Signo de los tiem­pos: a la uni­dad la lla­ma­mos cohe­sión

La Vanguardia (1ª edición) - - POLÍTICA - Ser­gi Pà­mies

En la ca­be­ce­ra de la im­pre­sio­nan­te ma­ni­fes­ta­ción del do­min­go, un le­ma, “Per la de­mo­crà­cia i la cohe­sió”. Sor­pren­de la apa­ri­ción del con­cep­to cohe­sión, que has­ta ha­ce po­co que­da­ba re­pre­sen­ta­do por la pa­la­bra uni­dad. Qui­zás al­guien in­ter­pre­ta que uni­dad sue­na de­ma­sia­do a unio­nis­mo, que es la ma­ne­ra con la que mu­chos me­dios de co­mu­ni­ca­ción (pú­bli­cos y pri­va­dos, el da­ño es trans­ver­sal) han de­ci­di­do me­nos­pre­ciar a los ca­ta­la­nes no in­de­pen­den­tis­tas. En ple­na de­va­lua­ción se­mán­ti­ca (vio­len­cia, te­rro­ris­mo, et­cé­te­ra), si­gue el lan­za­mien­to de gol­pes de Es­ta­do co­mo si fue­ran vi­gas y pa­jas en ojos aje­nos y pro­pios di­se­ña­das pa­ra de­jar­nos re­cí­pro­ca­men­te tuer­tos o cie­gos.

Des­pués de una lar­ga cam­pa­ña ofi­cial que ha que­ri­do equi­pa­rar las de­ci­sio­nes de la Ge­ne­ra­li­tat con el asal­to de Te­je­ro el 23-F, El­sa Ar­ta­di y Car­les Puigdemont han adop­ta­do co­mo pro­pia la acu­sa­ción de gol­pe de Es­ta­do pa­ra de­fi­nir la ac­ti­tud ya no del Go­bierno sino del Es­ta­do. “Han cam­bia­do los uni­for­mes por las to­gas”, di­jo Ar­ta­di lu­cien­do una cha­que­ta de cor­te gue­rri­lle­ro. Puigdemont, en cam­bio, ha­bló de gol­pe de Es­ta­do des­de Ber­lín, for­za­do por las cir­cuns­tan­cias y en un pla­tó que pa­re­cía ins­pi­rar­se en la sa­la de es­pe­ra de la con­sul­ta de un psi­quia­tra elec­tro­con­vul­si­vo del Ros­tock de los se­ten­ta. De fon­do, un mo­nó­tono bu­cle de imá­ge­nes ma­ni­pu­la­das con lí­neas de agua que, con ve­neno su­bli­mi­nal, ins­ta­ban a una in­sur­gen­cia más sen­ti­men­tal que ra­cio­nal.

Puigdemont no de­frau­dó. Re­ven­tó los au­dí­me­tros con un re­per­to­rio que des­de el pri­mer mi­nu­to ca­li­fi­có al Es­ta­do es­pa­ñol de, olé, vio­len­to y au­to­ri­ta­rio. El res­to fue cohe­ren­te con es­te arran­que: so­lem­ni­dad a la ho­ra de ex­pre­sar sus con­vic­cio­nes y ata­ques de per­ple­ji­dad in­dig­na­da cuan­do Vi­cent San­chis, em­pe­que­ñe­ci­do por la sór­di­da pre­ca­rie­dad del de­co­ra­do, in­ten­ta­ba su­ge­rir­le es­ce­na­rios más rea­lis­tas que idea­lis­tas. Es­po­lea­do por el éxi­to de la ma­ni­fes­ta­ción, Puigdemont di­jo: “Un po­co de con­fian­za, por fa­vor”, una fra­se que po­dría con­ver­tir­se en le­ma elec­to­ral.

Del res­to del fin de se­ma­na po­lí­ti­co-me­diá­ti­co, con­vie­ne re­vi­sar el In­for­me se­ma­nal (TVE), con un pes­ti­len­te re­por­ta­je so­bre el más­ter de Ci­fuen­tes y otro so­bre los CDR que pa­re­cía la con­tra­par­ti­da, en in­ten­ción y ri­gor, a la mu­ni­ción pro­pa­gan­dís­ti­ca in­ver­sa. Con el len­gua­je de­va­lua­do y la ver­dad so­me­ti­da a un cons­tan­te elec­tro­cho­que, tam­bién ayu­da a si­tuar­nos en el con­tex­to re­cu­pe­rar el de­ba­te so­bre la plu­ra­li­dad en TV3, en­tre Víctor-M. Ame­la y To­ni So­ler, con un in­ci­den­te que ac­tuó co­mo sín­to­ma te­lo­ne­ro: el mo­men­to en el que una per­so­na del pú­bli­co in­sul­ta al invitado Jor­di Ca­ñas, su­pon­go que por unio­nis­ta.

Puigdemont y Ar­ta­di han adop­ta­do co­mo pro­pia la acu­sa­ción de gol­pe de Es­ta­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.