Las 57 jo­yas de Pi­lon’s Street

Los ve­ci­nos de la ca­lle Com­te or­ga­ni­zan la no­ve­na pin­ta­da de bo­lar­dos, que se han con­ver­ti­do en un re­cla­mo de Ta­rra­go­na

La Vanguardia (1ª edición) - - VIVIR - SA­RA SANS Ta­rra­go­na

No hay tien­das en es­ta ca­lle­jue­la del cas­co an­ti­guo de Ta­rra­go­na. Tam­po­co res­tos ro­ma­nos. No sa­le en la ma­yo­ría de la guías tu­rís­ti­cas (to­da­vía) y, sin em­bar­go, es la más fo­to­gra­fia­da de la ciu­dad. La ca­lle Com­te, do­cu­men­ta­da des­de el si­glo XV, ya es más co­no­ci­da co­mo Pi­lon’s Street. Des­de ha­ce nue­ve años, ca­da pri­mer sá­ba­do de ju­lio, ve­ci­nos, ar­tis­tas, ami­gos, fa­mi­lias y en­ti­da­des pin­tan los 57 bo­lar­dos de la ca­lle. La Pi­lon Pa­ra­de se ha con­ver­ti­do en un clá­si­co no oficial de la Part Al­ta. Una fies­ta en to­da regla.

Los bo­lar­dos gri­ses e im­per­so­na­les bri­llan aquí por su co­lo­ri­do y ori­gi­na­les mo­ti­vos: des­de ayer un cas­te­ller (uno dels Xi­quets y uno de la Jo­ve), un jar­dín con ma­ri­qui­tas, un ga­to, un pi­lón se­vi­llano (ro­jo y con lu­na­res blan­cos), un poe­ma de Sa­fo, y más allá, la Àli­ga del Se­gui­ci Po­pu­lar de Ta­rra­go­na, que es­tá de aniver­sa­rio, o el pi­lón de­di­ca­do a la “mi­ca Mi­cae­la”, un chim­pan­cé “cria­do” por un gru­po de ar­tis­tas. Tam­bién hay el bo­lar­do cu­lé, otro en for­ma­to cómic o una oda al ve­rano. Al­gu­nos es­tán tan lo­gra­dos que los ve­ci­nos “in­dul­tan” dos pi­lo­nes ca­da año, que no se re­pin­tan.

En 2005, se­ma­nas des­pués del hundimiento de va­rias ca­sas en el ba­rrio del Car­mel de Bar­ce­lo­na, en es­ta pe­que­ña ca­lle de Ta­rra­go­na tam­bién hu­bo un de­rrum­be. El ni­vel de hu­me­dad en el sub­sue­lo era tal, que sa­lie­ron grie­tas en va­rios in­mue­bles. To­das las fa­mi­lias tu­vie­ron que ser de­sa­lo­ja­das, al­gu­nas du­ran­te me­ses, co­mo el fo­tó­gra­fo Pep Es­co­da (ga­na­dor de 16 pre­mios Lux) o Ra­mon Ollé, co­fun­da­dor de la cer­ve­za Ro­si­ta. Los ve­ci­nos hi­cie­ron pi­ña: “Es­ta ca­lle es­ta­ba siem­pre su­cia, os­cu­ra, ha­bía siem­pre co­ches apar­ca­dos...”, re­cuer­da Ollé, aho­ra por- ta­voz de la Aso­cia­ción de Ami­gos y Ve­ci­nos de la ca­lle Com­te. Así que apro­ve­chan­do que la ca­lle se iba a pa­vi­men­tar de nue­vo, pi­die­ron al Ayun­ta­mien­to que ins­ta­la­ra los aho­ra fa­mo­sos bo­lar­dos.

Se in­ven­ta­ron un san­to, el de San Aga­pi­to Bis, y ayer, por no­veno año con­se­cu­ti­vo, la fies­ta co­men­zó a las 10.30. Aun­que a esa ho­ra ya ha­bía ar­tis­tas es­pe­ran­do. Los ve­ci­nos or­ga­ni­zan dos me­sas (una con pin­tu­ras y pin­ce­les pa­ra los des­pis­ta­dos) y otra pa­ra re­po­ner fuer­zas: Ra­mon trae su cer­ve­za, Yza­gui­rre apor­ta el ver­mut y las acei­tu­nas y las pa­ta­tas co­rren a car­go de los mis­mos ve­ci­nos y la mú­si­ca sue­na en directo.

Una ma­ña­na de pin­tu­ra y un año de lu­ci­mien­to en el que no hay día en que al­guien no fo­to­gra­fíe o con­tem­ple los bo­lar­dos. Ayer por la tar­de la fies­ta cul­mi­nó con los @iger­sTGN que bau­ti­za­ron la nue­va ima­gen de Pi­lon’s Street (su Fa­ce­book tie­ne más de mil se­gui­do­res) con un #Iger­sA­tac. No en vano, el bo­lar­do de los Ins­ta­gra­mers fue uno de los in­dul­ta­dos y en es­ta ca­lle es­tá el ki­ló­me­tro 0 del Igers Map.

Los ori­gi­na­les pi­lo­nes, que se re­pin­tan ca­da año, han con­ver­ti­do es­ta ca­lle en la más fo­to­gra­fia­da de la ciu­dad

VI­CE­NÇ LLURBA

El bo­lar­do de es­ta fa­mi­lia se con­vir­tió en un mi­nion, la cria­tu­ra de mo­da en los ci­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.