Fic­cio­nes cu­rri­cu­la­res

Cen­te­na­res de miles de es­tu­dian­tes ho­nes­tos ven aho­ra co­mo su cu­rrí­cu­lum aca­dé­mi­co pier­de cre­di­bi­li­dad, er­go va­lor

La Vanguardia (1ª edición) - - OPINIÓN - EL RUNRÚN Mà­rius Se­rra

El ca­so Ci­fuen­tes ha ge­ne­ra­do una re­duc­ción salvaje de los cu­rrí­cu­lums de dipu­tados en las Cor­tes. La re­pen­ti­na des­apa­ri­ción de más­ters es co­lo­sal. Se des­va­ne­cen tí­tu­los de nom­bre rim­bom­ban­te y se adel­ga­zan has­ta el ra­qui­tis­mo los apar­ta­dos de for­ma­ción. Los da­ños du­ra­rán años. Cen­te­na­res de miles de es­tu­dian­tes ho­nes­tos ven aho­ra co­mo su cu­rrí­cu­lum aca­dé­mi­co pier­de cre­di­bi­li­dad, er­go va­lor. Es una pu­tada que una dipu­tada am­bi­cio­sa se car­gue en po­cas se­ma­nas unos ín­di­ces de pres­ti­gio que cues­ta años con­so­li­dar. Los tí­tu­los son una con­ven­ción. Su va­li­dez de­pen­de de la com­pe­ten­cia de quien los ex­pi­de. Da­lí se re­be­ló con­tra el tri­bu­nal que de­bía exa­mi­nar­lo en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes de San Fer­nan­do, en Ma­drid. Lo de­cla­ró in­com­pe­ten­te y le ex­pul­sa­ron, pe­ro no por eso fue peor (ni me­jor) ar­tis­ta. Los tí­tu­los uni­ver­si­ta­rios fue­ron una con­ven­ción útil du­ran­te si­glos. Úl­ti­ma­men­te, los más­ters se han trans­for­ma­do en una pla­ga bí­bli­ca. Sir­ven pa­ra que la uni­ver­si­dad fi­nan­cie a pro­fe­so­res a quie­nes no pa­ga su­fi­cien­te por su ac­ti­vi­dad re­gu­lar, man­tie­ne la clien­te­la en­tre los es­tu­dian­tes que ya lu­chan por abrir­se pa­so en el mun­do la­bo­ral, di­si­mu­la la in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do pa­ra ga­ran­ti­zar una uni­ver­si­dad pú­bli­ca gra­tui­ta y per­mi­te que las ins­ti­tu­cio­nes uni­ver­si­ta­rias sal­gan de su bur­bu­ja au­to­com­pla­cien­te y cap­ten a pro­fe­sio­na­les re­le­van­tes que, sin el ali­cien­te del re­co­no­ci­mien­to que les ofre­ce la Aca­de­mia, no hu­bie­ran vuel­to a po­ner los pies nun­ca más en una uni­ver­si­dad. No en vano la pa­la­bra pres­ti­gio tie­ne una ca­de­na eti­mo­ló­gi­ca re­la­cio­na­da con la im­pos­tu­ra: praes­ti­gium (im­pos­tu­ra), a par­tir de praes­ti­giae (ilu­sio­nes), de praes­trin­ge­re (des­lum­brar).

El cu­rrí­cu­lum es un gé­ne­ro li­te­ra­rio per­ver­so, que en prin­ci­pio de­be­ría­mos si­tuar en la no fic­ción, pe­ro que úl­ti­ma­men­te pug­na por ha­cer­se un es­pa­cio en la fic­ción, jun­to a las in­ter­lo­cu­to­rias de los jue­ces y la cró­ni­ca po­lí­ti­ca. El mis­te­rio­so ca­so de los más­ters des­apa­re­ci­dos re­pen­ti­na­men­te de los cu­rrí­cu­lums de de­ce­nas de dipu­tados es só­lo un ejem­plo. Na­die com­prue­ba nun­ca na­da de lo que po­ne­mos en el cu­rrí­cu­lum. La ten­den­cia a la pa­tra­ña es tan ge­ne­ra­li­za­da co­mo la vo­lun­tad de pre­sen­tar una ver­sión me­jo­ra­da de uno mis­mo que ca­rac­te­ri­za a los per­fi­les en las re­des so­cia­les. Aun­que sea una ma­ja­de­ría. Bas­ta bus­car en el apar­ta­do lin­güís­ti­co de cual­quier cu­rrí­cu­lum y leer qué len­guas (y a qué ni­vel) afir­ma do­mi­nar el in­ter­fec­to. Los ni­ve­les se­rían ba­jo, me­dio, al­to o bi­lin­güe, y lue­go aún hay que in­di­car el do­mi­nio en los ám­bi­tos ha­bla­do, es­cri­to o leí­do. Si to­do el mun­do do­mi­na­se real­men­te las len­guas que po­ne en su cu­rrí­cu­lum al ni­vel in­di­ca­do, hoy vi­vi­ría­mos en una so­cie­dad mul­ti­lin­güe sin pre­jui­cios ab­sur­dos con­tra las len­guas. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de los más­ters cur­sa­dos en Ara­va­ca, en el ca­so de los idio­mas el ni­vel se pue­de ave­ri­guar en cin­co mi­nu­tos de con­ver­sa­ción. In­clu­so pa­ra men­tir hay que sa­ber la­tín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.