ces del Ober­lan­des­ge­richt atri­bu­ye­ron

al ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat “la res­pon­sa­bi­li­dad por los ac­tos vio­len­tos pro­du­ci­dos du­ran­te la jor­na­da de vo­ta­ción (…), en su ca­li­dad de ini­cia­dor y pro­mo­tor de la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum”, re­cor­dan­do que ha­bía si­do de­cla­ra­do ile­gal por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal y que la po­li­cía ad­vir­tió a Puigdemont de que, si lo ce­le­bra­ba, ha­bría dis­tur­bios. Pe­ro con­si­de­ra­ron que no se dio la vio­len­cia “su­fi­cien­te” co­mo pa­ra do­ble­gar al Go­bierno.

Esa in­ter­pre­ta­ción de vio­len­cia pro­ce­de de la sen­ten­cia de 1983 del Su­pre­mo ale­mán so­bre Ale­xan­der Schu­bart, que fue exi­mi­do del de­li­to de coac­ción a ór­ga­nos cons­ti­tu­cio­na­les (art. 105 del Có­di­go Pe­nal) por­que la vio­len­cia no bastó. “Es ne­ce­sa­rio –ra­zo­nó el TS ger­mano– que la coac­ción se pro­duz­ca de ma­ne­ra más am­plia y, en prin­ci­pio, ca­paz de for­zar al go­bierno a adop­tar las me­di­das exi­gi­das”. Se tra­ta de una in­ter­pre­ta­ción que mue­ve a una cier­ta per­ple­ji­dad si se tras­la­da al ca­so de los in­de­pen­den­tis­tas en­cau­sa­dos, ya que no se pe­na­ría só­lo por­que no han triun­fa­do en sus ob­je­ti­vos, mien­tras que si hu­bie­ran lo­gra­do sus pro­pó­si­tos, ya no po­dría pe­nar­se por­que ellos se­rían los nue­vos due­ños de la si­tua­ción.

“Es ver­dad que son cir­cuns­tan­cias muy dis­tin­tas, pe­ro la cues­tión de la vio­len­cia es si­mi­lar; por eso la han usa­do los jue­ces de Schles­wi­gHols­tein”, cuen­ta por te­lé­fono des­de Frank­furt el abo­ga­do Ru­pert von Plott­nitz, que en los años ochen­ta de­fen­dió al ac­ti­vis­ta Ale­xan­der Schu­bart, fa­lle­ci­do en el 2016. “El se­ñor Schu­bart no lla­mó a la vio­len­cia ni par­ti­ci­pó en ella, pe­ro la hu­bo –acla­ra Plott­nitz–, y el mis­mo TS que le ex­cul­pó de coac­ción juz­gó que, aun­que la vio­len­cia no fue­ra su­fi­cien­te pa­ra do­ble­gar al land de Hes­se, él era res­pon­sa­ble por sus ame­na­zas y lla­ma­das a ma­ni­fes­tar­se”. Y fue pe­na­do por per­tur­bar el or­den pú­bli­co (art. 125) con ocho me­ses de cár­cel.

ULLSTEIN BILD / GETTY

Dis­tur­bios por la ampliación del ae­ro­puer­to de Frank­furt en 1981

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.