Pri­mer cum­plea­ños de Mar­ga­ri­ta de Di­na­mar­ca tras la muer­te de su ma­ri­do

La rei­na de Di­na­mar­ca ce­le­bra su 78. cum­plea­ños dis­pues­ta a se­guir en el trono

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - GLO­RIA MO­RENO

Cien­tos de da­ne­ses se con­gre­ga­ron ayer an­te el pa­la­cio de Ama­lien­borg, en el cen­tro de Co­pen­ha­gue, pa­ra fe­li­ci­tar a la Rei­na Mar­ga­ri­ta en su 78.º aniver­sa­rio. Era el pri­mer cum­plea­ños que la so­be­ra­na ce­le­bra­ba sin su ma­ri­do, el prín­ci­pe En­ri­que, que fa­lle­ció el pa­sa­do 13 de fe­bre­ro a los 83 años. Y aun­que no pa­re­ce que la op­ción de ab­di­car va­ya con ella, la re­cien­te des­apa­ri­ción de su con­sor­te po­dría in­vi­tar­la a re­fle­xio­nar so­bre la po­si­bi­li­dad de re­nun­ciar al trono a fa­vor de su he­re­de­ro, el prín­ci­pe Fe­de­ri­co.

Se da la cir­cuns­tan­cia de que es­te cum­ple 50 años den­tro de un mes y me­dio. Una edad que al­gu­nos con­si­de­ran ideal pa­ra que el hi­jo, mu­cho más jo­ven y en la ple­ni­tud de la vi­da, to­me el re­le­vo de la ma­dre al fren­te de la co­ro­na. Es un te­ma del que úl­ti­ma­men­te se ha­bla a me­nu­do en la pren­sa da­ne­sa. Aun­que, de mo­men­to, la rei­na Mar­ga­ri­ta no ha da­do nin­gu­na se­ñal que in­di­que que ha cam­bia­do de opi­nión. En es­tos úl­ti­mos años, de he­cho, no po­dría ha­ber si­do más cla­ra al ase­gu­rar que “la edad no su­po­ne nin­gún pro­ble­ma sal­vo pa­ra bai­lar ba­llet y es­quiar” y que no pien­sa ni ab­di­car ni de­jar de fu­mar.

Ves­ti­da con un abri­go ne­gro y un ves­ti­do ce­les­te, ayer se la vol­vió a ver ri­sue­ña y ale­gre, co­mo siem­pre. Sa­lió al bal­cón de pa­la­cio ro­dea­da de los su­yos. Era la pri­me­ra ce­le­bra­ción pú­bli­ca de la fa­mi­lia des­de la muer­te de En­ri­que. El úni­co au­sen­te fue el prín­ci­pe Fe­de­ri­co, de via­je en Groen­lan­dia.

A pe­sar del lu­to re­cien­te, Mar­ga­ri­ta se mos­tró son­rien­te y re­la­ja­da. Lo cier­to es que su po­pu­la­ri­dad en­tre los da­ne­ses si­gue sien­do ele­va­da. Su ima­gen for­mal pe­ro al mis­mo tiem­po cer­ca­na ge­ne­ra en­tu­sias­mo en uno de los paí­ses más igua­li­ta­rios del mun­do. Na­tu­ra­li­dad, pe­ro tam­bién ca­ris­ma y una fuer­te per­so­na­li­dad son los as­pec­tos que los da­ne­ses más ad­mi­ran de su Rei­na. Na­ci­da el 16 de abril de 1940, jus­to una se­ma­na des­pués de que Hitler in­va­die­ra Di­na­mar­ca, Mar­ga­ri­ta as­cen­dió al trono en 1972, tras la muer­te de su pa­dre, el rey Fe­de­ri­co IX. Sien­do la ma­yor de tres her­ma­nas, (le si­guen Be­ne­dic­ta y Ana Ma­ría) su co­ro­na­ción fue po­si­ble gra­cias a la re­for­ma

La so­be­ra­na, viu­da des­de el pa­sa­do mes de fe­bre­ro, man­tie­ne un al­to ín­di­ce de po­pu­la­ri­dad

cons­ti­tu­cio­nal que per­mi­tía que una mu­jer pu­die­ra he­re­dar el trono. Des­de en­ton­ces, su rei­na­do ya se ha con­ver­ti­do en el se­gun­do más lar­go de la his­to­ria de su país, só­lo por de­trás del me­mo­ra­ble Cris­tian IV, que go­ber­nó Di­na­mar­ca du­ran­te 60 años, de 1588 a 1648.

Pe­ro más allá de guiar y re­pre­sen­tar a sus súb­di­tos, Mar­ga­ri­ta tam­bién ha sa­bi­do cul­ti­var un sin­fín de ta­len­tos y afi­cio­nes. De es­pí­ri­tu pro­fun­da­men­te hu­ma­nis­ta y siem­pre dis­pues­ta a am­pliar su sa­ber, ha es­tu­dia­do Fi­lo­so­fía, Cien­cias Po­lí­ti­cas, Eco­no­mía y Ar­queo­lo­gía en al­gu­nas de las uni­ver­si­da­des más pres­ti­gio­sas de Eu­ro­pa, co­mo Cam­brid­ge o la Sor­bo­na de Pa­rís, (don­de co­no­ció a quien fue su ma­ri­do, En­ri­que de Mon­pe­zat) así co­mo la Lon­don School of Eco­no­mics. Y Ade­más de su len­gua na­tal, do­mi­na el fran­cés, el in­glés, el sue­co y el ale­mán.

Pe­ro, so­bre to­do, es su crea­ti­vi­dad la que la con­vier­te en una mo­nar­ca inusual. En los años 70 y ba­jo el pseu­dó­ni­mo de In­gahild Grath­mer, sus ilus­tra­cio­nes fue­ron uti­li­za­das en la edi­ción da­ne­sa de El Se­ñor de los Ani­llos y cuen­tan, in­clu­so, que el mis­mo Tol­kien se asom­bró de la se­me­jan­za que guar­da­ban aque­llos di­bu­jos con su pro­pio es­ti­lo. La pin­tu­ra y el di­se­ño son otros de sus fuer­tes. A lo lar­go de los años ha idea­do es­ce­na­rios y ves­tua­rios pa­ra va­rias obras de tea­tro, ba­llet e in­clu­so pe­lí­cu­las.

La rei­na Mar­ga­ri­ta, ayer, en el bal­cón del pa­la­cio de Ama­lien­borg, en Co­pen­ha­gue, ro­dea­da de su fa­mi­lia ex­cep­to el he­re­de­ro Fe­de­ri­co, de via­je en Groen­lan­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.