Pre­si­dent Puigdemont

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN -

En es­te país tan ex­tra­ño, una en­tre­vis­ta con el lí­der de la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria, y pre­si­den­te del país, que tu­vo tal in­te­rés pú­bli­co que con­ci­lió a un mi­llón de es­pec­ta­do­res la no­che de un do­min­go, se con­vier­te en el mo­ti­vo por el que un po­lí­ti­co, que quie­re ser pre­si­den­te de un reino, pi­de ce­rrar una te­le­vi­sión pú­bli­ca. Tra­du­ci­do: Al­bert Ri­ve­ra, más hoo­li­gan que nun­ca, pi­de in­ter­ve­nir TV3 por­que osó en­tre­vis­tar al pre­si­dent Puigdemont. Des­de lue­go, nun­ca ha­bría­mos ima­gi­na­do que ha­bría un par­ti­do más agre­si­vo con los de­re­chos ca­ta­la­nes que el PP, pe­ro Ciu­da­da­nos lo su­pera. El ex­dipu­tado Jor­di Cu­mi­nal de­cía, ayer en TV3, que Ciu­da­da­nos es el par­ti­do del odio, y cier­ta­men­te ha­ce mé­ri­tos pa­ra el tí­tu­lo.

Más allá de la es­tri­den­cia de es­tas trom­pe­tas del apo­ca­lip­sis, la en­tre­vis­ta con Puigdemont fue de al­to vol­ta­je y con efec­tos di­rec­tos en la po­lí­ti­ca catalana. Con una cons­ta­ta­ción pre­via: ade­más de su ro­bus­ta for­ta­le­za aními­ca, la con­so­li­da­ción de­fi­ni­ti­va de su li­de­raz­go. Y no es un li­de­raz­go de par­ti­do, sino de país, trans­ver­sal en eda­des, orí­ge­nes e ideologías, y re­co­no­ci­do co­mo tal en Eu­ro­pa, don­de se lo con­si­de­ra la voz de los de­re­chos ca­ta­la­nes.

Puigdemont no pue­de acep­tar un go­bierno de ro­di­llas y hu­mi­lla­do, tal co­mo quie­re el fren­te del 155

Des­de es­te li­de­raz­go de­fi­nió en la en­tre­vis­ta la es­tra­te­gia de las pró­xi­mas se­ma­nas, plan­tea­da en tres ideas-fuer­za. La pri­me­ra: el tiem­po. Puigdemont pi­de tiem­po pa­ra ges­tio­nar la com­ple­ji­dad, sa­be­dor que es un tiem­po es­ca­so, vis­to el dead­li­ne elec­to­ral. Pe­ro si ya lle­va­mos seis me­ses sin go­bierno, no pa­re­ce un dra­ma es­pe­rar unas se­ma­nas más, y es­te men­sa­je se di­ri­ge, so­bre to­do, a ERC, que es la más apre­mia­da. ¿Por qué re­quie­re tiem­po? Por­que de­be ha­cer cua­drar un teo­re­ma que pa­re­ce im­po­si­ble: por un la­do, tie­ne que in­ten­tar un go­bierno an­tes del 22 de ma­yo, y así im­pe­dir las elec­cio­nes; por el otro, no pue­de per­mi­tir que sea un go­bierno de ro­di­llas y hu­mi­lla­do, tal co­mo quie­re el fren­te del 155. ¿Y có­mo se ha­ce, con el juez Lla­re­na vul­ne­ran­do los de­re­chos po­lí­ti­cos de los dipu­tados y ta­chan­do nom­bres de la lis­ta? Tal vez la cla­ve es­ta­ría en la ley de la pre­si­den­cia que, si to­do va bien, se apro­ba­rá a prin­ci­pios de ma­yo. Es cier­to que pue­de cho­car nue­va­men­te con el ín­cli­to Lla­re­na, pe­ro es­te fu­tu­ri­ble no des­car­ta la ne­ce­si­dad de in­ten­tar has­ta el fi­nal el ges­to de dig­ni­dad que re­pre­sen­ta in­ves­tir­lo pre­si­dent. Tiem­po pa­ra ga­nar tiem­po y ges­tio­nar las di­fi­cul­ta­des.

La se­gun­da idea-fuer­za: la vo­lun­tad de no ir a nue­vas elec­cio­nes por­que ya te­ne­mos la ma­yo­ría par­la­men­ta­ria ema­na­da de las ur­nas, y no tie­ne sen­ti­do una nue­va con­tien­da elec­to­ral. Pe­ro es obli­ga­do aña­dir que el pre­si­dent no lo quie­re, pe­ro no lo de­ja del to­do des­car­ta­do. Y la ter­ce­ra idea-fuer­za: el man­da­to re­pu­bli­cano ema­na­do del 1 de oc­tu­bre, al cual no re­nun­cia y al que quie­re dar con­te­ni­do con el Con­sell de la Re­pú­bli­ca.

En de­fi­ni­ti­va, un pre­si­dent en ple­na for­ma que si­gue mar­can­do el re­la­to de la Ca­ta­lun­ya ase­dia­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.