De­fen­der a los nues­tros

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Ke­pa Au­les­tia

Los epi­so­dios que se su­ce­den en torno a la cri­sis catalana en­cie­rran, ca­si to­dos ellos, as­pec­tos que cues­tio­nan o re­vi­san el con­cep­to mis­mo de de­mo­cra­cia. La de­ci­sión de la Me­sa del Parlament de que­re­llar­se con­tra el juez Pa­blo Lla­re­na por pre­va­ri­ca­ción y la re­so­lu­ción del ma­gis­tra­do de im­pe­dir la per­so­na­ción de Jor­di Sàn­chez al trá­mi­te de su in­ves­ti­du­ra se­rían dos de los he­chos que, en es­te ca­so, po­nen en pri­me­rí­si­mo plano el pro­ble­ma de la in­de­pen­den­cia res­pec­ti­va en­tre los po­de­res le­gis­la­ti­vo y ju­di­cial y la re­la­ción je­rár­qui­ca que de­bie­ran man­te­ner en si­tua­cio­nes de li­ti­gio. ¿Qué es lo de­mo­crá­ti­co? o ¿qué es más de­mo­crá­ti­co? son las pre­gun­tas que sur­gen a ca­da pa­so, sin que la po­la­ri­za­ción y el rui­do do­mi­nan­tes per­mi­tan ex­traer al­gu­na con­clu­sión vin­cu­lan­te o, cuan­do me­nos, es­cla­re­ce­do­ra al res­pec­to. El in­de­pen­den­tis­mo vie­ne de­nun­cian­do una Es­pa­ña en re­gre­sión en tér­mi­nos de li­ber­tad; jus­ti­fi­ca­ción so­bre­ve­ni­da de su afán por des­co­nec­tar­se del Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal. Por su par­te, los au­tos ju­di­cia­les ex­tre­man la ca­li­fi­ca­ción de los ilí­ci­tos en que ha­yan po­di­do in­cu­rrir los lí­de­res se­ce­sio­nis­tas; de tal ma­ne­ra que por esa vía la uni­dad del país al­can­za­ría un va­lor mo­ral. Pe­ro una vez que el es­pí­ri­tu crí­ti­co se ha di­vi­di­do tam­bién en ban­dos, re­sul­ta im­po­si­ble em­plear si­quie­ra un mis­mo len­gua­je, ha­cer uso de unos mis­mos sig­ni­fi­can­tes con sig­ni­fi­ca­dos pre­via­men­te con­ve­ni­dos. Por­que, en su­ma, el de­ba­te so­bre la de­mo­cra­cia re­mi­te a una dis­cu­sión en torno a la es­ca­la de va­lo­res que ca­da cual al­ber­ga.

En reali­dad no ha­cen fal­ta mu­chos pa­ra ver­te­brar una cier­ta idea de en qué con­sis­te o de­bie­ra con­sis­tir el sis­te­ma de li­ber­ta­des. Pa­ra em­pe­zar, se­ría su­fi­cien­te con ejer­ci­tar­se en torno a dos va­lo­res: el plu­ra­lis­mo y la le­ga­li­dad. El re­co­no­ci­mien­to de que una so­cie­dad abier­ta es, esen­cial­men­te, plu­ral no su­po­ne mu­cho en tér­mi­nos de­mo­crá­ti­cos. Es ha­bi­tual que la plu­ra­li­dad se per­ci­ba co­mo una fa­ta­li­dad inexo­ra­ble, más que co­mo una ma­ni­fes­ta­ción de la li­ber­tad y de la riqueza cí­vi­ca. Ocu­rre así so­bre to­do cuan­do la iden­ti­dad atra­vie­sa el cam­po de dis­cu­sión y lo aca­pa­ra. Se­gún ta­les con­cep­cio­nes, la so­cie­dad se­ría plu­ral de partida, pe­ro ten­dría que de­jar de ser­lo de lle­ga­da. Bas­ta con que ten­gan éxi­to las es­tra­te­gias asi­mi­la­cio­nis­tas que se apli­quen pa­ra ho­mo­ge­nei­zar el alu­vión y con­ver­tir­lo en un mag­ma. To­dos los na­cio­na­lis­mos com­par­ten esa vi­sión, aun­que di­fie­ran en­tre sí so­bre có­mo tra­tar la plu­ra­li­dad. La pro­pia idea del “de­re­cho a de­ci­dir” sur­ge de esa con­cep­ción de la plu­ra­li­dad, por­que em­pla­za a de­can­tar­la de ma­ne­ra re­duc­cio­nis­ta en­tre el sí y el no a la in­de­pen­den­cia. En su es­ca­la de va­lo­res, el so­be­ra­nis­mo ple­bis­ci­ta­rio no con­tem­pla la hi­pó­te­sis de que la li­ber­tad pu­die­ra rea­li­zar­se de ma­ne­ra más ple­na sin re­fe­rén­dum que con él. La de­mo­cra­cia se ba­sa, tam­bién, en una de­ter­mi­na­da es­ca­la de re­nun­cias.

