¡Rom­pan fi­lias!

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - Mi­guel Án­gel Agui­lar

La ci­ta era pa­ra al­mor­zar el jue­ves pa­sa­do en el res­tau­ran­te Pa­ra­dís, jun­to al Con­gre­so, en la ca­lle del Mar­qués de Cu­bas, sa­ca­do de su zo­na de con­fort a la ma­ne­ra de Co­mi­llas, el ne­gre­ro, o de Cervera, el de los bar­cos, la hon­ra y el vi­li­pen­dio, pa­ra ali­near­lo con otros fa­chas avant la let­tre. Se pre­sen­ta­ba el li­bro Pas­qual Ma­ra­gall, pen­sa­mien­to y ac­ción. Con al­gún re­tra­so se in­cor­po­ró Jor­di An­gus­to Zam­brano. Ve­nía de par­ti­ci­par en el pro­gra­ma Es­pe­jo pú­bli­co, ma­ga­zín de An­te­na 3, que di­ri­ge Ju­lián Nie­to y pre­sen­ta Susana Gri­so. Lle­ga­ba ex­haus­to de de­ba­tir con pe­rio­dis­tas muy es­co­gi­dos de la ace­ra de en­fren­te. Me pa­re­ció que se re­fe­ría a los alis­ta­dos en la Bru­ne­te me­diá­ti­ca, por uti­li­zar el fe­liz ha­llaz­go ex­pre­si­vo del inol­vi­da­ble Xa­bier Ar­za­lluz en la cam­pa de Zu­be­roa.

Le pro­pu­se que co­la­bo­ra­ra en un pro­yec­to au­daz que aho­ra se in­ten­ta. Se tra­ta­ría de que al me­nos una vez por se­ma­na se rom­pie­ran las fi­las y las fi­lias. Ima­gi­na­mos que, por ejem­plo, Es­pe­jo pú­bli­co un día sin pre­vio avi­so fue­ra emi­ti­do por TV3 y si­mul­tá­nea­men­te el pro­gra­ma que en ese ho­ra­rio se es­tu­vie­ra rea­li­zan­do en ese ca­nal fue­ra emi­ti­do por An­te­na 3. Otro tan­to po­dría ha­cer­se me­dian­te in­ter­cam­bios en­tre ca­de­nas y ca­na­les pri­va­dos o pú­bli­cos. Así, en­tre el nue­vo pro­gra­ma La nit a 8tv de Ra­mon Ro­vi­ra y el que co­rres­pon­da en la mis­ma fran­ja ho­ra­ria de Te­le­cin­co o de Cua­tro.

El ex­pe­ri­men­to per­mi­ti­ría me­dir el efec­to de los ra­yos gam­ma so­bre las mar­ga­ri­tas, es de­cir, el des­con­cier­to cau­sa­do al ex­po­ner a unas au­dien­cias fi­de­li­za­das a los ar­gu­men­tos, en­fo­ques y sen­si­bi­li­da­des de quie­nes por lo ge­ne­ral com­pa­re­cen en in­fe­rio­ri­dad nu­mé­ri­ca y am­bien­tal, in­vir­tien­do el es­que­ma del pro­gra­ma. Con es­tos in­ter­cam­bios sin cos­te al­guno los es­pa­cios de te­le­vi­sión en­tre­ga­dos al in­ce­san­te de­ba­te con ter­tu­lia­nos ad hoc con la su­ma de al­gún dis­cre­pan­te de cuo­ta, en plan tes­ti­go fal­so a ex­hi­bir en de­fen­sa pro­pia si hi­cie­ra fal­ta, da­rían un pa­so más allá del ¡rom­pan fi­las! has­ta lo­grar el ¡rom­pan fi­lias! Así la sor­pre­sa im­pro­ba­ble mul­ti­pli­ca­ría su va­lor no­ti­cio­so, con­for­me es­ta­ble­ce la ley de la gra­vi­ta­ción in­for­ma­ti­va. Aca­be­mos pues con eso de que “ca­da uno es­cu­cha­ba su emi­so­ra favorita pa­ra man­te­ner­se uni­for­ma­do”, se­gún de­cía El Ro­to en una de sus vi­ñe­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.