La Vanguardia (1ª edición)

Ser­pien­te de hie­rro

Un tren de tres ki­ló­me­tros de lar­go trans­por­ta mi­les de to­ne­la­das de ma­te­rial des­de las mi­nas de Mau­ri­ta­nia al mar

- XA­VIER ALDEKOA

Si­di me­te pri­me­ra, gi­ra en se­co el vo­lan­te y se me­te en la are­na co­mo si el to­do­te­rreno pu­die­ra vo­lar. Pe­ro no vue­la. Las rue­das del 4x4 se hun­den en el de­sier­to y, cuan­do to­do pa­re­ce in­di­car que em­ba­rran­ca­mos, el vehícu­lo se man­tie­ne a flo­te. Si­di son­ríe sa­tis­fe­cho —es un “¿ves?, te lo di­je” en to­da regla— y em­pie­za la per­se­cu­ción. A dos­cien­tos me­tros, dos lo­co­mo­to­ras, si­tua­das una de­trás de la otra, ha­cen cru­jir sus tor­ni­llos y es­ti­ran a du­ras pe­nas de una fi­la de ca­si ¡dos­cien­tos! va­go­nes. De­trás, y has­ta el ho­ri­zon­te, só­lo hay are­na, pie­dras y al­gún ma­to­rral se­co. La ca­za no tie­ne mu­cha his­to­ria por­que es­ta­ba ganada de an­te­mano: el tren avan­za tan len­ta­men­te que en ape­nas dos mi­nu­tos Si­di co­lo­ca el co­che a su la­do y so­lo te­ne­mos que dar un sal­to pa­ra su­bir a la má­qui­na.

“¡ Voi­là el tren del de­sier­to!”, gri­ta Si­di, que ade­más de con­duc­tor ex­per­to en el Sáha­ra es res­pon­sa­ble de po­li­cía de Zua­rat, la ciu­dad más im­por­tan­te del nor­te de Mau­ri­ta­nia. De una ca­bi­na ama­ri­lla y azul pas­tel, apa­re­ce Ah­med, el ma­qui­nis­ta. “¿Qué tal? ¿Que­réis ver a la ser­pien­te?”, pre­gun­ta. Nos guía has­ta la par­te tra­se­ra de la se­gun­da lo­co­mo­to­ra, des­de don­de se ob­ser­va una hi­le­ra in­ter­mi­na­ble de va­go­nes car­ga­dos de pie­dra y pol­vo de hie­rro. Es tan lar­ga que no ve­mos el final.

Pe­ro el tren no es só­lo lar­go, tam­bién es cla­ve. De las mon­ta­ñas ne­gras del nor­te de Mau­ri­ta­nia, en pleno de­sier­to del Sáha­ra, par­ten ca­da día tres tre­nes car­ga­dos del ele­men­to pri­mor­dial de la economía del país —la ven­ta de hie­rro re­pre­sen­ta el 30% del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to— ha­cia el mar. Du­ran­te 750 ki­ló­me­tros de una úni­ca vía y 18 ho­ras de via­je ba­jo tem­pe­ra­tu­ras de más de 50º, el tren atra­vie­sa el de­sier­to has­ta el puer­to de Nua­di­bú, la ca­pi­tal co­mer­cial del país. Allí des­car­ga la mer­can­cía, que en su ma­yo­ría lle­na­rá las bo­de­gas de car­gue­ros con ban­de­ra chi­na, el ma­yor so­cio co­mer­cial de Mau­ri­ta­nia.

“Es el tren más lar­go, con has­ta tres ki­ló­me­tros de va­go­nes, más pe­sa­do y más len­to de Áfri­ca, y la ar­te­ria cla­ve de la economía de Mau­ri­ta­nia”, ex­pli­ca Moha­med Krei­ked, di­rec­tor del pro­yec­to Guelb II, plan­ta de en­ri­que­ci­mien­to de la prin­ci­pal mi­na de Zua­rat, y miem­bro de la So­cie­dad Na­cio­nal In­dus­trial y Mi­ne­ra (SNIM), due­ña de los tre­nes y la vía fé­rrea. Con po­ten­cia pa­ra arras­trar has­ta dos­cien­tos va­go­nes, ca­da uno con ca­pa­ci­dad de 80 to­ne­la­das de pol­vo de hie­rro, el tren es la pie­za in­dis­pen­sa­ble pa­ra que Mau­ri­ta­nia pue­da ex­por­tar ca­da año más de 13 mi­llo­nes de to­ne­la­das de hie­rro al mun­do. Pe­ro tam­bién es una de las es­ca­sas vías de co­mu­ni­ca­ción de las po­bla­cio­nes en­cla­va­das en mi­tad del Sáha­ra, prác­ti­ca­men­te ais­la­das, ya que no exis­te nin­gu­na ca­rre­te­ra que las co­nec­te con el res­to del país. “Ca­da día sa­len tres tre­nes lle­nos de hie­rro de Zua­rat, pe­ro tam­bién tres tre­nes des­de la cos­ta lle­nos de agua, ali­men­tos, pro­duc­tos ma­nu­fac­tu­ra­dos o ma­qui­na­ria pa­ra nu­trir ciu­da­des del nor­te co­mo Chom o Zua­rat”, apun­ta Krei­ked. Por esa vía, la em­pre­sa ca­ta­la­na Co­pi­sa, que des­de 2012 cons­tru­ye la nue­va plan­ta de en­ri­que­ci­mien­to de hie­rro Guelb II en Zua­rat, tras­la­dó más de mil con­te­ne­do­res con pie­zas y ma­qui­na­ria.

La ser­pien­te de hie­rro del Sáha­ra pron­to au­men­ta­rá la fa­mi­lia. An­tes de final de año, la SNIM pla­nea au­men­tar a ocho los tre­nes dia­rios que re­co­rre­rán la vía, cua­tro en di­rec­ción al de­sier­to y cua­tro ha­cia la cos­ta, y au­men­ta­rá a cien to­ne­la­das la ca­pa­ci­dad de ca­da va­gón. Un pro­yec­to a car­go de la com­pa­ñía ale­ma­na Fe­rros­taal per­mi­ti­rá me­jo­rar la ca­pa­ci­dad de des­car­ga en el puer­to y cum­plir el sue­ño del go­bierno: ex­por­tar 40 mi­llo­nes de to­ne­la­das de hie­rro pa­ra 2025.

La ex­trac­ción y ven­ta de hie­rro –Chi­na es el prin­ci­pal clien­te– re­pre­sen­ta el 30% del PIB de Mau­ri­ta­nia

 ?? XA­VIER AL­DE­KOA. ?? El tren que une las mon­ta­ñas ne­gras de hie­rro del Sáha­ra con el puer­to de Nua­di­bú, ca­pi­tal co­mer­cial mau­ri­ta­na, es cla­ve pa­ra la eco­no­mía del país
XA­VIER AL­DE­KOA. El tren que une las mon­ta­ñas ne­gras de hie­rro del Sáha­ra con el puer­to de Nua­di­bú, ca­pi­tal co­mer­cial mau­ri­ta­na, es cla­ve pa­ra la eco­no­mía del país
 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain