Bar­ce­lo­na pro­du­ce al año un mar de 806.650 to­ne­la­das de ba­su­ras

El Ayun­ta­mien­to invertirá 307 mi­llo­nes de eu­ros anua­les en la nue­va con­tra­ta de lim­pie­za

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - DO­MIN­GO MARCHENA Bar­ce­lo­na MANÉ ES­PI­NO­SA

Ma­res y ma­res de ba­su­ra. Océa­nos, ar­chi­pié­la­gos de su­cie­dad. Los ho­ga­res de Bar­ce­lo­na pro­du­cen ca­da año unos 806.650.000 ki­los de des­per­di­cios. Es una ci­fra tan hi­per­bó­li­ca y co­lo­sal que cues­ta de asi­mi­lar. Pe­ro los da­tos son in­cues­tio­na­bles: la ciu­dad tie­ne 1.700.000 ha­bi­tan­tes, se­gún la úl­ti­ma en­cues­ta so­cio­de­mo­grá­fi­ca. El Ayun­ta­mien­to di­jo ayer, du­ran­te la pre­sen­ta­ción de la nue­va con­tra­ta de lim­pie­za y re­co­gi­da de re­si­duos, que ca­da ve­ci­na y ve­cino pro­du­ce una me­dia al día de 1,3 ki­los de ba­su­ra. Ha­gan cuen­tas. Más de 806.650 to­ne­la­das ca­da año. La ba­lle­na azul, el ser más ma­jes­tuo­so de es­te mal lla­ma­do pla­ne­ta tie­rra y que de­be­ría lla­mar­se mar, pue­de pe­sar 180 to­ne­la­das (só­lo su len­gua equi­va­le a un ele­fan­te). La es­ta­tua de Colón al fi­nal de la Ram­bla pe­sa 205 to­ne­la­das. Un AVE de la se­rie S-102 o S-112, com­pues­to por dos ca­be­zas trac­to­ras y do­ce va­go­nes, 332 to­ne­la­das va­cío (357, con car­ga). Y la to­rre Eif­fel, que ni si­quie­ra Adolf Hitler pu­do des­truir, unas 10.000 to­ne­la­das...

Ello sig­ni­fi­ca que la ba­su­ra que la ciu­dad acu­mu­la ca­da 365 días equi­va­le a más de 4.481 ba­lle­nas azu­les. O a ca­si 3.935 es­ta­tuas de Colón. O a 2.430 uni­da­des del AVE va­cías (o 2.259 lle­nas). Y a 80,6 to­rres Eif­fel.

¿Que­da al­guien que cues­tio­ne to­da­vía la ne­ce­si­dad de re­ci­clar?

Es­ta pre­gun­ta po­dría re­su­mir el es­pí­ri­tu de la nue­va con­tra­ta de lim­pie­za, que el go­bierno con­sis­to­rial so­me­te­rá a apro­ba­ción ma­ña­na, du­ran­te la co­mi­sión de Eco­lo­gía, Ur­ba­nis­mo y Mo­vi­li­dad. Se tra­ta de la li­ci­ta­ción mu­ni­ci­pal más im­por­tan­te, tan­to por la can­ti­dad de tra­ba­ja­do­res que mo­vi­li­za co­mo por la du­ra­ción del con­tra­to y las ci­fras eco­nó­mi­cas en jue­go. La idea es que la nue­va con­tra­ta en­tre en vi­gor el 1 de no­viem­bre del 2019, con una du­ra­ción mí­ni­ma de ocho años y una even­tual pró­rro­ga de dos años ex­tra. En to­tal, un de­ce­nio con una in­ver­sión anual de 307 mi­llo­nes de eu­ros.

“La ciu­dad se gas­ta una can­ti­dad in­gen­te de dinero en la lim­pie­za de sus ca­lles, pla­zas, par­ques y pla­yas”, di­je­ron ayer Ja­net Sanz y Fre­de­ric Xi­meno. La pri­me­ra es la te­nien­te de al­cal­de y res­pon­sa­ble de Eco­lo­gía, Ur­ba­nis­mo y Mo­vi­li­dad. Y el se­gun­do es el co­mi­sio­na­do de es­ta mis­ma área. La am­bi­ción de las ci­fras, di­je­ron, de­be ir en con­so­nan­cia con la am­bi­ción de los retos.

Bar­ce­lo­na se ha pro­pues­to dis­mi­nuir pro­gre­si­va­men­te “la pro­duc­ción de re­si­duos y la re­in­cor­po­ra­ción de to­das las ma­te­rias al ci­clo pro­duc­ti­vo”. Es lo que se de­no­mi­na es­tra­te­gia del re­si­duo ce­ro. Las prin­ci­pa­les apues­tas pa­ra re­du­cir los des­per­di­cios que los ciu­da­da­nos pro­du­cen son tres. Pri­me­ro, pa­sar de los ac­tua­les 1,3 ki­los de ba­su­ra por ha­bi­tan­te y día a 1,2 ki­los: un pe­que­ño pa­so pa­ra el hom­bre, pe­ro un gran pa­so pa­ra la hu­ma­ni­dad. Se­gun­do, lo­grar que los re­si­duos im­pro­pios que aca­ban en los con­te­ne­do­res de ba­su­ra or­gá­ni­ca no sean del 22%, co­mo en la ac­tua­li­dad, sino del 8%, a ima­gen y se­me­jan­za de lo que ya pa­sa en otras ca­pi­ta­les eu­ro­peas de nues­tro en­torno. Y, ter­ce­ro, lo­grar que el re­ci­cla­je pa­se del ac­tual 36% al 60%.

