Con­tar una vio­la­ción pa­ra evi­tar otras

La ‘in­fluen­cer’ Lau­ra Es­ca­nes con­fie­sa ha­ber su­fri­do ma­los tra­tos y agre­sio­nes se­xua­les

La Vanguardia (1ª edición) - - TENDENCIAS - CE­LES­TE LÓPEZ Ma­drid

Otro ca­so de ma­los tra­tos y vio­la­ción de­nun­cia­do por una mu­jer po­pu­lar. Lo que hi­cie­ron ha­ce unos me­ses ac­tri­ces de Holly­wood de re­le­van­cia mun­dial –y que desem­bo­có en el fa­mo­so #MeToo–, se ex­ten­dió co­mo la es­pu­ma, pro­vo­can­do que mu­je­res de dis­tin­tas pro­fe­sio­nes hi­cie­ran lo pro­pio. En Es­pa­ña, pe­rio­dis­tas y mo­de­los de­nun­cia­ron pú­bli­ca­men­te ha­ber si­do agre­di­das, ace­cha­das y vio­la­das, en un mo­vi­mien­to que las aso­cia­cio­nes de mu­je­res apo­yan, es­pe­cial­men­te por lo que de pla­ta­for­ma pa­ra vi­si­bi­li­zar el gra­ve pro­ble­ma de los abu­sos y agre­sio­nes se­xua­les, es­pe­cial­men­te, en­tre las más jó­ve­nes.

La úl­ti­ma que ha con­ta­do su ex­pe­rien­cia ha si­do la in­fluen­cer Lau­ra Es­ca­nes, de 22 años, quien en su pri­mer li­bro na­rra una vio­la­ción por par­te de una an­ti­gua pa­re­ja, un re­la­ción en la que el mal­tra­to era ha­bi­tual. El li­bro Piel de Le­tra, pre­sen­ta­do ha­ce unos días, re­co­ge es­te re­la­to so­bre­co­ge­dor: “Cuán­tas ve­ces ne­ce­si­ta­bas es­cu­char­me gri­tar no pa­ra que eso no su­ce­die­ra. Cuán­to em­pu­jo­nes y ara­ña­zos no de­be­ría ha­ber evi­ta­do pa­ra que te ale­ja­ras de mi piel. Me ma­ni­pu­las­te, me so­bor­nas­te y me obli­gas­te a de­jar­me ha­cer al­go que no que­ría. Al­go que me da­ba as­co. Al­go que me ma­ta­ba por den­tro”. Y con­ti­núa: “Fue en el mo­men­to que rom­pis­te mi ro­pa cuan­do te veía des­de el in­fierno. Y has­ta me veía a mí mis­ma gri­tan­do (que no de pla­cer) des­de lo más al­to del te­cho. Qué as­co. Cuán­tas ve­ces te ha­brán di­cho que hay gri­tos que pi­den so­co­rro y no se­xo. ¿Ha­ce fal­ta de­cir que las mi­ni­fal­das no pi­den a gri­tos ser ba­ja­das? No sé dón­de es­ta­rás aho­ra, pe­ro sí que sé que eso lo lle­va­rás cla­va­do en tu men­te pa­ra siem­pre. Yo no soy cul­pa­ble, yo no me de­jé. Yo con­fia­ba en ti, y tú te apro­ve­chas­te de mí. De mi ines­ta­bi­li­dad y de mi alma ro­ta. De mi san­gre en al­cohol. De mis lá­gri­mas”.

Es­te tex­to ha aca­pa­ra­do la aten­ción de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y, es­pe­cial­men­te, de las miles de jó­ve­nes que con­si­de­ran a es­ta mo­de­lo, ca­sa­da con el pu­bli­cis­ta Ri­so Me­ji­de, una re­fe­ren­cia. Se des­co­no­ce si Es­ca­nes de­nun­ció los he­chos que na­rra en su obra, un tex­to in­ti­mis­ta y con re­ta­zos de su vi­da. El ob­je­ti­vo de Es­ca­nes en su pri­me­ra in­cur­sión edi­to­rial era mos­trar có­mo es ella, más allá de la ima­gen que pro­yec­ta en Ins­ta­gram, ex­pli­car que su vi­da no es tan per­fec­ta co­mo pa­re­ce.

Al mar­gen de es­te ca­so, las aso­cia­cio­nes de mu­je­res siem­pre han mos­tra­do su apo­yo a las víc­ti­mas de de­li­tos se­xua­les o ma­los tra­tos, en es­pe­cial, a aque­llas que de­bi­do a su si­tua­ción pro­fe­sio­nal son un re­fe­ren­te so­cial.

AR­CHI­VO

Lau­ra Es­ca­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.