Aten­ción a To­rrent

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Fer­nan­do Óne­ga

Veo a Ro­ger To­rrent lan­za­do. Lan­za­do al li­de­raz­go del in­de­pen­den­tis­mo. Has­ta que lle­gó a la pre­si­den­cia del Parlament te­nía una pre­sen­cia pú­bli­ca dis­cre­ta, en el sen­ti­do de que po­cos se in­tere­sa­ban por él y él no da­ba mo­ti­vos pa­ra que nos in­tere­sá­ra­mos por él. Aho­ra es to­do lo con­tra­rio: las cá­ma­ras le bus­can por­que es la au­to­ri­dad y las cá­ma­ras no tie­nen pro­ble­ma pa­ra en­con­trar­lo por­que él se de­ja en­con­trar. Se le ha pues­to ca­ra de se­ñor im­por­tan­te, lu­ce an­da­res de cier­ta gra­ve­dad con una dis­tan­cia en­sa­ya­da y no se de­ja en­tre­vis­tar por cual­quie­ra, lo cual es in­di­cio de bus­ca­da so­lem­ni­dad. Tan­ta so­lem­ni­dad, que lo ves en la ma­ni­fes­ta­ción del do­min­go y te sor­pren­de que va­ya sin cor­ba­ta. Ya lo aso­cia­mos al tra­je y la cor­ba­ta, a pe­sar de ser tan de iz­quier­das: em­pie­za a emi­tir des­te­llos de po­der.

No de­bie­ra ser nin­gu­na sor­pre­sa: con Jun­que­ras y otros lí­de­res en­tre re­jas y con Puigdemont en Ale­ma­nia, es na­tu­ral que To­rrent sien­ta la ten­ta­ción de ser el aban­de­ra­do, el salvador del pro­cés, y tam­bién es na­tu­ral que al­gu­nos lo vea­mos así. Los de­más son pu­ros re­pre­sen­tan­tes de par­ti­dos; él es lo ins­ti­tu­cio­nal. Y qui­zá se lo es­tá cre­yen­do. Ac­túa co­mo re­pre­sen­tan­te má­xi­mo de to­dos los ca­ta­la­nes y de sus re­pre­sen­tan­tes di­rec­tos, que son los dipu­tados que pre­si­de, in­clui­dos los de Ciu­da­da­nos y los del PP. Lo di­jo en su pri­mer dis­cur­so: ve­nía a de­fen­der­los a to­dos. Lo de­mos­tró el pa­sa­do vier­nes: hi­zo que la que­re­lla de los in­de­pen­den­tis­tas con­tra el juez Lla­re­na fue­se una que­re­lla de to­do el Parlament, aun­que los le­tra­dos de la Cá­ma­ra le acon­se­ja­ron que fue­se só­lo de JxCat, que era el pro­mo­tor de la can­di­da­tu­ra de Jor­di Sàn­chez. No les hi­zo ca­so. Su au­to­ri­dad es­tá por en­ci­ma de los le­tra­dos y su de­fen­sa de to­dos los dipu­tados le lle­va a in­cluir a to­dos los gru­pos en una re­so­lu­ción, por­que es su­ya y él es el Parlament.

An­te es­tos com­por­ta­mien­tos, Puigdemont pue­de es­tar tran­qui­lo: To­rrent, aun­que sea mi­li­tan­te de Es­que­rra, guar­da bien su por­te­ría y la por­te­ría del in­de­pen­den­tis­mo, los de­más no exis­ten. Pe­ro pue­de em­pe­zar a in­tran­qui­li­zar­se: a To­rrent se le es­tá po­nien­do ca­ra y ges­to de lí­der. Sus he­chos y pre­sen­cias le po­nen ca­ra de lí­der to­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.