Una de las he­rra­mien­tas, pe­ro no la úni­ca, pa­ra con­se­guir es­te tri­ple ob­je­ti­vo se­rá la nue­va con­tra­ta de lim­pie­za, que di­vi­di­rá la ciu­dad en cua­tro gran­des zo­nas: Sant An­dreu, Sant Mar­tí y las pla­yas; Hor­ta-Gui­nar­dó y Nou Ba­rris; Grà­cia, el Ei­xam­ple y Ciu­tat

LAS COM­PA­RA­CIO­NES La su­cie­dad que la ciu­dad acu­mu­la en 365 días equi­va­le al pe­so de 80,6 to­rres Eif­fel

LOS OB­JE­TI­VOS La al­cal­día quie­re re­du­cir la me­dia de 1,3 ki­los de re­si­duos por per­so­na y día a 1,2 ki­los

Ve­lla; y Sa­rrià-Sant Ger­va­si, Les Corts y Sants-Mont­juïc.

Son cua­tro zo­nas di­fe­ren­cia­das, que de­be­rán te­ner tra­ta­mien­tos di­fe­ren­cia­dos “por­que no es lo mis­mo una ca­lle de Ciu­tat Ve­lla que otra de Hor­ta”. Los ser­vi­cios de lim­pie­za de­be­rán te­ner en cuen­ta la in­ten­si­dad de uso del es­pa­cio pú­bli­co y adap­tar­se a los cam­bios cli­má­ti­cos. Los ve­ra­nos, re­cuer­da el Ayun­ta­mien­to, “son ca­da vez más lar­gos, ca­lu­ro­sos y se­cos”, lo que obli­ga a alar­gar la tem­po­ra­da al­ta del ser­vi­cio de ma­yo a oc­tu­bre. Tam­bién se de­be­rán in­cre­men­tar los rie­gos con agua y las ac­tua­cio­nes con­tun­den­tes en los pun­tos crí­ti­cos. La con­tra­ta no se­ña­la lu­ga­res en con­cre­to, pe­ro sí áreas que me­re­cen una es­pe­cial aten­ción, co­mo el dis­tri­to de Ciu­tat Ve­lla.

“El ur­ba­nis­mo es­tá cam­bian­do la ciu­dad y eso se­rá otra de las cues­tio­nes que se de­be­rán te­ner en cuen­ta”, ex­pli­có Ja­net Sanz, en re­fe­ren­cia al cre­cien­te au­men­to de ca­rri­les bi­cis y a los pro­yec­tos de las su­per­man­za­nas, con ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas de lim­pie­za. Es­tas trans­for­ma­cio­nes ur­ba­nís­ti­cas li­mi­ta­rán el es­pa­cio don­de se pue­den co­lo­car los con­te­ne­do­res, cir­cuns­tan­cia que im­pli­ca­rá re­ubi­ca­cio­nes y la uti­li­za­ción de con­te­ne­do­res “adap­ta­dos a la ti­po­lo­gía de ca­da ca­lle”. Se­gui­rán sien­do cin­co: de re­cha­zo (el con­te­ne­dor de co­lor gris), or­gá­ni­ca (ma­rrón), vi­drio (ver­de), pa­pel (azul) y plás­ti­co y me­ta­les re­ci­cla­bles (ama­ri­llo). Pe­ro Bar­ce­lo­na se ha pro­pues­to am­pliar allí don­de sea po­si­ble el sis­te­ma de re­co­gi­da puer­ta a puer­ta, que ya se apli­ca en el cen­tro his­tó­ri­co de Sa­rrià y al que el Ayun­ta­mien­to da un no­ta­ble, a pe­sar de los pro­ble­mas ini­cia­les que se pro­du­je­ron en su pues­ta en mar­cha.

Las con­di­cio­nes de la nue­va li­ci­ta­ción de lim­pie­za han va­ria­do con res­pec­to a la an­te­rior. Ya no se­rá una con­tra­ta, sino una con­ce­sión de ser­vi­cios, lo que per­mi­te un ma­yor con­trol pú­bli­co. Las em­pre­sas que op­ten al con­cur­so se ten­drán que pre­sen­tar a un mí­ni­mo de dos de las cua­tro zo­nas en que se ha di­vi­di­do la ciu­dad. Pe­ro ca­da li­ci­ta­do­ra só­lo po­drá re­ci­bir una ad­ju­di­ca­ción pa­ra fa­vo­re­cer la par­ti­ci­pa­ción y com­pe­ten­cia. Co­mo en to­dos los con­cur­sos mu­ni­ci­pa­les, se pri­ma­rán las em­pre­sas con pla­nes de igual­dad, que fa­vo­rez­can la con­ci­lia­ción la­bo­ral y la lle­ga­da de las mu­je­res a los pues­tos de man­do y que no in­cu­rran en dis­cri­mi­na­cio­nes (co­mo las que afec­tan al co­lec­ti­vo LGTBI). Cuan­tas me­nos emi­sio­nes ten­gan los vehícu­los de las em­pre­sas, más pun­tos re­ci­bi­rán. Los mo­to­res diésel es­tán ex­pre­sa­men­te prohi­bi­dos.

“Pun­tos crí­ti­cos”. La al­cal­día ad­mi­te que hay zo­nas que exigen ac­tua­cio­nes de lim­pie­za más con­tun­den­tes, co­mo Ciu­tat Ve­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.