A pun­to pa­ra el úl­ti­mo Sant Jor­di

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Quim Mon­zó

El lu­nes pró­xi­mo es San Jor­ge, una jor­na­da que en 1995 la Unes­co de­cla­ró día mun­dial del Li­bro (y de los De­re­chos de Au­tor, ¡ja!). Por ese mo­ti­vo, los gre­mios im­pli­ca­dos (li­bre­ros, edi­to­res, es­cri­to­res...) ha­cen es­ta se­ma­na pre­via lo im­po­si­ble pa­ra te­ner a pun­to los pues­tos que ha­brá en las ca­lles de nues­tras ciu­da­des.

Co­mo mí­ni­mo por la ma­ña­na. Más tar­de ya lo ve­re­mos. Por­que, an­tes de que se ilu­sio­nen mu­cho, se­pan que jus­to ese día, 23 de abril del 2018, el mun­do se aca­ba­rá. Ya sé que es un va­ti­ci­nio que se ha re­pe­ti­do otras ve­ces a lo lar­go de los años, y que has­ta aho­ra nun­ca se ha cum­pli­do. Pa­sa co­mo en el cuen­to del pas­tor­ci­llo men­ti­ro­so. Va de una fa­mi­lia cam­pe­si­na que en­car­ga a su hi­jo, me­nu­do, que paz­ca las ove­jas. Ha­ce bien su tra­ba­jo, pe­ro el chi­co se abu­rre y, co­mo pa­sa a me­nu­do con la gen­te que se abu­rre, pa­ra dis­traer­se se in­ven­ta una tro­la. Em­pie­za a gri­tar: “¡Que vie­ne el lo­bo, que vie­ne el lo­bo!”. La gen­te del pue­blo co­rre a ayu­dar­lo con aza­das, ha­chas, es­co­pe­tas de ca­za, lo que haga fal­ta pa­ra en­fren­tar­se a la bes­tia. Pe­ro cuan­do lle­gan só­lo lo en­cuen­tran a él, que se ríe por de­ba­jo de la na­riz, y a las ove­jas, que pa­cen la mar de tran­qui­las.

An­tes de que se ilu­sio­nen mu­cho, se­pan que el lu­nes pró­xi­mo, 23 de abril del 2018, el mun­do se aca­ba­rá

Co­mo los ha­bi­tan­tes del pue­blo se han tra­ga­do la men­ti­ra, al día si­guien­te ha­ce lo mis­mo: “¡Que vie­ne el lo­bo, que vie­ne el lo­bo!”. La res­pues­ta so­li­da­ria se re­pi­te y, an­te la evi­den­cia de un nue­vo en­ga­ño, los ve­ci­nos se ca­brean. Ló­gi­ca­men­te, el ter­cer día que re­pi­te el gri­to –“¡Que vie­ne el lo­bo, que vie­ne el lo­bo!”–, la gen­te pa­sa de ir­lo a ayu­dar. Pe­ro re­sul­ta que es­ta vez es ver­dad: el lo­bo ha ve­ni­do. Se ha co­mi­do a to­das las ove­jas y –oh ma­ra­vi­llas de las mo­ra­le­jas de los cuen­tos in­fan­ti­les– el pas­tor­ci­llo apren­de que nun­ca de­ben de­cir­se men­ti­ras.

Con la pre­dic­ción de que el mun­do se aca­ba pa­sa al­go se­me­jan­te. De tan re­pe­ti­da, mu­chos ya no se la creen. Pe­ro es­ta del pró­xi­mo lu­nes, 23 de abril, tie­ne pin­ta de ser cier­ta. La ha di­fun­di­do Fox News a par­tir del aná­li­sis que el nu­me­ró­lo­go Da­vid Mea­de ha he­cho de un frag­men­to del Apo­ca­lip­sis (el 12: 1-2): “En­ton­ces apa­re­ció en el cie­lo una gran se­ñal pro­di­gio­sa: una mu­jer que te­nía el sol por ves­ti­do, con la luna ba­jo los pies, y lle­va­ba en la ca­be­za una co­ro­na de do­ce es­tre­llas. Es­pe­ra­ba un hi­jo y gri­ta­ba afli­gi­da por los do­lo­res del par­to”. Mea­de ve cla­ro que ese va­ti­ci­nio sig­ni­fi­ca que el lla­ma­do pla­ne­ta X (del que se ha­bla des­de 1995) cho­ca­rá con­tra la Tie­rra, que eso su­ce­de­rá el lu­nes 23 y que “las ma­si­vas fuer­zas gra­vi­ta­cio­na­les del pla­ne­ta pro­vo­ca­rán erup­cio­nes vol­cá­ni­cas, te­rre­mo­tos y tsu­na­mis”. No es de­ta­lle me­nos­pre­cia­ble que la le­tra X sea la que se usa tan­to pa­ra ca­ta­lo­gar los films porno co­mo pa­ra nom­brar al mis­te­rio­so “se­ñor X”, je­fe de los GAL, que al­gu­nos pe­rio­dis­tas mal­pen­sa­dos di­cen que era Fe­li­pe González. To­do cua­dra; no me pre­gun­ten por qué. Que el mun­do re­vien­te el día del Li­bro, tam­bién: no só­lo ha­brían muer­to un 23 de abril Sha­kes­pea­re, Cer­van­tes y Jo­sep Pla, sino que mo­ri­ría­mos de gol­pe to­dos los ac­tua­les fa­bu­lis­tas (in­clui­do el dra­ma­tur­go Lla­re­na), ade­más del res­to de ha­bi­tan­tes del pla­ne­ta, lec­to­res o no.

Tant mieux.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.