La le­ga­li­dad es de­fen­di­da co­mo un va­lor ab­so­lu­to y –lo que re­sul­ta preo­cu­pan­te– co­mo una re­fe­ren­cia uní­vo­ca en el dis­cur­so ofi­cial que re­pre­sen­ta­ría al Es­ta­do cons­ti­tu­cio­nal. El in­de­pen­den­tis­mo, por su par­te, se re­fie­re a la le­ga­li­dad co­mo al­go ac­ce­so­rio y por ello pres­cin­di­ble; por­que, de­pen­dien­do de las cir­cuns­tan­cias, pue­de ser un cor­sé o pa­re­cer útil.

A pri­me­ra vis­ta, la que­re­lla anun­cia­da por la Me­sa del Parlament de Ca­ta­lun­ya con­tra el juez Pa­blo Lla­re­na in­di­ca­ría que los que­re­llan­tes con­fían en la ley y en la jus­ti­cia. Pe­ro el com­pro­mi­so no al­can­za pa­ra tan­to, por­que se tra­ta de un ar­did pa­ra ex­plo­tar las con­tra­dic­cio­nes del sis­te­ma o de­nun­ciar­lo en su con­jun­to si la ini­cia­ti­va no pros­pe­ra­se ni en cuan­to a su ad­mi­sión a trá­mi­te. La le­ga­li­dad tam­po­co pue­de con­ti­nuar sien­do la ca­sa­ma­ta tras la que se gua­re­cen los ar­gu­men­tos que se­cun­dan un sin­fín de re­so­lu­cio­nes; co­mo la de su­po­ner que si Jor­di Sàn­chez fue­ra pues­to en li­ber­tad po­dría vol­ver a su­bir­se a un jeep de la Guar­dia Ci­vil pa­ra di­ri­gir­se a sus se­gui­do­res, y reite­rar­se así en el de­li­to de re­be­lión impu­tado. Esa in­ter­pre­ta­ción es le­gal, pe­ro no es la úni­ca le­ga­li­dad po­si­ble.

La cri­sis catalana es­tá sien­do una enor­me tri­tu­ra­do­ra de va­lo­res com­par­ti­dos, sin que sur­jan otros nue­vos y más tran­qui­li­za­do­res. Na­die que al­ber­gue bue­nas in­ten­cio­nes pue­de es­tar sa­tis­fe­cho por ello. La dia­tri­ba en torno a la ti­pi­fi­ca­ción fis­cal de te­rro­ris­mo de la ac­tua­ción de los Co­mi­tès de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca es un ejem­plo elo­cuen­te de lo que ocu­rre. Co­mo el de­do que apun­ta a la Luna, el de­ba­te aca­bó ba­na­li­zan­do el ac­ti­vis­mo no pa­ci­fis­ta en el seno del in­de­pen­den­tis­mo. Por­que se tra­ta­ba de de­fen­der a los nues­tros. Siem­pre es eso lo que so­ca­va la de­mo­cra­cia.

La ‘cri­sis catalana’ es­tá sien­do una enor­me tri­tu­ra­do­ra de va­lo­res com­par­ti­dos, sin que sur­jan otros nue­vos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.