Re­ge­ne­ra­cio­nis­mo o re­for­mis­mo

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - F. RIERA, edi­tor Fè­lix Riera

En la po­lí­ti­ca es­pa­ño­la, de un tiem­po a es­ta par­te, se­gún con quien se ha­ble, se plan­tea la ne­ce­si­dad de re­ge­ne­rar inex­cu­sa­ble­men­te Es­pa­ña o de re­for­mar­la. La ac­tua­li­za­ción del tér­mino re­ge­ne­ra­cio­nis­mo ha si­do im­pul­sa­da por Ciu­da­da­nos, mien­tras que la re­for­mis­ta ha te­ni­do en el PP su prin­ci­pal va­le­dor. Des­de el PP, y más con­cre­ta­men­te des­de el Go­bierno es­pa­ñol, se prefiere que ha­ble­mos de re­for­mar las ins­ti­tu­cio­nes e in­clu­so de re­for­mar le­ve­men­te la Cons­ti­tu­ción an­tes que apli­car una te­ra­pia de cho­que que lo cam­bie to­do. En la otra di­rec­ción, Ciu­da­da­nos, du­ran­te la cam­pa­ña elec­to­ral, plan­teó que Es­pa­ña ne­ce­si­ta­ba ser re­ge­ne­ra­da an­te la co­rrup­ción y el co­lap­so del bi­par­ti­dis­mo po­lí­ti­co, al es­ti­lo de lo que plan­teó el re­ge­ne­ra­cio­nis­mo de fi­na­les del si­glo XIX co­mo res­pues­ta a la pér­di­da de las co­lo­nias. Ciu­da­da­nos plan­tea­ba re­ge­ne­rar los ór­ga­nos en­fer­mos de Es­pa­ña que van mos­tran­do la de­ca­den­cia del mo­de­lo po­lí­ti­co de la tran­si­ción. Se tra­ta en esen­cia de mo­di­fi­car la ley elec­to­ral, eli­mi­nar dipu­tacio­nes, lu­char im­pla­ca­ble­men­te con­tra la co­rrup­ción y los na­cio­na­lis­mos vas­co y ca­ta­lán. Pro­po­nían un pro­gra­ma que per­mi­tie­ra su­pe­rar la cri­sis eco­nó­mi­ca y mo­ral de Es­pa­ña. Pa­ra mos­trar su vo­lun­tad de cam­bio, Al­bert Ri­ve­ra in­sis­tía al PP en que “la re­ge­ne­ra­ción no va a pa­sar por los que nos han ro­ba­do”. La cues­tión que plan­tea­ba, en­ton­ces, era un cam­bio radical pa­ra orien­tar a Es­pa­ña ha­cia el si­glo XXI.

Pa­sa­do un año y me­dio, des­de las úl­ti­mas elec­cio­nes ge­ne­ra­les, la vic­to­ria del PP ha im­pues­to una vi­sión re­for­ma­do­ra fren­te a la re­ge­ne­ra­cio­nis­ta pro­pues­ta por Ciu­da­da­nos. Es ya una reali­dad. Los cam­bios ra­di­ca­les que se pro­pu­sie­ron se han con­ver­ti­do en una apues­ta por los cam­bios gra­dua­les y su­ti­les. Es­ta orien­ta­ción no de­be­ría ex­tra­ñar­nos, pues la ba­se his­tó­ri­ca del re­for­mis­mo ha te­ni­do siem­pre sus pun­ta­les en la de­mo­cra­cia cris­tia­na y en el so­cial li­be­ra­lis­mo. Una vez más, el sue­ño re­ge­ne­ra­cio­nis­ta se ha vis­to tras­to­ca­do por el prag­ma­tis­mo po­lí­ti­co. Ciu­da­da­nos ha con­si­de­ra­do que su pa­pel, ca­da vez más in­flu­yen­te y de­ter­mi­nan­te elec­to­ral­men­te, ne­ce­si­ta ser me­di­do con mo­de­ra­ción y cálcu­lo. La evo­lu­ción de Ciu­da­da­nos, jun­to a la ne­ce­si­dad que tie­ne el PP de vi­sua­li­zar un plan de re­for­mas que neu­tra­li­ce su cri­sis po­lí­ti­ca, es­tá pro­pi­cian­do la ela­bo­ra­ción de una agen­da es­pa­ño­la pa­ra la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.